Corea del Norte en medio de la crisis del COVID-19. Nieves C. Pérez Rodríguez

Mientras la mayoría del planeta se centra en combatir el coronavirus que ya lleva más de 100.000 infectados y supera los 3.000 decesos a nivel global, surge la incógnita. ¿Y Corea del Norte? Es un país que comparte fronteras con China, país de origen del COVID-19 y con el mayor número de infectados del mundo, y Corea del Sur, el vecino que ha respondido más agresivamente a la crisis con laboratorios temporales en las calles y que ha podido hacer casi 160.000 pruebas a día de hoy.

Corea del Norte, enclavado en medio del brote de la epidemia, no ha reportado ningún caso aún, lo que es curioso, partiendo de que su principal socio es China y cuyos intercambios, tanto de mercancías como de personas, son constantes. Aunque Pyongyang fue rápido y astuto y se cerró herméticamente. La primera medida fue cerrar las fronteras, así como todos los lugares públicos de visitas masivas; cerraron los colegios por un mes, suspendieron actividades turísticas y pusieron en cuarentena a extranjeros y nacionales que habían estado en el exterior. Probablemente las medidas son sensatas frente a un brote como el que hemos visto, pero que para un régimen como el norcoreano son fáciles de ejecutar debido al nivel de control que tienen de todos los sectores de la sociedad.

“Corea del Norte no está preparada para una emergencia médica como la del COVID-19. Con un sistema de salud tan precario, que carece de inversión pública, lo hace más vulnerable a un brote de este tipo que ningún otro país del mundo”, afirma Sue Mi Terri (experta en asuntos coreanos y miembro de Centro para los estudios internacionales y estratégicos en Washington D.C.).

Mi Terri explica cómo las condiciones del país, en el que el 43% de la población, unos 11 millones de habitantes, están malnutridos, lo hacen más vulnerables a contraer infecciones y cualquier tipo de enfermedades. Como si eso no fuera suficiente, Corea del Norte es el país que invierte menos en infraestructuras sanitarias en el mundo, menos de 1 dólar por habitante por año. Asimismo sostiene que más de la mitad de los hospitales en la nación no cuentan con acceso a agua corriente, ni condiciones sanitarias mínimas y las redes eléctricas del país han decaído tremendamente, por lo que la electricidad es intermitente hasta en los hospitales.

Por su parte, los medios de comunicación estatales norcoreanos han reportado extensamente sobre el brote de COVID-19, así como han intentado educar a la población para prevenir la infección. El aparato de propaganda del régimen es muy astuto, sabe como llegarle a la población, conoce profundamente sus debilidades y sabe cuales es la situación doméstica sanitaria y el pavoroso escenario en el que se encontraría si hubiera un brote del virus allí.

Mientras tanto, Pyongyang ha aprovechado los canales diplomáticos para pedir apoyo. Así lo hizo con la Cruz Roja Internacional, Médicos sin fronteras, Organización Mundial de la Salud, y otras organizaciones de esta naturaleza.

Cruz Roja y Media Luna Roja recibieron una exención de las sanciones de Naciones Unidas, impuestas a Corea del Norte por la Resolución 1718 (2006) del Consejo de Seguridad lo que permite la provisión de apoyo vital para proteger a las personas de la propagación del COVID-19, de acuerdo con la página oficial de la Cruz Roja publicado el 24 de febrero.

El pasado 20 de febrero Radio Free Asia reportó que en un hospital de la ciudad de Chongjin, al norte del país, se había incinerado 12 cuerpos de pacientes que habían fallecido de enfermedades respiratorias. El caso llamó la atención puesto que no es costumbre en Corea del Norte cremar los cuerpos. Sin embargo, esta información no ha sido posible verificarla.

Con casos o sin casos de contagios del COVID-19 en Corea del Norte, lo que sí se puede predecir es el impacto económico que tendrá en la economía norcoreana. Con las duras sanciones impuestas tanto por Naciones Unidas como por los Estados Unidos, la importación de casi todos los productos está prohibida.  China y Rusia habían sido los aliados que les habían ayudado a burlar un poco las sanciones, pero durante el cierre total de fronteras estas prácticas no han podido llevarse a cabo, lo que dificultará más aún la adquisición de alimentos y productos de primera necesidad.

En medio de esta tremenda crisis, Kim Jon-un decidió lanzar dos misiles el pasado 2 de marzo, que de acuerdo con los análisis de expertos fueron lanzados tan sólo con 20 segundos de diferencia entre uno y otro y con un alcance de 240 km. Su destino fue el mar de Japón. Es muy significativo que el lanzamiento se ejecute a tan sólo días de que Washington y Seúl hayan cancelado sus maniobras militares anuales y después que Corea del Sur informara de más de 20 casos de contagios en sus filas militares.

La lógica de Kim nunca ha sido congruente con la lógica de Occidente. Pero el mensaje de estos misiles es muy difuso. En un momento de tal dificultad interna, regional y global, busca hacerse sentir a través del miedo que infunda en la comunidad internacional, mientras pide ayuda a las ONGs sanitarias, lo que lleva consigo levantamiento temporal de sanciones. No cabe duda de que los dictadores saben bien como usar el terror para conseguir sus objetivos.

El coronavirus en Xinjiang. Nieves C. Pérez Rodríguez

Comenzamos el tercer mes del año y el coronavirus –COVID 19- ocupa más espacios en los titulares y noticieros del mundo que hace un par de semanas. La crisis sanitaria sigue expandiéndose por todos los continentes con un número de infectados en crecimiento, aunque proporcionalmente el número de decesos sigue siendo bajo, y en su mayoría son individuos con una condición médica comprometida que les hace mucho más vulnerables frente a cualquier virus.

