El impacto del Coronavirus. Ángel Enriquez De Salamanca Ortiz

El Coronavirus se detectó por primera vez en China en diciembre 2019 y, debido a su rápida propagación, se ha convertido en los últimos meses, en un virus no solo para la sociedad, sino, también, para economía china y mundial. Ya ha llegado a todos los continentes del planeta, a más de 185 países, siendo los más afectados China, Estados Unidos, Italia o España.

[Figura 1: Número de casos nuevos confirmados en el mundo de COVID-19, hasta el 24.03.2020. www.mscbs.gob.es]

Ya hay más de 17.000 muertes en el mundo y aumentando, y el Covid-19 ha salido de China y ha llegado a otros muchos países, afectando, no solo a personas, sino también, a eventos como el “Mobile World Congress” en Barcelona, España. Un evento que se iba a celebrar en la ciudad a finales de febrero, y que, al haberse cancelado, la ciudad ha dejado de ingresar casi 500 millones de euros y más de 100.000 visitantes de todo el mundo, con el consiguiente gasto en hoteles, taxis o restaurantes. Casi la mitad de la temporada de Formula1 ha sido cancelada o aplazada, así como los grandes premios de la Formula-E o el Salón del Automóvil de Ginebra, que estaba previsto del 5 al 15 de marzo, se ha cancelado. El LPGA de golf, también canceló 2 eventos en Tailandia y Singapur por el Coronavirus, pero también se han cancelado eventos en el fútbol mundial, atletismo, baloncesto, tenis y, el evento más importante del año, los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, que se aplazarán al próximo año 2021.

Pero el impacto del patógeno se ha notado en las economías de todos los países y, el miedo al contagio, se ha extendido, tanto a personas, como a la economía real, afectando a todo el planeta y al cierre de fronteras a escala mundial para evitar la rápida propagación.

En primer lugar, la demanda mundial de petróleo se ha recortado por el efecto del virus y, debido a la paralización de la economía china. Este menor consumo ya ha provocado una caída en los precios del crudo desde los 70$ a principios de año hasta menos de 30$ en la segunda quincena de marzo. Se espera que, durante este año, China queme, solamente, un 1,74% más de crudo que en 2019, un frenazo de un 1% respecto al año anterior. En el otro lado, la OPEP+, con Rusia, se reunió en el mes de marzo, en su sede de Viena (Austria) para intentar reducir la producción y así no dejar que caigan los precios. Empresas petroleras como Repsol, o del sector del acero, como AcelorMittal, han sufrido caídas en bolsa por la crisis del Coronavirus. Esta caída del precio del petróleo también se ha visto agravada por la guerra de intereses entre Arabia Saudí y Rusia con respecto a la producción de petróleo.

Esta caída de la demanda mundial, que se estima para este año en un 30%, también afecta a los países africanos, que muchos de ellos son muy dependientes de las exportaciones de crudo hacia el gigante asiático.

La ralentización de la economía asiática se notará en los precios y producción, también, de otras materias primas como el Cobre. Este mineral es importado por China desde Chile y Perú, que producen el 40% del total mundial. Estos países, son muy dependientes de estas exportaciones y, la menor demanda de China ha hecho que, en un solo mes, la cotización de este mineral haya caído un 10%, con el consiguiente impacto en estas economías.

China es el mayor fabricante de automóviles del mundo y, la venta de coches nacionales ha llegado a caer un 92% en febrero y se espera que este año 2020, en China, la producción caiga un 2%.  El fabricante PSA Groupe, evacuará a su personal de la ciudad de Wuhan, y lo mismo han hecho otras marcas como Honda, General motors o  Ford. En la ciudad de Wuhan se encuentran otras marcas como Nissan o Renault. El sector de la automoción español también se ha visto afectado por el parón de la actividad china y, muchas empresas, han decidido forzar a sus empleados a trabajar desde casa o, debido a la baja actividad, todos los sectores se han visto obligados a realizar despidos temporales (ERTE) para paliar esta baja actividad económica de magnitudes mundiales.

Pero no solo han caído las ventas de automóviles, la caída de la demanda en productos tecnológicos como televisores (4,5%), ordenadores (12,3%) o smartwatch (10,4%), también han caído. El gigante Apple también ha comunicado la escasez mundial de suministro del iPhone.

[Figura 2: Estimación del impacto del Coronavirus en el PIB global. https://www.netscribes.com/wp-content/uploads/2020/pdfs/Corona_virus_infographic.pdf]

Esta caída, estimada, del PIB Chino hará que muchas empresas pierdan ventas mientras siga el miedo y el contagio. Además, este miedo, afecta a los viajes, al comercio y a los movimientos de personas. Ante este descenso de la actividad económica, el Banco Central Chino ha inyectado 173.000.000.000 USD para reanimar la economía, pero muy posiblemente, y a pesar de los esfuerzos del PCCh, las previsiones de crecimiento de su economía, durante el Q1 del 2020, estarán muy por encima de las reales. El Banco Central de Japón (BoJ) también ha inyectado casi 6.000 millones de euros para paliar los efectos del virus y el Banco Central Europeo (BCE) lanzó una compra adicional de activos por valor de 120.000 millones de euros. Todas las economías del planeta han reducido sus tipos de interés para intentar estimular sus economías, a excepción de Kazajistán, que los elevó para paliar los efectos de la caída del precio del petróleo.

