THE ASIAN DOOR: ¿2020 o 2030 para erradicar la pobreza en China? Águeda Parra

El objetivo de alcanzar la erradicación de la pobreza en China ha sido una constante en el ideario del gobierno chino, y los avances en este sentido han sido muy significativos en los últimos años. De hecho, lograr la construcción integral de una sociedad modestamente acomodada y convertirse en un país moderadamente desarrollado para 2035 pasa, sin duda, por avanzar en la eliminación de la pobreza hasta conseguir su completa erradicación.

Los datos hasta el momento muestran una progresión muy positiva, consiguiendo en 40 años sacar de la pobreza a más de 800 millones de personas, considerado como “un fenómeno incomparable en la historia de la humanidad” por el que fuera presidente del Banco Mundial hasta enero de 2019, el surcoreano Jim Yong Kim. De hecho, ningún otro país ha conseguido reducir los niveles de pobreza al ritmo al que lo ha conseguido el gigante asiático, fruto de las reformas económicas que ha implementado China en las últimas cuatro décadas.

La incidencia de la pobreza ha pasado de representar el 10,2% en 2012 a disminuir hasta el 0,6% en 2019, según datos oficiales, estando el objetivo de erradicación completa fijado para 2020. Los datos presentados durante la celebración del 19º Comité Central del Partido Comunista de China, que muestran el grado de avance alcanzado en los objetivos fijados para el 13º Plan Quinquenal (2016-2020), apuntan a que más de 55,75 millones de personas pobres en entornos rurales han salido de la pobreza. Esto supondría que China dará por erradicada la pobreza del país, establecida internacionalmente como la subsistencia en el umbral de menos de 1,90 dólares al día, aunque todavía se mantengan desigualdades significativas entre las ciudades de la costa y el interior.

Tomando como referencia esta línea de la pobreza extrema, las últimas décadas han contribuido a una reducción muy importante de la tasa de pobreza global, que ha pasado de representar el 36,2% de la población mundial (unos 1.900 millones de personas) a representar el 8,7% (casi 700 millones de personas) en 2018. De entre los 15 países en desarrollo más poblados del mundo que han implementado medidas para conseguir reducir la pobreza en este período, China es el país que mayor aportación ha realizado, siendo responsable de más del 60%.

De los planes quinquenales sobre los que ha trabajado China, el presente plan va a marcar un hito muy significativo en la erradicación de la pobreza, ya que conseguir este hito en 2020 supone para China adelantarse en diez años al compromiso de reducción de la pobreza establecido en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas. El crecimiento económico de los últimos años refleja cómo han evolucionado los estándares de vida en el país, llegando a multiplicarse por 35 el nivel de renta per cápita, pasando de los 307 dólares de 1980 a los más de 10.500 dólares estimados para finales de 2020, según el Fondo Monetario Internacional (FMI).

De hecho, la consecución de este nivel de crecimiento corresponde con otro de los ambiciosos objetivos planteados en el actual 13º Plan Quinquenal, que contemplaba doblar en 2020 el PIB y el PIB per cápita respecto al valor que tenía el país en 2010. Los datos presentados en el pasado Comité Central del PCCh indican que el PIB del país alcanzará los 100 billones de yuanes, unos 14,3 billones de dólares, lo que sumado al cumplimiento del PIB per cápita, situará a China entre los países de ingresos medios.

Para el siguiente plan quinquenal, los objetivos en materia de crecimiento económico se plantean igual de ambiciosos. Con la vista en 2035, el objetivo supondrá duplicar el PIB de China respecto al valor de 2020, lo que llevaría a que el tamaño de la actual segunda economía del mundo alcanzará los 28 billones de dólares, una posición que le permitirá competir con la hegemónica economía estadounidense, cuyo valor actual se sitúa en 20,8 billones de dólares, según el FMI. Por delante quedan 15 años que, post-pandemia mediante, van a suponer para China seguir avanzando en reducir las desigualdades sociales que todavía diferencian ampliamente su sociedad.

The following two tabs change content below.

Agueda Parra Perez

Agueda Parra es Doctora en Ciencias Políticas y especialista en Relaciones Internacionales, Sinóloga e Ingeniera Técnica de Telecomunicación. Gran apasionada de Asia, del arte asiático y de la cultura china, disfruta conociendo nuevos destinos y parajes en esas latitudes que son una ventana abierta a una visión fascinante del mundo. Continúa profundizando en el aprendizaje del idioma chino y todo aquello que Asia pueda aportar.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of