Entradas

THE ASIAN DOOR: El mercado chino ante el potencial del fitness. Agueda Parra

La fiebre por el fitness conquista poco a poco a los países asiáticos, una industria que lidera Estados Unidos y que ha experimentado una década de crecimiento a nivel mundial y que ha permitido alcanzar la cifra de 96.700 millones de dólares en 2019, según la Asociación Internacional de Clubes de Salud, Deportivos y de Juegos de Raqueta (IHRSA). Después de esta etapa de florecimiento, la pandemia ha impactado en el sector que no ha podido alcanzar la barrera de los 100.000 millones de dólares estimados para 2020, y que llevará varios años recuperar. No obstante, el buen comportamiento experimentado hasta el momento sitúa a China como el gran mercado a conquistar en la próxima década.

A pesar de los efectos demoledores de la pandemia en la industria, el gigante asiático no ha estado ajeno a esta tendencia mundial, convirtiendo el mundo del fitness en un mercado de gran potencial ya incluso antes de la crisis sanitaria. La región de Asia Pacífico se posiciona como el tercer mayor mercado mundial por ingresos con 16.826 millones de dólares, la mitad de lo que supone el mercado europeo, y lejos de las cifras que maneja el mercado estadounidense que es líder mundial con 35.033 millones de dólares y por sí solo consigue un volumen de ingresos que supera el valor agregado del resto del mundo, según datos de IHRSA. China, por su parte, ocupa la cuarta posición mundial con unos ingresos de 3.944 millones de dólares, el mercado mejor posicionado de todo Asia Pacífico y el que acapara todo el interés de la industria por el atractivo que despierta el mercado del fitness en China en los próximos años.

China se ha convertido en el motor del crecimiento de la industria del fitness en la región, el mayor mercado mundial por población. Aunque las instalaciones ya desplegadas en el gigante asiático representan el 43% de todas las disponibles en el mercado europeo, y la facturación todavía es diez veces menor a la que genera Estados Unidos, las perspectivas después del parón generado por la crisis sanitaria del COVID-19 son muy positivas para un mercado que representa una importante oportunidad de negocio.

Los centros de fitness están predominantemente ubicados en las grandes urbes como Beijing y Shanghai, y entre las 19 ciudades más importantes del país los 68,12 millones de abonados apenas suponen el 4,9% de la población, una penetración bastante inferior al 20% que registra Estados Unidos como líder mundial. Esta baja penetración supone un factor positivo en las expectativas de crecimiento y potencial del mercado en el gigante asiático, una tendencia que ya se apreciaba antes de la pandemia. El objetivo es recuperar la senda de crecimiento en ingresos del 68% registrada entre 2016 y 2019 y que permitió alcanzar los 4.747 millones de dólares. De hecho, una mayor conciencia en cuestión de salud y de la práctica de ejercicio físico entre la población china permite pronosticar un crecimiento anual en el mercado chino del fitness del 4,4%para los próximos cinco años, alcanzando la facturación la barrera de los 7.100 millones de dólares anuales, según IBISWorld.

En un ecosistema digital como el que vive China, la popularidad de las aplicaciones de fitness ha hecho crecer el número de adeptos al deporte en China. La tecnología está redefiniendo la industria del fitness incorporando la promoción de los Key Opinion Leaders. Los KOL expertos en deporte se han convertido en la nueva forma de relacionarse con los hábitos saludables a través de sesiones de livestreaming en las que popularizan tendencias entre los milenial y la generación Z, convirtiéndose así en los principales impulsores del crecimiento de la industria del fitness por todo el país. El objetivo es seguir influyendo entre el grupo de población en el rango de los 26 y 30 años, el mercado objetivo clave para la industria del deporte y el fitness en el gigante asiático con una penetración que alcanza el 40%.

La combinación de un mercado con gran potencial y el ecosistema digital, que permite disponer de aplicaciones integradas como mini programas en WeChat para realizar sesiones individuales y grupales, ofrecen un panorama muy alentador para el crecimiento de la industria del fitness en China. En tiempo de Olimpiadas con el deporte como el gran protagonista, el fitness y la ambición del país por convertirse en una gran potencia del fútbol mundial son dos de los nichos de mayor oportunidad de negocio en el ámbito del deporte en China. Las marcas en los sectores de la comida saludable, el equipamiento, ropa deportiva, así como las cadenas y clubes de fitness ya comienzan a mirar hacia el gigante asiático para encontrar su particular El Dorado. (Foto: Flickr, Chris McMillon)

THE ASIAN DOOR: Carpe díem del turismo digital. Águeda Parra.

Livestreaming es una tendencia que está empezando a despuntar como canal de promoción turística como forma de mostrar de manera más cercana, y con detalle, los placeres y bondades del destino. En este ámbito del turismo, aerolíneas y agencias de viajes han comenzado a utilizar esta estrategia de marketing durante la pandemia para impulsar la recuperación consiguiendo impactar en el consumidor chino con muy buenos resultados.

Creación de marca y captación de una audiencia mayor figuran entre los objetivos principales para que la industria turística haya hecho su incursión en este nuevo entorno digital, promocionándose a través del livestreaming. El resultado es bastante atractivo a tenor del volumen de ventas que pueden alcanzarse en una única sesión. Los más de 3.800 millones de dólares en una hora conseguidos por Trip.com, la agencia de viajes online más grande de China, dan muestra del potencial de esta prometedora tendencia en el ámbito del e-commerce orientado al turismo.

Si el livestream ha generado una creciente tendencia en el mercado de las ventas online promoviendo el efecto de “lo veo y lo compro ahora”, igualmente impactante será el interés que surja entre los turistas chinos por visitar un determinado país. Aportando una experiencia casi tan real como la de estar físicamente en el destino elegido, las sesiones de algo más de una hora aportan información sobre el patrimonio histórico y cultural del destino, ofreciendo además consejos de viaje que buscan animar al turista chino a considerar el país entre sus próximos destinos de vacaciones. Una forma interesante no sólo de adquirir productos online, sino también de conocer nuevos lugares y descubrir estilos de vida diferentes. De ahí la reciente alianza de JD.com con Trip.com que pone en conexión el mundo de las ventas e-commerce con la industria del turismo.

Antes de la crisis sanitaria del COVID-19 la popularidad del livestreaming había conseguido que los visualizadores de esta nueva tendencia digital alcanzaran unas ventas de e-commerce de más de 4.400 millones de dólares en 2018. Esta tendencia de incorporar el livestreaming como atractivo para incrementar las ventas online ha hecho crecer el número de personas que consumen este tipo de contenido digital, promoviendo el crecimiento de los usuarios un 10% en 2019, hasta alcanzar los 504 millones. Finalmente, la pandemia ha sido la precursora de que la nueva comunidad alcance los 560 millones de usuarios en marzo de 2020, lo que supone el 62% de los usuarios de Internet de China, según datos oficiales. Y creciendo.

El floreciente ecosistema digital de China ha promovido el paso acelerado del entorno offline a una experiencia de consumo de actividades online. Se trata de generar ventas de e-commerce de una forma mucho más animada, impulsar la industria turística, pero también se trata influir en otros sectores. Tienen cabida en esta nueva tendencia casi todo lo imaginable, desde trasmitir clases de cocina, sesiones de entrenamiento personal, hasta promover la venta de coches.

Siendo un fenómeno que ya había comenzado a popularizarse antes del COVID-19, sin duda la pandemia ha impulsado el proceso, promoviendo que se reinventen, digitalmente hablando, muchas industrias, incluso aquéllas que ya tenían una importante presencia online. Un nuevo fenómeno que promete convertirse en una de las tendencias más atractivas del ecosistema digital a nivel mundial en poco tiempo.