fuji

INTERREGNUM: Abe en Madrid y Bruselas. Fernando Delage

La semana pasada visitó Madrid el primer ministro japonés, Shinzo Abe. Lo breve de su estancia no resta significación al hecho de que España fuera el primer destino de su gira europea, motivada por la cumbre Europa-Asia en Bruselas. Es muy poco frecuente que un jefe de gobierno japonés visite oficialmente España. Pero se conmemora este año el 150 aniversario de la firma del tratado de Amistad, Comercio y Navegación que supuso el establecimiento de relaciones diplomáticas entre ambos países. Al mismo tiempo, había que dar continuidad a la “asociación para la Paz, el Crecimiento y la Innovación” que—con una vigencia de cinco años—fue acordada por los dos gobiernos con ocasión de la visita de Rajoy a Tokio en 2013.

Aquel documento proporcionó un contenido de alto nivel a la relación bilateral, ampliando la agenda a la discusión de distintos problemas internacionales, e identificando diversas áreas de cooperación conjunta, de la promoción del comercio y las inversiones al turismo, de los intercambios educativos a las energías renovables, o de la robótica a la nanomedicina. Ejemplos concretos de esa colaboración serían los acuerdos firmados el pasado año durante la visita a Japón del Rey Felipe VI. La renovación de la asociación España-Japón representa por ello un importante reconocimiento por parte del gobierno japonés de la creciente proyección internacional de España, y es una muestra de su interés por nuestras prácticas y experiencias en determinadas políticas públicas.

Fue la incorporación de España a la Comunidad Europea en 1986 lo que transformó cualitativamente la percepción japonesa de nuestro país. Y es nuestra pertenencia a la Unión Europea lo que maximiza nuestras oportunidades en la economía global, incluyendo la relación con los gigantes asiáticos. La visita de Abe tiene por tanto una relevancia que va mucho más allá de lo bilateral. La firma, el pasado año, de los acuerdos de asociación económica (EPA) y de asociación estratégica (SPA) entre Bruselas y Tokio, cuya entrada en vigor está prevista para principios de 2019, marca el comienzo de una nueva etapa entre dos actores que suman el 30 por cien del PIB y el 40 por cien del comercio global. La eliminación de aranceles y otras barreras al comercio y las inversiones facilitarán un aumento significativo de sus intercambios, del que se beneficiarán en gran medida las empresas españolas para acceder a un mercado de tan alto nivel adquisitivo como el japonés.

Su impacto sobre las perspectivas de negocio no es, sin embargo, la única de sus motivaciones. Buscar nuevos motores de crecimiento para unas sociedades que envejecen con rapidez; defender altos estándares de protección laboral, medioambiental y de los consumidores; y consolidar su posición en los mercados de altas tecnologías con un régimen exigente de protección de datos, son imperativos compartidos por Japón y los países de Europa occidental. También coinciden, en la era del Brexit y del nacionalismo económico de la administración Trump, en la necesidad de asegurar un orden multilateral basado en reglas. Este es el verdadero significado político y estratégico de la nueva relación entre la Unión—y por tanto España—y Japón; dos socios naturales que buscan ofrecer un ejemplo a terceros países en el actual contexto de incertidumbre y desorden mundial. (Foto: Michaël Ducloux, Flickr.com)

Leave a Reply

Be the First to Comment!

Notify of
avatar
wpDiscuz