La nueva Guerra Fría del S-XXI. Ángel Enriquez de Salamanca Ortiz

El Coronavirus sigue acechando las economías de todos los países del planeta y sus relaciones comerciales por temor al contagio y la propagación.

El brote de Coronavirus comenzó en la región de Wuhan, en China, y, debido a su rápida propagación y consecuencias socio-económicas, muchos países han llamado a este virus como el “virus chino” porque piensan que se ha creado en un laboratorio de la República Popular China. Hay que recordar que China ya ha pasado la cuarentena y ahora se está convirtiendo en el salvador de Occidente, el “Plan Marshall Chino” de ayuda a Europa  y, posiblemente, se convierta en el nuevo líder mundial tras esta crisis humanitaria. Por este motivo no es de extrañar que Donald Trump no quiera cerrar su economía y quedarse a “rebufo” de la economía asiática.

Ante el temor de que esto haya sido una estrategia de China, Australia ha solicitado al país asiático una investigación para saber el origen del coronavirus.

¿Ha sido el virus creado en un laboratorio de Wuhan o es 100% natural y ha saltado a los humanos?

El presidente Americano, Donald Trump, ha afirmado en repetidas ocasiones que el “virus chino” ha sido creado en un laboratorio de Wuhan, un virus que ha matado a cientos de miles de personas en todo el mundo. Esta pandemia ha desencadenado una batalla entre Pekín y la Casa Blanca; el PCCh no reaccionó a tiempo y ocultó los orígenes e información del virus, pero el país asiático ha manifestado, ante estas acusaciones, que el virus fue traído por militares americanos cuando se celebraron los “VII Juegos Mundiales Militares” que tuvieron lugar en Wuhan en octubre 2019 y atrajo a casi 10.000 atletas de más de 100 países de todo el mundo.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) es un organismo de las Naciones Unidas especializado en gestionar asuntos sanitarios a escala mundial. Esta organización está financiada por los países miembros (194) y por otros organismos o fundaciones. Para el bienio 2018-2019 Estados Unidos aporto más de 550 millones de dólares, seguido de la fundación de Bill y Melinda Gates. La OMS ha reiterado en repetidas ocasiones que el virus es de origen animal y, ante esta situación, Donald Trump, ha acusado a la organización de gestionar mal la crisis sanitaria y de encubrir al país asiático y de actuar en su interés, por lo que el presidente americano ha retirado los fondos a dicha organización, unos fondos que suponen, aproximadamente, el 15% del total.

Australia, un fuerte aliado de Washington, ha solicitado a Pekín la realización de un estudio independiente sobre el origen del Coronavirus, pero el PCCh se ha negado y ha llegado a amenazar las exportaciones y el turismo si llevan a cabo la investigación. En el año 2015 entró en vigor el acuerdo de libre comercio entre China y Australia (ChAFTA), desde entonces, el 86% de las exportaciones australianas entran a China sin ningún tipo de restricción y, se espera, que para el año 2029, esta cifra alcance el 96%. China es el primer socio comercial de Australia y el gigante asiático ya ha invertido más de 65.000 millones de dólares australianos en el país.

Como represalias al intento de investigación, el gobierno chino ha establecido aranceles a la cebada y a otros productos y, ha suspendido la importación de vacuno, algo que no ha sentado bien al gobierno de Canberra, que ha amenazado con acudir a la OMC si siguen estas medidas tan drásticas e injustas.

China sostiene una colaboración entre Washington y Pekín para solucionar esta crisis humanitaria pero que, bajo ningún concepto, tolerará una intromisión de la Casa Blanca ni de ningún otro país en los asuntos de Taiwán y Hong-Kong, y tampoco pagará ninguna indemnización por la crisis del Coronavirus.

Científicos de todo el mundo han confirmado que el virus es salvaje o natural y que ha saltado a los humanos, incluso dentro de la administración de la Casa Blanca, la CIA lo ha confirmado. Quizás, al igual que ocurrió con Huawei, que dio lugar a la guerra comercial por presunto espionaje de la marca china en EEUU, esta sea una estrategia de Trump para debilitar la imagen ante la incipiente hegemonía que tendrá el país asiático en este siglo, una nueva guerra fría en este siglo XXI por la hegemonía mundial. Con todo y, a pesar de estas afirmaciones de la comunidad científica, ¿Por qué China se niega a una investigación?, ¿Qué hay detrás de la muerte de Li Wenliang, descubridor del virus y que hizo saltar la alarma?

Ángel Enriquez de Salamanca Ortiz es Doctor en Economía por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Relaciones Internacionales en la Universidad San Pablo CEU de Madrid

www.linkedin.com/in/angelenriquezdesalamancaortiz

@angelenriquezs

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments