Kim mueve fichas

Poco se sabe realmente de la situación interna de Corea del Norte. No sólo de la situación económica y social sino de las relaciones de poder, del peso de cada personaje en las estructuras, de quienes son los apoyos o los cargos discrepantes (aunque sólo sea levemente) de Kim Jong-un y de la evolución de estas relaciones. Ni siquiera los servicios secretos occidentales tienen capacidad para informar a sus respectivos gobiernos de algo más que indicios o interpretaciones de cambios litúrgicos. Como en la época más dura de Stalin en Moscú.

Pero esta información es vital, especialmente en vísperas de la cumbre entre el presidente Trump y el dictador norcoreano. Tal vez únicamente China y Corea del Sur saben algo más de lo que ocurre bajo la superficie.

Por eso, la noticia llegada a EEUU a través de Seúl de que tres de los altos cargos militares más cercanos a Kim Jong-un han sido relevados en las últimas horas acaba en el análisis simplista de afirmar que el presidente norcoreano está fortaleciendo al sector moderado de su régimen ante su encuentro con Donald Trump.

No parece tan sencillo y a veces hay que tener en cuenta las relaciones personales, familiares y tradicionales para explicar algunas decisiones.

Se trataría de jefe de las Fuerzas Armadas, Pak Yong Sik; Ri Myong Su, jefe del estado mayor del Ejército del Pueblo de Corea (KPA, por su sigla en inglés); y Kim Jong Gak, director del Buró Político General del KPA.

Para Estados Unidos estos relevos se enmarcan en una estrategia para favorecer el acercamiento a Corea del Sur, lo que podría ser un buen indicio. Aunque hay otros más preocupantes, y más difíciles de interpretar en profundidad como son los preparativos para recibir en Corea del Norte al dictador sirio Bashar el Assad. (Foto: MArian Kloon, Flickr)

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments