Un año de Covid-19 y aún sin respuestas (II) Nieves C. Pérez Rodríguez

La semana pasada esta columna hacía un recuento del origen del Covid-19 en Wuhan, el magnífico desarrollo de las vacunas en tiempo récord y como este desarrollo es una revolución en los laboratorios y la industria farmacéutica. Y cómo, a pesar de llevar ya más de un año lidiando con el virus, no hemos sido capaces de neutralizarlo y ni siquiera hemos tenido acceso a toda la información para poder determinar el origen de este. En busca de esas respuestas la OMS envió una delegación a Wuhan que visitó todos los lugares en los que supuestamente tuvieron lugar los primeros contagios, incluido el polémico mercado de animales y el laboratorio del que se ha especulado pudo haber escapado el virus.

Las autoridades chinas manejaron con extremo cuidado la visita, intentaron mantener a la prensa alejada de los delegados, incluso la misma delegados mantuvieron silencio absoluto durante los 12 días que duró la inspección, hasta que finalmente en la rueda de prensa del final de la visita daban su conclusión que no aportaba muchos más datos de los que previamente se conocían.

Sin embargo, Peter Ben Embarek concedió una entrevista a Nick Paton Walsh -CNN- una vez fuera de China, en la que admitía que habían encontrado varios signos de propagación en 2019 y que ya en diciembre había más de doce cepas del virus en Wuhan. Lo que coincide con las teorías de muchos científicos de que la propagación tuvo que darse mucho antes de lo que el gobierno chino reportaba en su momento.

Una vez en territorio suizo, Embarek decía con estas palabras: “El virus circulaba a lo largo y ancho de Wuhan en diciembre”, lo que es un nuevo hallazgo pues de acuerdo con las autoridades el primer paciente y por consiguiente el primer brote fue registrado el 8 de diciembre según datos que les fueron suministrados a la delegación. Así mismo decía que era muy posible que el número de casos a finales del año 2019 fuera mucho mayor a las cifras proporcionadas por las autoridades chinas.

Con el material genético de diciembre del 2019 en mano se podría tener la primera gran evidencia que respaldaría la teoría de la existencia del virus previo a lo que el gobierno chino ha sostenido repetidamente. Sin embargo, también está la posibilidad de que efectivamente el virus estuviera circulando mucho antes, incluso sin haber sido detectado como una variante de la familia del coronavirus.

Embarek dijo que se han encontrado doce cepas del virus diciembre, lo que le hace pensar a la delegación que el virus debió haber estado circulando más tiempo del sostenido por los virólogos chinos.

El asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca Jake Sullivan decía una semana atrás que nunca antes una misión de la OMS había sido tan importante, refiriéndose a las conclusiones que arrojaría. Aprovechó para manifestar el apoyo de la Administración al rigor científico de quienes allí laboran, razón por lo que una de las primeras acciones de Biden fue revertir la decisión de Trump de salirse de la misma. Aprovechó para decir también que regresan esperando altos estándares, sobre todo en este crítico momento en que la OMS debe proteger y priorizar su credibilidad, apuntando indirectamente a la situación que se vivió en enero y febrero del año pasado, cuando el mundo se tambalea buscaba respuestas a lo que aún no se comprendía y el director general de la OMS aprovechaba para dar declaraciones en las que parecía más bien de un portavoz del Partido Comunista China alabando la respuesta del PC chino y del propio Xi Jinping frente al Covid-19.

Las palabras de Sullivan son claves en el contexto actual porque mandan un mensaje de respeto a las autoridades que trabajan en la OMS, cuya reputación se ha visto afectada por la polémica que ha envuelto la pandemia, pero también en parte a las duras críticas de la Administración Trump que con razón dejó en tela de juicio el comportamiento de la organización. Pero sus declaraciones son igualmente relevantes porque Washington parece estar tomando el timón del barco internacional, y para hacerlo nada mejor que hacerlo desde dentro, como miembro importante de la organización y además como el mayor financiero, pues para mantener a flote un gran número de programas internacionales de vacunación, seguimiento y erradicación de enfermedades, educación sexual entre otros, esos recursos económicos son esenciales.

La retórica de la Administración Biden dista mucho de la administración anterior, y sí es momento de mejor retórica, pero también de más acción. Biden debería aprovechar muchas de las acciones impulsivas de Trump y revertirla de manera que prevalezcan los valores occidentales en el mundo. Mientras propone regresar a la organización puede exigir más a los otros países, bien sea en ayudas o en compromisos sobre todo después de que China ha dejado ver su esencia, su falta de transparencia en una crisis de esta envergadura y el peligro que es para occidente que la producción de materias primas estén en sus manos, como por el ejemplo el material médico, ingredientes activos de medicamentos o para reactivos de laboratorios.

Biden tiene una oportunidad de oro en este momento para retomar el liderazgo de los Estados Unidos en la OMS, mientras China sigue promocionando teorías sin fundamentos del virus y envía a sus cancilleres a hacer una diplomacia de vacunas por el mundo.

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments