THE ASIAN DOOR: La nube con características chinas. Águeda Parra

Con independencia del puesto que cada país ocupe en las múltiples clasificaciones internacionales que sitúan a las economías en la categoría de más o menos avanzadas, la pandemia del COVID-19 ha puesto de manifiesto que la realidad digital que cada uno de ellos disfruta está directamente relacionada con el nivel tecnológico que hayan desplegado. Disponer de una adecuada cobertura de conexión a Internet, y que la sociedad disponga de dispositivos electrónicos habilitados para trasladar la actividad laboral al trabajo en remoto, y la educación presencial a una virtual, ha pasado a convertirse en necesidad básica de bienestar a nivel mundial.

A pesar de estar todavía considerada como una economía en transición, la respuesta tecnológica de China para contener la crisis sanitaria apoyándose en un ecosistema digital, transversal a varios sectores, ha estado al mismo nivel que el de otros países considerados como desarrollados. Asimismo, la madurez de su entorno tecnológico se ha situado muy por delante a la de otros países occidentales, como producto de la ambición de China por incorporar las nuevas tecnologías a los procesos productivos, el amplio despliegue que dispone de la red 5G a nivel nacional, y la adopción tecnológica de la sociedad china en su conjunto.

El 5G es una generación de telefonía móvil angular al desarrollo de las nuevas tecnologías que van a marcar la construcción de la siguiente revolución industrial. Sobre esta red se basarán los avances en el desarrollo de las nuevas tecnologías, experimentando alguno de ellos un importante impulso como tendencia post-pandemia, como es el caso del negocio de la nube, principalmente como estrategia para dar respuesta a la necesidad de fomentar una transformación digital empresarial más acelerada. De ahí que el impulso en el despliegue del negocio cloud fomentará un mayor desarrollo de infraestructuras de la próxima generación de red móvil que, a su vez, favorecerá la implementación de otros servicios 5G dirigidos a cubrir las nuevas necesidades digitales de empresas y consumidores.

Al igual que en otros ámbitos tecnológicos, la creciente rivalidad entre Estados Unidos y China también se intensifica en el negocio de la nube, donde entre ambos acaparan el 75% del mercado cloud mundial. Aunque las tecnológicas norteamericanas mantienen un liderazgo muy holgado, representando Amazon el 49,2% y Microsoft el 15,5% de la cuota de mercado de la nube, el titan del e-commerce chino Alibaba forma parte del Top 3 entre los grandes proveedores de servicios cloud, alcanzando un 7%, por delante de Google, que se sitúa en cuarta posición, con un 4%, según la consultora Gartner. De modo que la cada vez mayor presencia de Alibaba en nuestro mercado, supondrá un mayor despliegue de sus líneas de negocios, no solamente del e-commerce y los medios de pago, sino también de los servicios cloud.

Una nube con características chinas que aportará los progresos y experiencias que ya se están ofreciendo en el gigante asiático en varios sectores, entre ellos el de los coches conectados, la antesala de los coches autónomos. De hecho, la colaboración privada para desarrollar el negocio de la nube cuenta en China con la colaboración de los BAT (Baidu, Alibaba y Tencent), los tres grandes titanes tecnológicos que han desarrollado sus propias filiales cloud para comenzar a monetizar un negocio que está comenzando a despuntar a nivel global.

Al margen del sector de la automoción, los negocios en la nube comienzan a proliferar en el gigante asiático en otros ámbitos de actividad productiva, aunque la transformación digital en el entramado empresarial chino todavía tiene un amplio recorrido. De hecho, las empresas chinas con presencia en la nube representaban el 30,8% en 2018, algo menos que el 50% que registraba Estados Unidos, según una encuesta china. De ahí que, para seguir incrementando el desarrollo de plataformas de Internet industrial, China aspire a incorporar en las plataformas cloud a un millón de empresas, haciendo que la nube con características chinas sea además promotora de un millón de aplicaciones de vanguardia en 2025, según MERICS.

Toda esta innovación impulsada por los titanes tecnológicos chinos seguirá su despliegue por la Ruta de la Seda Digital, medio por el que la innovación china va alcanzando nuevos mercados y con el que comienza a definirse la nueva era del Designed in China.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of