Los cerezos de Washington D.C: una relación sentimental entre Estados Unidos y Japón. Nieves C. Pérez Rodríguez

La ciudad que acoge a uno de los hombres más poderosos del mundo, Washington D.C. (por sus siglas en inglés, Distrito de Columbia), es conocida por sus magníficas primaveras, que pintan la ciudad con una variedad de tonos rosas que empiezan en un tenue casi blanco hasta la expresión más intensa del rosado. Después del frío del invierno se puede ver como los capullos brotan y se reproducen con gran rapidez, y cómo el proceso de florecimiento se acelera con el paso de los días para engalanar la capital de los Estados Unidos, y para recibir a millones de visitantes, que viajan hasta aquí para disfrutar del Festival de los Cerezos. ¿Pero cómo llegaron hasta aquí estos singulares arbolitos nativos del otro lado del Pacífico?

De acuerdo a la página oficial del Festival, la conmemoración anual del evento se lleva a cabo para recordar los lazos que unen a Japón con Estados Unidos y la sólida amistad entre ambas naciones. Todo comenzó en 1912 con un regalo de 3.000 cerezos del alcalde de la ciudad de Tokio a la ciudad de Washington. La entonces primera dama estadounidense, Helen Herron Taft, esposa de William Howard Taft (presidente entre 1909 y 1913), junto con la esposa del embajador japonés de ese momento, fueron las encargadas en plantar los primeros cerezos en una ceremonia, que, sin sospecharlo, marcó un hito en la historia de ambos países.

Este modesto comienzo ha experimentado una gran evolución al pasar de los años. Los cerezos se han reproducidos. Hoy, caminar, conducir, hacer el recorrido desde el sur de la ciudad al centro de la misma en metro, o incluso tomar un taxi de agua por el río Potomac, nos permite disfrutar de un magnifico espectáculo de color que no deja a nadie indiferente.

En 2012 se celebraron los 100 años del gran regalo, y se estableció que en esa ocasión que el festival tendría una duración de cinco semanas en honor a la conmemoración. Sin embargo, cada año el festival tiene una duración de cuatro semanas y a finales del invierno ocupa muchos titulares de prensa, pues, de haber heladas en el momento en que los brotes han comenzado, se corre el riesgo de que la flor muera y no florezca.

La singular belleza de la flor del Sakura, por su nombre en japonés, o cerezo, es símbolo de la fragilidad de la vida humana y personifica la transformación de la cultura, de acuerdo con los japoneses.

Eliza Scidmore, una prominente escritora de finales del siglo XIX, que fue la primera mujer en escribir sobre Alaska y viajes por el mundo, y que además trabajó para National Geographic Society (la primera mujer en asumir una posición de ese tipo) visitó Japón en varias oportunidades y quedó cautivada con la belleza de los cerezos japoneses, por lo que luchó en traerlos como ornamento a la capital estadounidense. Fue gracias a una carta que le envió a la primera dama Helen Taft, en la que manifestaba su deseo por traer los árboles, y explicaba que estaba recaudando fondos para ello, que se inició el proceso. Coincidentemente, el Dr. Jokichi Takamine, el químico japonés que descubrió la adrenalina, se encontraba de visita en Washington junto con el cónsul japonés en Nueva York, y ofrecieron a la primera dama Taft hacer la donación de los árboles para ponerlos a lo largo de las avenidas. La primera dama acogió la idea con agrado y comenzó a usar su influencia en las organizaciones involucradas para materializar la idea.

Los primeros cerezos llegaron con enfermedades, y tuvieron que ser quemados para evitar la propagación a la flora local, pero los intentos siguieron, Japón donó más árboles, y fueron plantados. Desde ese momento comenzaron formar parte de la belleza de la capital estadounidense.

Con el paso de los años fueron tomando más importancia, tanto que en 1938 un grupo de mujeres se encadenaron a unos cerezos en forma de protesta contra el presidente Franklin Roosevelt, intentando detener a los trabajadores que se estaban preparando para desforestar el terreno para la construcción del “Memorial Thomas Jefferson”.  Consiguieron llegar a un acuerdo en el que se plantarían más árboles para enmarcar el monumento conmemorativo. Esta fue la primera rebelión de los cerezos, pero no la única.

En diciembre de 1941 fueron cortados 4 cerezos como protesta por el ataque japonés contra la Flota del Pacífico en Pearl Harbor, en Hawai. La razón exacta del vandalismo nunca fue comprobada. Con la esperanza de prevenir futuros daños durante la Segunda Guerra Mundial, los árboles se conocían como los “cerezos orientales en flor”.

Durante la Segunda Guerra Mundial, los cerezos al largo de del río Arakawa, cerca de Tokio, la reserva de donde salieron los primeros que se sembraron en D.C., estaban en declive, y Japón solicitó ayuda a Estados Unidos, y el Servicio de Parques Nacionales envió brotes de los descendientes de esos mismos árboles en un esfuerzo por restaurar el sitio original.

En 1954 el embajador japonés le regaló a la ciudad de Washington una especie de lámpara de piedra, de 300 años de antigüedad, como regalo conmemorativo de los 100 años del primer tratado de amistad entre las dos naciones, que se ilumina el primer día del festival, simbólicamente.  Y otra donación de 3.800 cerezos fue hecha en 1965 a la primera dama Bird Johnson, esposa del presidente Lyndon Baines Johnson, quien tenía especial debilidad por la belleza de estos arbolitos.

Y en otra ceremonia similar a la de 1912 la primera dama junto con la esposa del embajador japonés del momento, sembraron los nuevos cerezos.

Los cerezos, a lo largo de los últimos 106 años, han mantenido a Estados Unidos y Japón bajo una relación única de cordialidad reciproca. Japón, por su parte, siente orgullo de que sus regalos sean extensamente admirados en otra parte del planeta, e internamente en Estados Unidos. Los cerezos se han convertido en una marca de su capital y una gran razón del turismo que visita la ciudad cada año para disfrutar de la fusión de los cerezos con los monumentos históricos más genuinos de la cultura de los Estados Unidos.

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments