INTERREGNUM: Rusia y China en Asia central. Fernando Delage

La retirada norteamericana de Afganistán no ha puesto fin a los riesgos de inestabilidad en Asia central, lo que ha conducido a los Estados de la subregión a recurrir a la ayuda de Rusia y China, potencias ambas no menos inquietas por la incertidumbre que rodea a todo lo relacionado con los talibán. Un frente de especial intensidad en las últimas semanas ha sido Tayikistán, país en el que tanto Moscú como Pekín han reforzado de manera significativa su presencia.

Sólo unos días después de la caída de Kabul, Rusia realizó maniobras militares con Uzbekistán, primero, y con Tayikistán, después. Las segundas, con un mayor número de tropas, y realizadas a unos 20 kilómetros de la frontera con Afganistán, simularon un ataque terrorista desde este último país. Poco después fue China quien realizó ejercicios antiterroristas con la policía y los cuerpos de seguridad tayikos. En octubre, la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva, liderada como es sabido por Moscú, realizó otros cuatro ejercicios militares en la misma zona, mientras Pekín ha optado por ampliar sus activos en la más pequeña de las repúblicas centroasiáticas.

Aunque no hay evidencias de la presencia de separatistas uigures en Tayikistán, al gobierno chino le preocupa que grupos radicales de Xinjiang puedan utilizar el país como zona de tránsito para sus acciones violentas. Si bien tanto Dushanbe como Pekín han negado oficialmente su existencia, la República Popular contaría desde 2016 con el uso de unas instalaciones militares cercana al corredor de Wakhan, espacio en el que coinciden las fronteras de ambas naciones con Afganistán. Según ha trascendido, el gobierno tayiko habría propuesto la cesión a Pekín de la propiedad de dichas instalaciones a cambio de un mayor apoyo financiero chino a las unidades de su ejército desplegadas a lo largo de la frontera con Afganistán. De manera simultánea, el Parlamento tayiko dio el 27 de octubre el visto bueno a una nueva base militar de cuya construcción se ocupará China, aunque según el gobierno será ocupada sólo por tropas nacionales.

No es probablemente casualidad que dicha aprobación se produjera sólo 48 horas después de que el ministro chino de Asuntos Exteriores, Wang Yi, se reuniera en Doha con el viceprimer ministro afgano, Mullah Baradar (primer encuentro al más alto nivel entre ambos países desde que los talibán retomaran el control del país); y el mismo día que en Teherán se celebraba un encuentro de Wang y su colega ruso, Sergey Levrov, con sus homólogos de Irán, Pakistán, Uzbekistán, Turkmenistán y Tayikistán, en seguimiento de la reciente cumbre de la Organización de Cooperación de Shanghai (celebrada en Dushanbe el 17 de septiembre), dedicada monográficamente a Afganistán.

El comunicado conjunto adoptado en Teherán reiteró la necesidad de reconstituir una “estructura política en la que participen todos los grupos étnicos”, e hizo hincapié en la “soberanía nacional, independencia política e integridad territorial”, sin olvidar un llamamiento a la comunidad internacional para proporcionar a Afganistán la ayuda económica y humanitaria que le permita “realizar una transición estable”. Para Pekín la prioridad es contar con una interlocución viable con Kabul que le permita avanzar en sus planes para integrar a Afganistán en los corredores económicos China-Pakistán y China-Irán.

La frenética actividad diplomática desplegada desde mediados de agosto da idea de la preocupación regional por el impacto de los acontecimientos en Afganistán, pero también de la carga que Moscú y Pekín se van a ver obligados a asumir. La mayor presencia china en la seguridad de Asia central no será coyuntural y, además de fuente de posibles nuevos riesgos para los intereses de la República Popular, puede ser causa asimismo de tensiones con Rusia, pese a sus compartidos objetivos antiterroristas.

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments