¿Hacia dónde va China? Ángel Enríquez de Salamanca Ortiz

  1. Consumo energético

Durante bastantes siglos, China ha sido la mayor potencia económica mundial y ha llegado a superar en población y PIB a muchas económicas europeas durante mucho tiempo. Solamente con la Revolución Industrial del Siglo XVIII se vio superada por las economías occidentales.

Durante las últimas décadas, China ha crecido a ritmos muy elevados y todo parece apuntar a que en las próximas décadas volverá a recuperar esa posición de liderazgo mundial. Desde el año 2010, China se ha convertido en el mayor consumidor de energía del mundo y en las próximas décadas el aumento de la demanda energética vendrá de países emergentes y un 30 por ciento será de un único país, China. El consumo energético de China se basa en el Carbón, en un 71 por ciento y el petróleo en un 19 por ciento, pero para las próximas décadas se estima que importará el 72 por ciento del petróleo consumido. Para el año 2030, China consumirá el 20% de la demanda mundial de energía y el 11 por ciento de la demanda de petróleo mundial:

Fig. 1.1 dcha. Consumo petróleo países no OCDE

Fig. 1.2. izda. Evolución consumo petróleo países OCDE y no OCDE

[Fuente: EIA.(2018):

https://www.eia.gov/pressroom/presentations/capuano_07242018.pdf]

El consumo de petróleo de los países no OCDE aumentará casi el doble desde 2010 hasta el año 2040. A medida que en China se vaya produciendo el cambio estructural del sector industrial al sector servicios (ver tabla 1.2), los transportes tendrán un peso mayor en el consumo de combustibles fósiles en este país.

Las energías renovables representan un peso aún pequeño en el consumo de China, pero el gobierno se ha puesto como objetivo que ese porcentaje llegue al 15 por ciento para el año 2020 y para el año 2040 se espera que llegue al 30 por ciento.

China es un país que necesita importar recursos naturales de otros países, como el petróleo o el gas, unos recursos muy presentes en África. La República Popular China es el mayor extractor de carbón del mundo y cuenta con la tercera reserva más grande del planeta, solamente superada por Estados Unidos y Rusia, pero aun con todos estos datos se necesita importarlos del exterior.

Debido a sus altos niveles de consumo de energía, China se ha convertido en un impulsor de las tendencias  mundiales y en el año 2014, casi la mitad de las nuevas instalaciones energéticas, fueron de energía renovable. Aun así para el año 2030, se espera que China supere a Estados Unidos como primer consumidor de petróleo del mundo y para el año 2040 debería doblar el consumo de E.E.U.U.

  1. El PIB Chino

El ritmo de crecimiento económico esperado de China  para los próximos años no alcanzará los niveles de las décadas pasadas, situándose en torno al 5% anual en promedio.

  1995-2010 2011-15 2016-20 2021-25 2026-30
Crecimiento PIB
(%
Anual)
9,9 8,6 7,0 5,9 5,0

Tabla 1. Estimación Crecimiento China 1995-2030 (Asumiendo que no hay impactos ni reformas)

[Fuente: Banco Mundial (2013): “China in 2030. Building a Modern, Harmonious, and Creative Society” Pág.9]

El crecimiento durante estos años de China ha tenido un coste, que ha sido la conta­minación del medio ambiente (agua, tierra y aire). El nuevo crecimiento de China para las futuras décadas deberá ser un crecimiento sostenible, basado en las energías limpias. Si esto tiene éxito el peso del sector industrial ira perdiendo fuerza y las empresas industriales serán menos contaminantes, pero sobre todo, habrá mejores precios de la energía y materias primas:

  1995-2010 2011-15 2016-20 2021-25 2026-30
Peso Industria/PIB 46,7 43,8 41,0 38,0 34,6
Peso Servicios/PIB 43,1 47,6 54,6 56,1 61,1

Tabla 1.2. Estimación peso industria y servicios sobre PIB en China 1995-2030 (Asumiendo que no hay Shock ni reformas)

[Fuente: Banco Mundial (2013): “China in 2030. Building a Modern, Harmonious, and Creative Society” Pág.9]

Para las próximas décadas existen dos posibles escenarios para China. Un primer escenario sería que China continuara con las reformas para mantener el crecimiento económico, social o mejoras ambientales. En este primer escenario, China crecería, pero su ritmo se iría decelerando con el paso de los años. La población también aumentará y a pesar de las políticas laborales este aumento demográfico afecta y afectará al empleo haciendo que disminuya. Un segundo escenario seria que China no realizara ningún tipo de reforma, lo que la llevaría a seguir creciendo pero esto podría provocar o agravar los problemas ambientales o sociales.

  1. El Empleo y población:

El empleo será más urbano y menos rural provocando migraciones del campo a la ciudad, que dará lugar a una mayor urbanización y crecimiento de las ciudades, y a su vez, que el empleo en el campo caiga hasta el 12,5 por ciento:

  1995-2010 2011-15 2016-20 2021-25 2026-30
Porcentaje empleo rural 36,7 30,0 23,7 18,2 12,5
Porcentaje empleo servicios 34,6 42,0 47,6 52,9 59,0

Tabla 2. 2. Porcentaje empleo rural y servicios

[Fuente: Banco Mundial (2013): “China in 2030. Building a Modern, Harmonious, and Creative Society” Pág.84]

Se espera que la población toque techo en la próxima década, superando los 1.416 millones, por eso, el plan de Empleo (2016 – 2020), pretende estimular el emprendimiento y reestructurar las empresas menos eficientes, lo que impulsará el mercado laboral y dará trabajos de mejor calidad a los Chinos.

Por lo tanto, China seguirá creciendo en las próximas décadas pero lo hará a un ritmo menor y el sector servicios irá ganando peso en el PIB. Las energías renovables tendrán más peso, pero el petróleo seguirá siendo su fuente principal de energía.

  1. Conclusiones

Serán necesarias inversiones en energías renovables, solar o eólica para no depender tanto del carbón o del petróleo, incentivar el uso de energías limpias en las ciudades y fuera de ellas y eliminar así, el grave problema medioambiental del país.

Crear un mercado de trabajo que incentive la inversión extranjera y la creación de nuevas empresas (como lo son las “Zonas Económicas Especiales”), será fundamental para que el propio mercado pueda atraer a los millones de chinos que cada año buscan trabajo, y dar un impulso al sector privado para dar un uso más eficiente de los recur­sos y el uso más eficiente de los inputs.

Seguir mejorando las infraestructuras, comunicaciones y el transporte por todo el país con el fin de conectar las grandes ciudades costeras con las regiones más aisladas del interior.

Para conseguir estos objetivos, será prioritario que China siga aumentando su inversión en I+D+I, que ya es superior al de la Unión Europea y está a la caza de los niveles de Estados Unidos.

Las reformas del gobierno también serán necesarias, hasta ahora éste ha estado muy centrado en los factores económicos dejando a un lado otros factores fundamen­tales como la sanidad o la educación, algo que el gobierno chino deberá ofrecer a sus ciudadanos y para ello será necesaria, también, una reforma dentro del PCCh, un partido que ha devuelto la dignidad a China y ha dado a sus ciu­dadanos mejoras en las condiciones de vida.

Ángel Enríquez de Salamanca Ortiz es Doctor en Economía por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Relaciones Internacionales en la Universidad San Pablo CEU de Madrid

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments