Rusia-China, relaciones intensas e inestables

Rusia y China viven una etapa de relaciones intensas al calor, además de las necesidades complementarias de una y otra potencia, del mantenimiento por parte de EsadosUndos de una estrategia destinana a pelear cada milimetro de influencia política y comercial de China en todo el planeta y política y military de Rusia en Europa y Oriente Próximo. Moscú y Pekin, que tienen contenciosos de delimitación territorial en sus fronteras y una discrete competencia de influencias en las repúblicas centro asiáticas que formaron parte de la Unión Soviéica, han aparcado sus diferencias para presentarse en los foros internacionales como una altermativa “de moderación” frente a “la agresividad” de Estados Unidos, por usar los terminus propagandísticos rusos y chinos que parecern ecos que llegan de la segunda mitad del siglo XX.

Sin embargo, no es todo como parece. En el plano económico, el comercio bilateral superó los 100.000 millones de dólares en 2018, y el objetivo es duplicarlo para 2024. Los dos países también han profundizado la cooperación energética, incluido un acuerdo de 400.000 millones para transportar gas natural desde Rusia y múltiples proyectos conjuntos de plantas de energía nuclear en China. Moscú también es el mayor proveedor de armas de Beijing, proporcionando el 70% de las importaciones de armas de China entre 2014 y 2018. Sin embargo, señalan varios expertos, las relaciones comerciales entre los dos países están profundamente desequilibradas. China es el socio comercial más grande de Rusia, mientras que Rusia es un socio comercial mucho menos importante de China, y eso sitúa a China en situación de cierta vulnerabilidad frente a Moscú.

Pero también ser vislumbran preocupaciones geopolíticas. A través de su iniciativa de la Ruta de la Seda, China ha expandido su influencia económica en Asia Central, un área considerada durante mucho tiempo por Rusia como su esfera de influencia. Y, además, Rusia analiza con lupa y suspicacia la inversión china en Siberia y el Lejano Oriente ruso, donde los proyectos chinos han avivado el resentimiento y la reacción de los habitantes.

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments