Pandemia y seguridad, una lección del COVID-19. Julio Trujillo

La crisis sanitaria que recorre el mundo, como aquel fantasma del comunismo que anunció Marx y que tan catastrófico ha sido para la humanidad, además del riesgo para la salud pública está revelando las vulnerabilidades institucionales ante una epidemia. En realidad, el COVID-19 está planteando un trágico supuesto táctico sobre lo que supondría un ataque con armas biológicas y es de esperar que los servicios especializados estén analizando este escenario y sacando las conclusiones pertinentes.

No hay ninguna evidencia de que el COVID-19 haya sido creado artificialmente, por muchos que las administraciones china y estadunidense se empeñen en extender sospechas cada una sobre la otra. Pero el resultado sería el mismo y hay que estudiar la situación como si de una agresión voluntaria se tratara para tomar las medidas preventivas necesarias.

A finales de los años 70 se supo que Estados Unidos había desarrollado una bomba de neutrones (bomba N) derivada de las bombas A y H, que implicaba la destrucción biológica masiva pero la salvaguarda de infraestructuras, armas y sistemas de producción. Es decir, la miseria ética y moral absoluta y la situación ideal para la destrucción de un enemigo y el final de una conflagración. Pues esos mismos resultados, con menos inversión probablemente, los pueden obtener las armas biológicas y esa preocupación ha llevado desde hace mucho tiempo a la creación de unidades militares que integran los riesgos de armas biológicos juntos a los nucleares y químicas (las unidades llamadas NBQ).

Todos los países, y especialmente las grandes potencias dedicas muchos recursos a las investigaciones y al espionaje)  en este campo y China es particularmente agresiva.

El descubrimiento por parte de los servicios de inteligencia belgas de que agentes chinos han espiado en los últimos años a los expertos belgas en guerra biológica y vacunas en las instalaciones que tiene en Bélgica la multinacional farmacéutica británica GlaxoSmithKline (GSK) y en otras empresas y laboratorios de alta tecnología como el Departamento de Biología de la Universidad Católica de Lovaina pone de relieve la actualidad y la necesidad de actualizar continuamente los mecanismos de defensa. Este es otro de de los efectos secundarios y una de las lecciones de la actual crisis sanitaria.

The following two tabs change content below.

Julio Trujillo

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of