Entradas

THE ASIAN DOOR: El carnaval del turismo durante el Año Nuevo Chino. Águeda Parra

Con la celebración del Año Nuevo Chino, que tuvo lugar el pasado 5 de febrero, comienza el primer gran carnaval de los viajes. Por algo se conoce a esta fecha como la mayor migración humana del planeta, impulsada por las visitas que realizan los ciudadanos chinos a sus ciudades natales para pasar junto a sus familiares este período festivo. A diferencia de otras épocas, cada vez es mayor el número de ciudadanos chinos que opta por gastarse el dinero del desplazamiento, más el que introducen en los hongbao como regalo a los familiares, donde según una encuesta el 41% puede llegar a gastarse hasta el sueldo neto de un mes, en viajes de placer al extranjero aprovechando que disponen de una semana de vacaciones.

Las tensiones por la guerra comercial y la desaceleración de la economía están impactando en el presupuesto disponible de los 7 millones de turistas que se espera viajen en estas fechas. La preferencia en esta ocasión serán los destinos de corta distancia, siendo los más populares Tailandia, Japón, Indonesia y Singapur, que recibirán un mayor número de visitantes, en perjuicio de otros destinos más lejanos como Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda, que registrarán una caída de las visitas, según apunta Ctrip.

La elección del destino no solamente está sujeta a la distancia, sino que durante el Año del Cerdo el poder adquisitivo por la conversión del yuan está siendo un factor adicional a tener en cuenta. La guerra comercial ha reducido significativamente el valor de la moneda china en estos últimos meses, generando un encarecimiento de determinados destinos y favoreciendo la elección de aquéllos donde se dispone de visado gratuito de entrada, lo que normalmente sucede con los países vecinos. De hecho, Estados Unidos cuenta con el visado más caro, que alcanza los 160 dólares, y a pesar de que durante años este gasto adicional del viaje no ha desanimado a los ciudadanos chinos a viajar al país, la situación de confrontación entre ambas potencias por la hegemonía mundial sí está mermando las cifras de turismo hacia Estados Unidos. Teniendo en cuenta que el gobierno chino no ha dado indicación directa para desincentivar este destino, como sí sucedió en el caso de la prohibición de viajar a Corea del Sur en 2017, el turismo chino hacia Estados Unidos se ha reducido considerablemente, registrándose apenas un 2% de incremento durante 2018 por efecto de la lucha entre ambos titanes, cuando el turismo internacional con llegada en Estados Unidos se incrementó un 5,7% en 2018 respecto al año anterior.

Esta situación de inestabilidad internacional no está suponiendo viajar menos, más bien todo lo contrario, ya que han crecido las reservas al extranjero un 30% respecto a 2018, mientras el gasto de viaje ha experimentado un incremento anual del 10%, según datos de Ctrip. Unos datos que confirman la buena salud del turismo chino hacia el extranjero en medio de la tensión que está provocando la guerra comercial con Estados Unidos. De hecho, en 2018 los ciudadanos chinos realizaron 140 millones de viajes al extranjero, registrándose un incremento del 13,5% respecto al 2017, y realizando un gasto en 2018 de 120.000 millones de dólares, superior a los 100.000 millones de dólares que se alcanzaron el año anterior, según datos de China Tourism Academy (CTA).

Sin embargo, a diferencia de 2018, la estimación en 2019 sí muestra un nivel de gasto más moderado durante los viajes, con una reducción en el importe dedicado a las compras que pasaría de los 1.186 dólares dedicados en 2016, a los 855 dólares que se estima alcance el gasto en este período vacacional, según la consultora Oliver Wyman. En esta cuestión influye la nueva regulación impuesta por el gobierno chino para fomentar la compra de artículos de lujo reduciendo los aranceles de importación, una medida que pretende incentivar el consumo desde la propia China y que hace menos rentable realizar este tipo de compras en los viajes al extranjero.

