Por qué las democracias liberales juegan mejor al fútbol. Miguel Ors Villarejo

Me he acostumbrado a tomar un zumito de frutas a media mañana en el trabajo. Me ayuda a reponer fuerzas y, sobre todo, evita que llegue famélico a la hora de comer y me abalance sobre el pan y otros hidratos que estaban arruinando mi proverbial figura. Por desgracia, muchos compañeros se han aprendido también el truco y, últimamente, los zumos de la máquina se acaban en seguida. Esto es un fastidio, aunque hay varios modos de resolverlo.

En una economía de planificación central se pondría sobre aviso a la Comisaría de Zumos, que ordenaría un aumento de la producción. Pero, ¿y si el Directorio del Gosplán le negaba la autorización porque (como era habitual) andaba corto de fondos? Habría que reducir la manufactura de otros artículos, pero ¿cuáles?

En “El uso del conocimiento en la sociedad”, un artículo de 1945 por el que recibiría el Premio Nobel unos años después, Friedrich Hayek aborda este asunto y su conclusión es que, a la hora de determinar las necesidades de los agentes, el Estado es muy malo. La información precisa para decidir qué debe fabricarse en cada momento está desperdigada por la sociedad y ningún burócrata puede recopilarla y cuantificarla. Primero, porque la mayoría de los ciudadanos no verbalizamos nuestras preferencias y, segundo, porque no hace falta. Las oscilaciones de los precios indican los bienes que escasean y los que abundan, y el ánimo de lucro se encarga del resto. Al advertir cómo la cotización de la plata sube, miles de empresarios se lanzarán a extraerla sin detenerse a pensar demasiado en los motivos que impulsan su demanda.

Este elegante mecanismo es también el responsable de que los aficionados liberales disfrutemos por partida doble del Mundial. “Los regímenes autocráticos como China y Rusia”, escribe The Economist, “pueden adiestrar a grandes atletas de pista, pero en fútbol son una auténtica basura”. El comunismo moldeó prodigios físicos como las nadadoras alemanas o las gimnastas rumanas. Pero, ¿cómo se fabrica un Iniesta o un Messi? No salen de los estrechos límites de un laboratorio o un regimiento. Hacen falta millones de ensayos que solo la naturaleza puede realizar y no hay modo de saber dónde surgirá el próximo genio. Lo único que podemos hacer es desplegar una tupida red de ojeadores que rastree cada colegio, cada torneo, cada parque.

Una estructura semejante está fuera del alcance del Estado, por totalitario que sea. Ni siquiera la Unión Soviética podía movilizar a los funcionarios suficientes. El mercado, por el contrario, responde a este desafío con ayuda de incentivos. Las enormes cantidades que La Liga paga por sus jugadores animan a miles de personas a recorrer cada domingo los campos de tierra más inmundos en busca de talento.

¿Y China? ¿No era la apoteosis del capitalismo? Sin duda, pero además de incentivos necesitas una masa crítica de aficionados, y esta tampoco se crea por decreto. “Mi gran sueño es que el fútbol chino se convierta en uno de los mejores del mundo”, proclamó en 2015 el presidente Xi Jinping. Pero de momento parece que es su sueño, no el de sus compatriotas, que siguen prefiriendo otros deportes.

“Apenas cuatro países considerados no libres por el ranking de Freedom House se han clasificado para la fase final de este campeonato”, observa The Economist, “y ninguno es presumible que llegue lejos. El último Gobierno autocrático que levantó el trofeo fue Argentina en 1978”.

El mercado y su sistema de precios son el modo más eficiente de aprovechar los recursos de una nación, futbolísticos o no. Por eso sospecho que la empresa de vending no tardará en subirnos el zumo.

The following two tabs change content below.
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments