¿Es Trump el malo de esta película?

Las presiones entre Estados Unidos y China antes de la guerra comercial abierta que parece avecinarse y sobre todo la decisión de la Administración de EEUU de presionar a Google para que bloquee sus acuerdos con Huawei ha elevado una ola de indignación contra Donald Trump. Como de costumbre, los medios europeos y la mayoría de los intelectuales o creadores de opinión europeos y buena parte de los propios líderes de opinión de Estados Unidos acusan a este país de ser el origen de las turbulencias. Esta es un viejo tic que llegó a su máxima expresión vergonzante cuando el 12 de septiembre de 2001 un influyente medio español, con 3.000 muertos sobre el asfalto entre las ruinas de Nueva York, tituló que el mundo estaba preocupado por la posible respuesta de Estados Unidos, lo que no merece más comentario.

Parece claro que Trump se equivoca con su política proteccionista, que ésta va a acarrear problemas a los estadounidenses a medio plazo aunque parezca favorecedora a corto plazo y que del proteccionismo han surgido grandes conflictos mundiales dirimidos con las armas en la mano. Pero no es que Trump haya amanecido un día con una manía por desestabilizar el mundo.

China es un país autoritario, despótico, que utiliza pretendidos instrumentos del capitalismo para mejorar su posición comercial basada en la explotación de una población con pocos derechos , en no respetar leyes de patentes y en violar cuanta norma internacional le proporcione beneficios. Es decir, en vaciar al capitalismo de lo que tiene de progreso: la libertad de mercado, el imperio de las leyes y la libertad individual.  Trump se equivoca en la receta pero no en el diagnóstico. Y la ofendida Europa debería ser más comedida porque en muchas áreas no es menos proteccionista que Trump y, si no lo creemos, oigamos lo que dicen de sus productos agrícolas Marruecos, Túnez, Israel o Turquía, por poner algunos ejemplos.

Además, en la decisión sobre Huawei, además de criterios obviamente comerciales y políticos, hay argumentos de seguridad no desmentidos. Estados Unidos es una sociedad abierta donde las majaderías y los errores de Trump pueden ser criticados y llevados a los tribunales. En China, donde el Estado y sus empresas son todo uno subordinados a los intereses que marca el presidente, esto no es posible y frente a eso y sus ataques a la seguridad occidente está debilitado. Ahí es donde debería estar el terreno de debate y de confrontación.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of