Pero a río revuelto, Europa sigue sin conseguir captar ese volumen de ciudadanos chinos que por efecto de la desaceleración de la economía china, y de la caída de Estados Unidos de entre los posibles destinos, han elegido otros países para este período de vacaciones. El Año del Turismo China-UE 2018 ha resultado ser una gran iniciativa para impulsar la llegada de un número mayor de visitantes chinos hacia Europa, pero todavía queda por reformar la cuestión de los visados, con lo que se conseguiría incrementar el turismo chino entre un 7%-18% entre 2018-2023, según un informe de la European Travel Commission (ETC). Entre los países europeos, España ya ha comenzado a dar los primeros pasos para abordar una medida muy necesaria para facilitar la llegada del turista chino que representa el mercado de turismo con mayor nivel de gasto. La iniciativa abordaría mejorar la agilidad de los visados a turistas chinos y la apertura de una nueva línea aérea desde Madrid a alguna ciudad china. Una medida muy demandada desde hace tiempo, ¡bienvenida sea!

THE ASIAN DOOR: El Año Nuevo chino, la celebración más digital. Águeda Parra

En China, la revolución digital es ya una realidad que alcanza muchos ámbitos de actividad, y sorprende la facilidad con la que las generaciones más mayores están adaptando los usos de Internet. Las nuevas tecnologías trascienden los grandes núcleos de población y cada vez están más presentes en las ciudades de segundo y tercer nivel del interior del país, ayudando a disminuir la brecha digital. Con ello, los mayores están incorporando los usos y costumbres de Internet a su entorno, a la vez que los nativos digitales son los líderes de nuevas costumbres y usos que se propagan a través de las diferentes plataformas de e-commerce y redes sociales del país.

El uso del móvil en China está en expansión como elemento para acceder a las redes sociales, realizar compras en las plataformas de e-commerce y contratar servicios financieros, entre muchas otras utilidades. Mientras tanto, disminuye el número de usuarios que se conecta a Internet utilizando ordenadores personales, portátiles e incluso tabletas. En 2017, China alcanzaba una cifra récord de usuarios de Internet que ascendía a 772 millones de personas, de los cuales 753 millones se conectaron a través del dispositivo móvil, según fuentes oficiales.

El potencial que tiene el móvil en China está siendo ampliamente utilizado por las plataformas de redes sociales y medios electrónicos como herramienta de marketing digital, ya que el 95% de los dispositivos móviles tienen conexión a Internet. A diferencia de lo que sucede en los procesos de digitalización en el resto de sociedades avanzadas, en China las generaciones más mayores están adoptando ritmos similares de interacción con la tecnología más propios de los hábitos entre los jóvenes de todo el mundo.

La celebración del Año Nuevo Chino también se ha adaptado a esta revolución digital, que este año se ha celebrado el 16 de febrero. Durante los días previos a la mayor migración anual del mundo de personas se han vendido más de 23,45 millones de billetes de tren a través de la página Web de China Railway Corporation, y en un solo día se superó la venta de más de 10,5 billetes, lo que ha supuesto alcanzar los 5.930 millones de clics por hora. No todas las Web del mundo están preparadas para ese nivel de interacción, lo que demuestra la implicación a todos los niveles, gubernamentales y empresariales, de hacer evolucionar la revolución digital a límites que todavía no se han alcanzado en las economías occidentales en toda la historia.

Pero la innovación más disruptiva en el Año del Perro de Tierra ha sido la versión digital de la tradición más conocida en esta época del año, los famosos sobre rojos (红包, hóng bāo). Son felicitaciones que se realizan durante la fiesta de la primavera (春节, chūnjié) y en las que los mayores reparten entre las generaciones más jóvenes dinero para desear buena fortuna y bendiciones para el nuevo año.

Durante el día de Fin de Año (除夕,chuxi), que este año se ha celebrado el pasado 15 de febrero, 688 millones de chinos han utilizado la plataforma WeChat para realizar envíos de hongbao en la modalidad digital. La cifra resulta abrumadora, más si se tiene en cuenta que es un 15% superior respecto al volumen alcanzado el año anterior.

El dinero fluye en el ecosistema digital y los hongbao pasan a formar parte del e-commerce que se realiza a través de la propia plataforma de WeChat, cerrando así el círculo del nuevo tipo de economía digital que está acelerando el desarrollo del país. En esta ocasión, las compras han estado dirigidas a cubrir necesidades diarias en grandes comercios, a la adquisición de refrescos y viajes, según datos de la propia compañía. Pero muchas otras empresas también se han beneficiado de un modelo de compras digitales cada vez más extendido en China, lo que demuestra la necesidad de estar presente en China para las grandes multinacionales del mercado de consumo. Presente, digitalmente hablando.