The Miniscule Blue Helmets on a Massive Quest are rapidly spreading around the globe. The Hague (Holland) functions as their forward operating base from where they take off. Eyewitnesses of the quest have submitted hundreds of photos taken on nearly all continents. These reports can be found on the website http://minibluehelmets.com.

THE ASIAN DOOR: Qué esperar de China como mediador de conflictos internacionales. Águeda Parra

El rol de China como mediador de conflictos internacionales es quizá la actividad menos conocida dentro de la agenda de política exterior que realiza el gigante asiático, aunque sería lo esperable por parte de la segunda economía mundial. El objetivo de Xi Jinping es que China se convierta en una potencia global en 2049, con capacidad de influir en cuestiones mundiales al estilo de otras grandes economías occidentales. La visibilidad que ofrece este tipo de conflictos aumenta la capacidad de influencia en la comunidad internacional, pero ése no es el único objetivo. La mediación es una herramienta imprescindible para mantener la paz en zonas de inestabilidad, condición indispensable para asegurar el éxito de la nueva Ruta de la Seda, la mayor iniciativa de infraestructuras mundial.

El anuncio en 2013 de la iniciativa OBOR (One Belt, One Road), como también se conoce a la nueva Ruta de la Seda, supuso el aumento de las actividades de mediación en China en la era de Xi Jinping, pasando de participar en tres conflictos en 2012, a los nueve en los que está involucrado en 2017. Nunca antes China se había mostrado tan activa en su función de mediación, a excepción de 2008 cuando, ante la celebración de los Juegos Olímpicos en Beijing, China incrementó sus actividades en conflictos para aportar mayor visibilidad internacional al evento deportivo.

A la primera etapa corresponden los esfuerzos de mediación entre la República del Congo y Ruanda, entre Sudán y Sudán del Sur, y la participación en las conversaciones a seis bandas junto a Estados Unidos, Japón, Rusia y las dos Coreas para intentar detener el avance del programa nuclear de Corea del Norte y que el país cumpla con las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Aunque suspendidas estas rondas desde 2009, el papel de China sigue activo durante la administración Trump, una vez que es el origen y el destino del 90% de los intercambios comerciales con Corea del Norte.

Los países por los que pasan los corredores terrestres de la nueva Ruta de la Seda y las rutas de navegación que forman la Ruta de la Seda Marítima centran la atención de China como agente mediador de conflictos en Asia Central, en el Sudeste Asiático y en la extensión de OBOR por África Occidental. Asegurar las inversiones, el comercio, a los empleados chinos y a las empresas nacionales que trabajan para el desarrollo de OBOR es la principal preocupación del gobierno chino en estas regiones, además de ser clave para asegurar el éxito de la iniciativa. La ruta que conecta Asia con Europa pasa por varias zonas donde las revueltas podrían poner en peligro la iniciativa, de ahí que el objetivo sea luchar contra lo que Beijing denomina las “tres fuerzas”, es decir, el separatismo, el terrorismo y el extremismo.

La provincia musulmana de Xinjiang es una zona de conflicto que responde a este patrón, tanto como problemática a nivel doméstico, como foco de conflicto en el desarrollo de OBOR. El posible resurgimiento talibán en la zona ha motivado la ayuda de China a Afganistán para entrenar a sus tropas militares en actividades de contraterrorismo. El adiestramiento tendrá lugar en un campamento que China está construyendo en la zona del corredor de Wakham, una franja de tierra aislada de unos 350 km que conecta la provincia afgana de Badakhshan con la región musulmana china de Xinjiang. Beijing ha negado que esta cooperación pueda desembocar en la creación de una base militar en la zona, siendo el propósito continuar con la ayuda militar que China viene ofreciendo a Afganistán y que en los últimos tres años ha ascendido a 70 millones de dólares. Pero en la relación de China con Afganistán existen además otros dos objetivos; uno económico, que supone mantener la cooperación comercial con uno de los países de la región rico en recursos naturales, al que habría que sumar el de disminuir la hegemónica influencia de Estados Unidos no sólo en Afganistán, sino en Asia Central en general.

Fuera de la Ruta de la Seda, la participación de China como mediador también se extiende a la guerra civil en Siria, al conflicto entre Israel y Palestina, y a la disputa por la población Rohingya entre Bangladesh y Myanmar. En muchas de estos casos, el papel de China no termina de ser del todo exitoso, debido fundamentalmente a la falta del enfoque que recomiendan las buenas prácticas internacionales de abordar cada conflicto individualmente, evitando actuar de forma similar en todos ellos. Sin embargo, aunque el principal interés de China en su rol de mediador sea asegurar el desarrollo de OBOR y la estabilidad en las regiones de influencia de la iniciativa, la experiencia obtenida en estos conflictos resulta fundamental para los objetivos de Xi de convertir a China en una economía de poder global ante la comunidad internacional.

Leave a Reply

Be the First to Comment!

Notify of
avatar
wpDiscuz