El turismo es otro sector castigado por el patógeno, millones de turistas chinos dejan de viajar, de coger aviones y de consumir bienes en otros países, en 2019 los turistas chinos llegaron a gastar en el extranjero 130.000 millones de dólares, una cantidad que, a día de hoy, dejaran de gastar afectando a los pequeños comercios de todo el mundo. El sector de la aviación ha sido uno de los más perjudicados, los vuelos nacionales han llegado a caer hasta un 70%. Según la patronal IATA la cancelación de vuelos (en el peor escenario) puede tener un impacto económico de más 110.000 millones de dólares, lo que significa una pérdida de un 19% de pasajeros a escala mundial. El peso del turismo en España es de, aproximadamente, un 15% del PIB y, si el miedo al contagio continúa hasta el segundo trimestre del año, se podrían perder unos 6 millones de turistas, esto supone más de un 7% menos de llegadas a la península. Se estima que la pérdida de ingresos por turismo, a escala global, alcance los 80.000 millones de dólares.

China es un gran productor de textil y, el sector de la moda también se va a ver afectado por el Coronavirus. El frenazo económico afectara a Inditex, donde el 30% de los proveedores son chinos, pero en Primark es más del 50%. Otras marcas como Nike o Versace prevén cerrar tiendas por la caída en las ventas. Ralph Lauren China estima sus pérdidas en 70.000.000 USD.

[Figura 3: Posible impacto del coronavirus en China. www.caixabankresearch.es]

Más de la mitad de las pérdidas por ventas de las empresas en China serán de, al menos, un 20% y, la economía China, según estimaciones de CaixaBank Research,  seguirá cayendo hasta tocar fondo en el segundo trimestre del 2020.

Las bolsas de todo el mundo también se han resentido, el IBEX35 ha perdido los 6.300 puntos, llegando a desplomarse un 14% en una sola sesión (la mayor de la historia del IBEX35) y bolsas como Paris, Frankfurt o Londres han llegado a perder más de un 10 % en una sola sesión. La bolsa de Milán ha llegó a desplomarse más un 15%. Desde mediados de febrero, la bolsa de Corea del Sur (KOSPI) o el Nikkei japonés han llegado a perder, entorno a, un 10%. La bolsa de Shanghái llegó a caer un 12% en la segunda quincena de enero. El Deutsche Bank ha afirmado que el virus podría llevar a Alemania a la recesión económica y la FED ha bajado los tipos de interés ante el posible impacto del virus en la economía americana. Credit Suisse rebaja, el crecimiento mundial, del 2,4% al 2,2% y, el crecimiento de Italia lo baja del 0,3% a la recesión, al -0.2%. El Nasdaq, el Dow Jones o el S&P 500, han llegado a perder más de un 10% en una sola sesión.

En las últimas décadas, otros virus como el Marburg, Ébola, H5N1, MERS o SARS han tenido un impacto en la sociedad y economía mundial, pero ninguno ha tenido una propagación tan rápida como el COVID-19 y, esto, ha generado miedo en la sociedad y economía actual.

Si se puede sacar algo positivo del virus es que, debido a la cuarentena a escala mundial, las emisiones de CO2 se han reducido drásticamente debido al frenazo económico del gigante asiático y, según “Carbon Brief”, estas han descendido, hasta el mes de febrero y a nivel global, en 100mt o 6% mundial, mientras que en China la reducción ha sido de un 25%. Un respiro, temporal, para el planeta pero que no detiene el gravísimo cambio climático que sufre el mundo. No solo esto es positivo, sino que, además, esta crisis humanitaria mundial ha puesto de manifiesto la solidaridad del mundo entero y, grandes empresas como Inditex, Banco Santander, Facebook, Ferrovial o Mercadona han hecho donaciones millonarias para ayudar en la lucha. También pequeños comercios o personas particulares han puesto todos sus recursos humanos y tecnológicos en la lucha contra la pandemia, y de forma gratuita.

A día de hoy, es pronto para calcular el impacto final socio-económico del 2019-nCoV, pero lo que sí está claro, es que, a día de hoy, China es un pilar o un motor de la economía mundial y, la ralentización de su economía tiene consecuencias sobre todo el planeta.

Ángel Enriquez De Salamanca Ortiz es  Doctor en Economía por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Relaciones Internacionales en la Universidad San Pablo CEU de Madrid

www.linkedin.com/in/angelenriquezdesalamancaortiz @angelenriquezs

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of