INTERREGNUM: El socio indio. Fernando Delage

La cumbre Unión Europea-India del 8 de mayo ha marcado el comienzo de una nueva etapa en la relación entre ambas potencias. India parece decidida a prestar mayor atención diplomática a Europa, mientras esta última está igualmente dispuesta a dedicar un mayor esfuerzo a estrechar sus vínculos con Delhi. La coincidencia de sus motivaciones explica este acercamiento, que tendrá que demostrarse no obstante en los hechos.

El anuncio más significativo del encuentro (virtual) de la semana pasada es el de la reactivación de las negociaciones sobre un acuerdo de libre comercio, comenzadas en 2007 pero interrumpidas desde 2013. La falta de un pacto no ha impedido, sin embargo, el rápido crecimiento de los intercambios económicos. La UE es el tercer socio comercial de India (con 63.000 millones de dólares en 2020), y el segundo destino de las exportaciones indias (representa el 14 por cien del total) tras Estados Unidos. Después de que Delhi abandonara la Asociación Económica Regional Integral (RCEP en sus siglas en inglés) con sus vecinos asiáticos el pasado año, la UE puede proporcionarle una alternativa al gobierno indio. Aun así, los tradicionales recelos indios hacia el libre comercio podrían conducir más bien a un mero acuerdo en materia de inversiones.

Aunque por razones inversas (era Pekín quien quería un acuerdo de libre comercio), es justamente lo que ocurrió entre la UE y China. Y es la perspectiva de que el acuerdo sobre inversiones firmado a finales de diciembre entre ambas partes no sea finalmente ratificado por el Parlamento Europeo, lo que a su vez amplía el interés de Bruselas  por India. Además de beneficiarse de manera directa de su ascenso económico, la UE puede continuar diversificando su apuesta estratégica por Asia más allá de China, como ya ha hecho con Japón, Corea del Sur y la ASEAN.

Una asociación más estrecha con la UE le puede también resultar útil a Delhi para el desarrollo de sus capacidades internas. De ahí que, además de la discusión sobre asuntos comerciales, se hayan firmado acuerdos relacionados con la interconectividad y la promoción conjunta de proyectos de infraestructuras—de transportes, digitales y de energía—que puedan competir con la Nueva Ruta de la Seda china. Europa completaría de este modo las iniciativas ya puestas en marcha por India con Japón—como el Corredor de Crecimiento Asia-África—, aunque no puede decirse que se hayan producido avances significativos desde su anuncio en 2017.

En último término, la verdadera relevancia de la cumbre estriba en su simbolismo: las tensiones con China han llevado a Europa y a India a verse bajo una nueva perspectiva. Para el primer ministro Narendra Modi, la UE se ha convertido en una prioridad con la que debe rehacer los mecanismos de interlocución una vez que Reino Unido ha desaparecido como principal vía de acceso tras el Brexit. Por su parte, al declarar su intención de reforzar la relación con India, Bruselas confirma su intención de hacer de este país uno de los pilares de su estrategia hacia Indo-Pacífico, cuya versión final se espera para septiembre. La dimensión geopolítica queda implícita, y coincide con la reciente sugerencia del secretario general de la OTAN de impulsar la cooperación con India en temas de seguridad internacional.

Surge, con todo, un incierto escenario ante el dramático impacto de la pandemia en India. La ayuda de la UE y sus Estados miembros a la crisis sanitaria y social en curso no se ha hecho esperar, con el envío de ayuda médica de urgencia por valor de 100 millones de euros. Pero las consecuencias para la evolución económica del país, sumado a la regresión democrática que atraviesa por la agenda hinduista del partido en el gobierno, pueden obstaculizar los planes previstos.

The following two tabs change content below.
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments