oportunidades

Evento. Business opportunities in China for 2019. Isabel Gacho Carmona

Linkes, empresa especializada en formación, asistencia a estudiantes internacionales en China y traducción, organizó el 29 de noviembre una conferencia en Madrid bajo el título “Business opportunities in China for 2019”. Antonio Torres, director general de Linkes, presentó al ponente: Gabor Holch.

El consultor y experto en la materia, que ha vivido más de 15 años en China, comenzó su intervención cuestionando el tratar de hacer negocios en China en sí mismo. “¿Por qué no en Uzbekistán o en Ucrania, por ejemplo?” China no está en las primeras posiciones en el índice del Banco Mundial en este tema y, sin embargo, desde occidente lo vemos como el “go west” americano de hace 150 años.

De hecho, cada vez es más difícil: las visas son cada vez más restrictivas, las regulaciones cada vez lo ponen más complicado, y, además, China tampoco se encuentra entre los destinos más atractivos para los expats. Entonces… ¿Qué hacemos ahí? China no es fácil ni es para todo el mundo. A lo mejor por eso es el lugar idóneo.

Lo primero que hay que hacer al plantarse hacer negocios con China es elegir el objetivo. Ver las posibilidades reales de la industria que nos interesa. Según The Europen Union Chamber of Commerce in China los mejores sectores actualmente son el aeroespacial y el farmacéutico. El sector de las telecomunicaciones, bajo control estatal, no ofrece oportunidades. En segundo lugar, hay que tener en cuenta que la competencia es feroz, hay que cuestionarse como de bueno es uno. Si de verdad puede ofrecer algo en un mercado cargado de profesionales especializados. En tercer lugar, hay que plantearse ¿Valgo para China? China ha conseguido la parte mala de la modernización, pero la parte buena todavía no acaba de llegar del todo. Y, eso, por una parte es muy bueno, ya que necesita hacer negocios internacionales pero por otra dificulta la vida allí. Buen ejemplo de ello es la contaminación.

La contaminación es el primer problema señalado por los expats a la hora de vivir en China. Y, sin embargo, también ofrece posibilidades de negocio. El aire está contaminado pero la vida debe continuar. Ha cambiado el estilo de vida y a eso se le ha sacado partido. La vida se ha movido a los interiores, en este sentido se abren oportunidades: centros comerciales, restaurantes, cines… Pero también en un sentido más casero: purificadores de aire para el hogar, y, algo que ha supuesto un cambio muy significativo, los servicios a domicilio. En China todo se compra a través de aplicaciones. Esto se ha convertido en un modo de vida que vive su máxima expresión cada 11 de noviembre, fiesta de las compras por internet por antonomasia. La contaminación no está solo en el aire, por esto otro cambio que ha traído la contaminación es en la industria alimentaria. La comida también está contaminada, por eso la importación de comida o los invernaderos sellados y con tierra limpia también son negocios en alza. Un mercado que también se está abriendo camino es el de “limpiar tu cuerpo” de los efectos de la contaminación. Remedios que van desde la propia medicina tradicional china a las clásicas vitaminas.

Otro factor crucial a la hora de hacer negocios con china es crear una buena red de contactos. Respirar el ambiente, conocerlo de primera mano. En este sentido cabe destacar el tipo de modelo de empresa chino. Las nuevas empresas no siguen el modelo tradicional. Tras la caída del régimen imperial, y, sobre todo, con la llegada del comunismo, el modelo confuciano no impera. “La sociedad china es como un árbol de navidad con la estrella roja en la cima”. Es un modelo altamente jerarquizado.

Internet en China, por su parte, es un arma de doble filo. China es un país relativamente conectado que, por un lado, ha sido la cuna de milagros económicos como el de Alibaba y, por otro lado, es el país de la censura y la vigilancia. Hay límites a la conectividad y un sinfín de páginas web están censuradas. Esta restricción en el acceso a internet supone un problema para la mayoría de empresarios extranjeros.

El hecho de que sea difícil acceso a cierto tipo de información y productos también abre una ventana de posibilidades. Son comunes, y rentables, las agencias que informan sobre asuntos académicos o inmobiliarios en el extranjero. El llamado daigou (la importación de productos extranjeros en la maleta), aunque ilegal, también juega un papel importante.

En definitiva, China todavía ofrece muchas oportunidades para los inversores extranjeros, pero es crucial entender el país, su situación y sus dimensiones. El ponente cerró el evento con una anécdota sobre unos vinicultores húngaros que tras largas negociaciones cerraron un trato comercial con unos importadores chinos “¿Cómo que queréis 20 millones de botellas? Nosotros solo producimos 20.000.” (Foto: Fabio Francesco Nocito, flickr.com)

Leave a Reply

Be the First to Comment!

Notify of
avatar
wpDiscuz