Maniobras en segundo plano

La entrevista entre los máximos mandatarios de China y Corea del Norte, además de coger por sorpresa a la Administración Trump, lo cual ya es un signo de mala gestión presidencial, está produciendo una catarata de iniciativas y reacciones que indican la profundidad y la creciente importancia de la decidida apuesta china por consolidar sus intereses nacionales extendiendo su influencia y convirtiéndose en la pieza estratégica imprescindible de Asia Pacífico hasta buscar espacios más amplios.

La medida del tiempo entre Oriente y Occidente es diferente. Mientras Occidente marcha rápido, a veces con precipitación, casi siempre buscando resultados a corto o medio plazo y con criterios de eficiencia obsesiva, Oriente piensa a largo plazo, con ninguna presión de las coyunturas políticas (cosas de la ausencia de democracia) y con la vista puesta en objetivos cuya consecución impliquen cambios profundos. Rusia, hija confusa de ambas tradiciones, combina ambas culturas con éxitos puntuales.

Dos hechos significativos revelan la larga estrategia China. Por una parte, en paralelo a la gestión del asunto norcoreano, su acercamiento lento y preciso tanto a India (no exento de incidentes) como a Pakistán, lo cual no es poco mérito. Por otro su acercamiento a Vietnam, desactivando conflictos históricos e intentando meter una cuña en la creciente colaboración entre este estratégico territorio de la península indochina y Estados Unidos. El ministro de Asuntos Exteriores de China, Wang Yi, ha instado a establecer relaciones bilaterales estables y de larga duración con el Gobierno vietnamita tras reunirse con su homólogo, Pham Binh Minh, en Hanói, la capital de Vietnam.

El segundo hecho, conseguido indirectamente por China como un efecto secundario de la cita de Pekín, es la propuesta del Gobierno de Japón hace tres días a Corea del Norte de mantener un encuentro bilateral tras la visita del líder norcoreano, Kim Jong-un, a China. La iniciativa se ha filtrado tras una conversación telefónica Tokio-Pekín y responde al temor de Japón de que, a pesar de las promesas de Trump, quedar fuera de la gestión del nuevo escenario. Para resolver dudas, el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, ha anunciado que visitará Estados Unidos entre los días 17 y 20 de abril para mantener una serie de conversaciones con el presidente Donald Trump.

Aparentemente, Estados Unidos sigue perdiendo pie en el Pacífico y, lo que es peor, la Administración Trump no parece ser consciente de la gravedad de lo que está pasando.

The following two tabs change content below.
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments