THE ASIAN DOOR: El Gran Salto Adelante de la IA en China. Águeda Parra

Una de las carreras tecnológicas más feroces que van a librar las economías avanzadas en los próximos años será por el liderazgo de la inteligencia artificial (IA). La frase del presidente de Rusia, Vladimir Putin, suele ser la más utilizada para explicar este fenómeno que modificará nuestras vidas en los próximos años, indicando que aquél que lidere la inteligencia artificial “dominará las reglas del mundo”.

China ya dispone de una estrategia nacional desde julio de 2018 con la publicación del documento “Plan de Desarrollo de Nueva Generación de Inteligencia Artificial” por parte del Consejo de Estado. La aspiración es situar a China como “principal centro de innovación de IA” en 2030, con una industria capaz de generar 22.000 millones de dólares en 2020, 60.000 millones en 2025 y 148.000 millones en 2030. Esto en la previsión a medio plazo, porque a corto, China ya ha conseguido acaparar el 60% de la inversión mundial en IA en 2018, englobando capital riesgo, capital privado y titanes tecnológicos, lo que podría añadir entre 0,8 y 1,4 puntos porcentuales al crecimiento anual del PIB de China, según McKinsey.

A pesar de que Estados Unidos se mantiene por delante de China en este campo, acaparando el 33% de las capacidades totales de la IA, en comparación con el 17% que representa China, Washington ha esbozado su propia estrategia nacional, denominada “American AI Initiative”, dos años después de que lo hiciera China, y además no viene acompañada de nueva inversión. De ahí que, aunque Estados Unidos todavía se posicione un paso por delante de China en IA, existen muchos otros factores que pueden determinar que la carrera por el liderazgo se resuelva a favor del gigante asiático.

Entre los factores clave destaca la inversión en investigación. Mientras la administración Trump ha recortado el presupuesto, China lo ha incrementado y ha sido el promotor de 641 patentes relacionadas con IA en 2017, comparadas con las 130 de Estados Unidos, según CB Insights. Ambas potencias figuran como cabezas de lista en la competición mundial que se libra por el dominio de la IA, según la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, con más de la mitad de las patentes presentadas a partir de 2013 desde que se acuñara el término en 1956, figurando IBM como el gran gigante tecnológico estadounidense con mayor número de patentes en IA. China, por su parte, cuenta con 17 de las 20 instituciones académicas más importantes, principalmente en el ámbito del deep-learning, que es parte de las técnicas de machine-learning que estudian los sistemas de reconocimiento de voz.

China tiene a su favor un modelo político que otorga mayor viabilidad a aquellos proyectos diseñados para sustentar el desarrollo económico del país, pero también una población de 1.300 millones de habitantes que le confiere una masa crítica de datos excepcional para avanzar en la investigación de la IA. Y otro factor a tener en cuenta es el papel que juega el ecosistema tecnológico en China, donde los ciudadanos realizan pagos por el móvil 50 veces más que en Estados Unidos, realizan 10 veces más pedidos de comida a domicilio y hacen uso de las bicicletas compartidas 300 veces más que su principal competidor, según Sinovation Ventures.

El despliegue de las denominadas “granjas de IA” también es una parte importante de la estrategia. Para la provincia de Guizhou, este nuevo tipo de empresas representa lo que supuso para las provincias del sur el despliegue de fábricas de manufactura cuando China decidió convertirse en un país exportador. El lugar ha sido elegido por sus condiciones climatológicas, al requerir menor inversión en sistemas de refrigeración, y por una mano de obra que sigue siendo barata. El trabajo resulta sencillo, etiquetar diariamente cientos de imágenes que permitan perfeccionar los algoritmos aplicados a los coches autónomos, y escuchar y transcribir cintas de audio, que sirven para un mejor procesamiento de los modelos de reconocimiento de voz. Dos ámbitos en los que China está centrando el desarrollo de la IA, aunque ya se ha utilizado como tecnología asistencial en un proceso judicial, y no descartan aplicar estos avances a los submarinos nucleares.

Sin embargo, la financiación de startups de IA es un ámbito que lidera China. Las empresas dedicadas al reconocimiento facial y al sector de los chips fueron las principales receptoras de una inversión china que durante 2017 financió el 48% del total de startups de IA mundial, superando el 38% que recibieron las de Estados Unidos. Una parte importante de esta financiación ha tenido su origen en cuatro grandes titanes tecnológicos chinos, como Baidu, Alibaba, Tencent y Huawei, que han invertido, o se han aliado, con 48, 37, 31 y 9 empresas, respectivamente, lo que representa casi el 65% de las cerca de 200 nuevas firmas chinas dedicadas a IA. En cada caso, la inversión de los titanes tecnológicos ha estado asociada a intereses de negocio comunes, siendo el foco de atención de Alibaba las empresas dedicadas a la capa de aplicación, en el caso de Tencent a la fabricación de coches, mientras Baidu y Huawei se interesaron por aquéllas especializadas en la capa de tecnología y el desarrollo de plataformas de código abierto. Pero también ha fijado su atención en las startups de IA chinas la inversión de capital riesgo, a pesar de que Estados Unidos sigue acaparando la mitad de este tipo de inversión. Empresas como Didi Chuxing, Meituan-Dianping, Nio, Guazi.com y Hellobike han sido las principales receptoras de este tipo de financiación, alcanzándose el valor récord de 40.000 millones de dólares en 2017, un 15% más respecto al año anterior.

De ahí que de este entorno de emprendimiento e innovación surja SenseTime Group Ltd. como la startup de IA más valiosa del mundo gracias a haber recaudado 600 millones de financiación de parte de Alibaba y otros inversores, consiguiendo duplicar su valor hasta los 3.000 millones de dólares en apenas unos meses. Un ejemplo del potencial de la inversión china en innovación y modernización de toda su estructura económica, que antes o después supondrá un conflicto con Estados Unidos superior al que se está viviendo con la guerra comercial.

The following two tabs change content below.

Agueda Parra Perez

Agueda Parra es Doctora en Ciencias Políticas y especialista en Relaciones Internacionales, Sinóloga e Ingeniera Técnica de Telecomunicación. Gran apasionada de Asia, del arte asiático y de la cultura china, disfruta conociendo nuevos destinos y parajes en esas latitudes que son una ventana abierta a una visión fascinante del mundo. Continúa profundizando en el aprendizaje del idioma chino y todo aquello que Asia pueda aportar.
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments