La RCEP consolida el liderazgo chino. Nieves C. Pérez Rodríguez

El TPP (el tratado de cooperación económica traspacífico) quedaba en el naufragio total este domingo, momento en el que 15 economías asiáticas firmaban la RCEP (La Asociación Económica Integral Regional, por sus siglas en inglés). Con Beijing a la cabeza y en medio de la pandemia del Covid-19, cada ministro de comercio de los respectivos países firmaba bajo la mirada digital de las otras naciones. Un evento peculiar por las circunstancias, pero cuyo ceremonial característico no se vio entorpecido por la distancia física o la conversación a través de videoconferencia.

Trump se había retirado del TPP en enero del 2017, una de las primeras órdenes ejecutivas que firmó al principio de su legislatura, pero no fue hasta el final de la misma, en que Beijing consiguió ganar posición entre los aliados comerciales de Washington para concretar la firma del RCEP, que ha venido impulsando China para equilibrar la ausencia y la necesidad dejada por el TPP. 

El TPP fue promovido por Obama como el ambicioso acuerdo comercial de ambos lados del Pacífico en el que Washington, además de hacerse con el liderazgo indiscutible en la región, dejaba fuera a China y promovía una alternativa justa de intercambios. Por lo tanto, Beijing fomentaba el interés en la RCEP como una opción menos compleja de acuerdo económico. Pues el TPP tenía como objetivo bajar tarifas, proteger el medio ambiente, facilitar y estimular el crecimiento de los miembros y el respeto de los derechos laborales de los ciudadanos de los países parte del acuerdo.

Ahora bien, el acuerdo de la RCEP fue suscrito por los 10 países que conforman la ASEAN (Indonesia, Thailandia Singapur, Malasia, Filipinas, Myanmar, Camboya, Laos, Brunéi y Vietnam en cuyas manos resta la presidencia actualmente, y quién fomentó internamente el interés en la RCEP), y Japón, Corea del Sur, Australia, Nueva Zelandia y China quien ha sido el promotor de la necesidad de activar esta asociación durante años, pero que en plena pandemia ha aprovechado el escenario de la crisis económica para avivar el sentido de la misma en la región.

La India ha decidido quedarse fuera. Aparentemente Modi -el primer ministro indio- está jugando estratégicamente a dejar la ventana abierta para negociar con la nueva Administración Biden, con la que parece que está apostando por establecer cercanas y eficientes relaciones económicas. En el nuevo escenario, en el que el liderazgo económico en el Pacifico está en China, Delhi está centrado en convertirse en una fuente más grande de exportaciones minoristas para los Estados Unidos. Y de conseguirlo la jugada podría traducirse en un gran impulso económico para la India, así como su crecimiento e importancia internacional podrían rediseñarse.

Para China, haber conseguido este acuerdo es un gran triunfo. Partiendo del hecho objetivo que cuenta con un mercado interno de 1300 millones de consumidores, es de los que más tiene que ganar, podrá poner sus productos con menos o ninguna restricción en cualquiera de sus socios, así como importar bajo los mismos parámetros.  También reafirma su liderazgo regional, como la primera economía en el Pacifico, e incluso fuera de la región se posiciona como el líder global capaz de unificar 14 países cuyas economías e intereses son diversas y capaz de liderar el mayor acuerdo económico del mundo.

La RCEP tiene bajo su paraguas 2.100 millones de consumidores. Representa el 30% del PIB mundial y un cuarto de las exportaciones del mundo, lo que supone la asociación comercial más grande del planeta. Por lo tanto, en este acuerdo Beijing le ganaba una partida a Washington como pionero en la globalización y la cooperación internacional. Por lo que la presión sobre la nueva Administración Biden se acrecienta. El presidente electo ha hablado de su intención de restablecer el TPP, los demócratas tienen una oportunidad ahora de volver a establecer alianzas y puentes en la región, y en un único escenario en el que Beijing está al mando podría darse una gran oportunidad para que tanto republicanos como demócratas se unan en priorizar retomar protagonismo en el Pacífico.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of