Uigures: una historia trágica (1). Nieves C. Pérez Rodríguez

Los uigures son una etnia del centro de Asia, cuya mayoría se encuentran en Xinjiang, una región china ubicada al extremo oeste del país, que limita con India, Paquistán, Afganistán, Tajikistan, Kirguistan, Kazajstán, Rusia y Mongolia.  Y que es además paso obligado y estratégico de la famosa Ruta de la Seda de Xi Jinping.

Xinjiang es la región autónoma de mayor dimensión en China. Y, en efecto, es de las regiones autónomas más grande en el mundo, con 1.6 millones de km2. Cuenta con una enorme riqueza en recursos naturales, concentra un tercio de las reservas de gas y petróleo chino, y es, de hecho, la zona de donde se extrae la mayor cantidad de gas en China a día de hoy.

Xinjiang tiene una población pequeña, comparado proporcionalmente con el resto de la Península china, y una geografía que dificultan la supervivencia humana, debido a su topografía. Sus áridos paisajes y temperaturas extremas varían radicalmente de una estación a otra. En los meses de verano las temperaturas pueden llegar a superar los 45 grados, mientras que en la primavera las constantes tormentas de arena y lluvias no hacen la vida más fácil. Y durante el invierno las heladas pueden llegar hasta los -16, que con el precario desarrollo de la zona, lo hace un sitio poco atractivo para habitar.

Sin embargo, los uigures han habitado esta zona durante siglos. De acuerdo a un artículo de la revista Times del 2009, los uigures descienden de los antiguos comerciantes sogdianos, y Marco Polo en su momento ya les identificó. Tienen origen turco, y a día de hoy se calcula que unos 10 millones de uigures habitan este territorio chino, ubicándose específicamente en el sur oeste de la Cuenca de Tarim. Aunque se cree que esparcidos por el mundo viven entre 1 a 1.6 millones -de acuerdo a cifras que maneja el “Congreso Mundial de los Uigures”-. Con un idioma propio, que es una especie de turco asiático similar al que se habla en Uzbekistán, son un grupo étnico bastante cerrado que ha mantenido su cultura y tradiciones herméticas a través de los años, hasta el punto de que la mayoría no pueden comunicarse en mandarín.

A diferencia de muchas otras tribus nómadas de Ásia Central, los uigures son un pueblo urbano cuya identidad ha florecido paralelo con la Ruta de la Seda a través de la historia. Y sus características físicas son una prueba de ello. Unas mezclas de rasgos y ojos de colores diversos, dan testimonio de un legado europeo y asiático.

En cuento a sus prácticas religiosas, la mayoría de los uigures son musulmanes y practican una forma moderada de Islam suní. Aunque hay un pequeñísimo grupo cristiano que se cree representa tan sólo el 2% de la comunidad.

El gobierno chino, desde mediados de los años cincuenta ha intentado repoblar Xinjiang, y para ello han movilizado progresivamente chinos Han, que son el grupo étnico más grande tanto en China como en el mundo, y que originalmente proviene del este de China.

Esta repoblación calculada ha sido justificada por la necesidad de mano de obra para el desarrollo de la Ruta de la Seda. Pero también tiene el propósito de equilibrar la población en Xinjiang. Y la consecuencia de esta repoblación ha sido que los uigures pasaron de ser mayoría en Xinjiang a ocupar tan sólo el 40% de la población regional. Lo que, como es lógico, ha abierto brechas y avivado conflictos.

El Estado chino mantiene en estricta vigilancia a los uigures, justificados en su creencia musulmana y el posible riesgo de ataques terroristas, que en efecto ha habido, aunque pocos. Pero que Beijing usa como excusa para poder mantener el control social. Para ello tiene unos centros vocacionales (según el nombre oficial), pero que según las declaraciones de víctimas y expertos son más bien campos de concentración o re-educación forzosa, que, de acuerdo con cifras suministrados por la BBC a día de hoy, reúnen a más de 1 millón de uigures privados de libertad y recibiendo re-educación para abandonar sus creencias, pues las permitidas por el estado chino son sólo las comunistas y el culto al líder. (Foto: Carsten Ten Brink, flickr.com)

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of