THE ASIAN DOOR: ¿Amenaza para el dólar? Bienvenido yuan digital. Águeda Parra

La carrera por la supremacía tecnológica se está convirtiendo en la gran protagonista del siglo XXI. En el mismo orden de importancia en el que se desarrolló la Trampa de Tucídides en el siglo V a.C., enfrentando a Esparta con el rápido ascenso de Atenas, siglos después es China quien aspira a convertirse en potencia tecnológica mundial. En esta nueva batalla, el gigante asiático rivaliza con Estados Unidos gracias a disponer de un floreciente ecosistema digital que avala su aspiración. Ser el primero en lanzar la moneda digital puede ser su siguiente gran conquista.

China parte con la ventaja de contar con el mayor grupo de early-adopters de las nuevas tecnologías del mundo, además de disponer de un sistema de pagos digitales muy extendido desarrollado por los principales titanes tecnológicos chinos, como WeChat Pay y Alipay, propiedad de Tencent y Alibaba, respectivamente, que actualmente cubren las necesidades para efectuar pagos no sólo en el ámbito online, sino también en los pagos de proximidad en el mundo offline.

Las plataformas de pagos móviles son la forma más ampliamente utilizada por los consumidores en China. Contando con que el gigante asiático tiene poco más de la mitad de su población conectada a Internet, unos 880 millones de usuarios, el 86% utiliza el pago digital como medio de pago más habitual, según PricewaterhouseCoopers. La influencia de la Ruta de la Seda Digital hace que los países asiáticos sean los siguientes en la lista, mientras que la media mundial está situada en torno al 34%, muy lejos del volumen de transacciones que se manejan en China. Principal ventaja para abordar en mejor posición que el resto de sus rivales la revolución digital que está por venir a nivel mundial.

El despliegue del yuan digital a escala nacional supondría redirigir hacia un modelo estatal a los más de mil millones de usuarios de las aplicaciones de pago favoritas entre los consumidores chinos, y que conjuntamente generan un mercado que alcanza en volumen de transacciones los 19 billones de dólares, según iResearch. El monopolio de los pagos online de los titanes tecnológicos chinos podría llegar a su fin tras haberse iniciado una nueva fase de pruebas que ya incluye la incorporación de estas aplicaciones de pagos online en el nuevo sistema.

Las monedas digitales van a desempeñar un papel muy importante en la futura economía digital. China y el renminbi digital, dentro de las conocidas como Digital Currency/Electronic Payment (DCEP), forma parte de las futuras monedas digitales que están desarrollando los bancos centrales, las conocidas en inglés como Central Bank Digital Currency (CBDC). En este nuevo esquema de la revolución digital, China aspira a ser la primera de la clase, poniendo en peligro la hegemonía del dólar en los mercados internacionales. Un desafío geopolítico y geoeconómico más a sumar a la lista de los desencuentros que enfrentan a las dos principales economías del mundo, esta vez incorporando al renminbi en la competición por la definición de la economía del futuro.

Desde que China comenzara a avanzar en la concepción de una moneda digital en 2014, pasando a crear el Instituto de Investigación de la Moneda Digital en 2017, hasta el momento solamente nueve países han iniciado proyectos pilotos para implementar una CBDC, destacando Suecia y Corea del Sur entre los miembros de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos). Del resto de países del organismo, solamente una docena de ellos ha iniciado la fase de investigación, Estados Unidos entre ellos.

Las pruebas pilotos para la implementación del DCEP se han llevado a cabo en Chengdu, Shenzhen, Suzhou, y Xiong’an, haciendo que la nueva moneda sea parte de los subsidios que reciben los funcionarios chinos, para pasar después a incorporar a empresas internacionales en el progreso de transformación, Starbucks y McDonald’s entre ellas. El siguiente paso en este desafío será abordar el sistema monetario mundial, con la vista puesta en cuestionar la hegemonía del dólar. ¿Qué posibilidades tendrá la nueva moneda digital china de dominar los mercados?

The following two tabs change content below.

Agueda Parra Perez

Agueda Parra es Doctora en Ciencias Políticas y especialista en Relaciones Internacionales, Sinóloga e Ingeniera Técnica de Telecomunicación. Gran apasionada de Asia, del arte asiático y de la cultura china, disfruta conociendo nuevos destinos y parajes en esas latitudes que son una ventana abierta a una visión fascinante del mundo. Continúa profundizando en el aprendizaje del idioma chino y todo aquello que Asia pueda aportar.

1
Leave a Reply

avatar
1 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
0 Comment authors
Recent comment authors
  Subscribe  
newest oldest most voted
Notify of
trackback

[…] poder tecnológico de Shenzhen se aprecia en iniciativas como la reciente prueba piloto de la nueva moneda digital de China (DCEP) donde el gobierno chino ha regalado 10 millones de yuanes a 50.000 ciudadanos afortunados por un […]