En China, los números oficiales muestran una caída de infectados y las autoridades insisten en tener la situación controlada. Sin embargo, el número de contagios fuera de China podrían demostrar que los datos facilitados por Beijing nunca fueron fiables. Así como se pone en cuestión el método de diagnóstico empleado.

El virus de Wuhan se ha extendido también por otras provincias chinas, entre ellas Xinjiang, la región autónoma de los uigures que de momento cuenta con 76 casos confirmados, de los cuales 62 se han recuperado, 21 casos continúan y 3 decesos, según datos del Instituto John Hopkins -que son actualizados al minuto-.

En una rueda de prensa organizada en Washington D.C. por el “Proyecto de derechos humanos de los uigures” -UHRP por sus siglas en inglés-, a la que asistió 4Asia, fueron presentados fotos y videos que evidencian el estado de desesperación de los habitantes de Xinjiang ante las excesivas medidas a las que los locales están siendo sometidos. Medidas como precinto de las puertas de las viviendas, junto con carteles en chino, kazajo y en uigur exhortando a los residentes a descansar en casa y permanecer saludables. 

Esta región fue puesta en cuarentena el 24 de enero, después de que se conocieran al menos 2 casos del COVID-19 en Ürümchi, la capital económica y política de la región de los uigures. “La cuarentena se declaró y se impuso simultáneamente, por lo que la población no tuvo tiempo a prepararse y almacenar alimentos. En medio de este aislamiento, los locales se han visto obligados a permanecer encerrados sin suministros e insumos, y sin un plan de distribución, tal y como se ha visto en otras ciudades chinas, donde se hace entrega a domicilio de medicinas y víveres”, afirma la doctora Elisa Anderson, investigadora de la UHRP.

En uno de los vídeos que presentaron se ve un hombre de unos 30 a 40 años que grita que tanto él, como su mujer y su hijo tienen hambre y mostrando una desesperación agónica se golpea contra un poste de luz. También mostraron un grupo de fotos que prueban como las puertas de las viviendas han sido precintadas.

En este evento participó la Dra. Maya Mitalipova, investigadora del Instituto para Investigación Biomédica de Boston, que cuestionó la información oficial china, basándose en la rapidez de contagio que se ha podido constatar afuera de China. Y sobre todo se mostró preocupada por los “centros de reeducación” que tiene Beijing en Xinjiang y las paupérrimas condiciones sanitarias que han descrito algunos de los internados que han podido salir al exterior.

4Asia conversó con la Dra. Mitalipova sobre cuál es su pronóstico del coronavirus en Xinjiang y esto fue los que nos dijo: “el mejor ejemplo es el del edificio en Wuhan donde se sabía de un individuo contagiado que permaneció aislado en su vivienda, y en un término de 2 semanas 700 residentes de ese edificio fueron contagiados, sólo en dos semanas. Este caso se puede trasladar a los campos de detención de Xinjiang; si una persona contagiada, como un guardia de seguridad, en tan sólo dos semanas tendríamos miles, insiste, miles de infectados. Si a la infección del COVID-19 se le suma las condiciones dentro de estos campos como ausencia de agua corriente, falta de asistencia médica apropiada, ausencia de medicamentos, mala nutrición de los detenidos y sin temor a especular un sistema inmunológico bastante débil por el mismo estrés bajo al que están sometidos allí, y la falta de descanso y sueño, todo eso es el peor caldo de cultivo para acabar con miles de casos de infección, muchos de ellos graves y sin dudas muchos fatales”.

La Dra. Mitallipova explicó que la mayor parte de estos centros están en las ciudades o pueblos del sur, debido a que en esta área se han mantenido mucho más las prácticas tradicionales uigures que en el norte. Sobre todo, en ciudades como Hotan, Kaxgar, Aksa o Turpan, lo que en su opinión obedece a un intento de acabar con el idioma y las tradiciones musulmanes históricas que ha mantenido esta minoría viva durante siglos. Desafortunadamente no se conocen datos de estos lugares en concreto y menos aún de los centros de detención, afirma.

Obviamente no se puede culpar a Beijing del virus, pero si debemos y podemos cuestionar cómo han manejado esa crisis y de manera especial denunciar que estén precintando viviendas para asegurarse de que los ciudadanos permanezcan en cuarentena, sin tener previsto un plan de distribución de alimentos, pues al final la desesperación por hambre será mayor que la sensatez a permanecer aislado frente a un virus altamente contagioso.

El Coronavirus y la erosión del liderazgo chino. Nieves C. Pérez Rodríguez

Washington.- El coronavirus se ha convertido en la crisis sanitaria más seria de los últimos años, en la que las medidas, por extremas que han sido, no han conseguido detener el número de infectados y desafortunadamente tampoco de fallecidos (a pesar de que esta última cifra es baja comparativamente con la demografía de la Provincia de Hubei, y aún más baja si se compara con la población de China).

A siete semanas de que el gobierno chino hiciera pública la emergencia, y construyeran hospitales en tiempo récord, todo indica que el manejo de la crisis no fue exitoso en las primeras horas en el epicentro del brote. Y que en las primeras semanas se cometieron errores graves de diagnósticos que han contribuido a una mayor propagación del virus.

Algunas fuentes locales sostienen que la cuarentena fue declarada tarde considerando el momento del año en que sucedió el brote, justo antes de la celebración del año nuevo chino, fiesta que moviliza más ciudadanos que ninguna otra festividad en el mundo, por lo que Beijín debió actuar con más prontitud.

Aunque, ciertamente, las declaratorias de cuarentenas siempre abren un dilema. Por un lado, pueden ser pronunciadas muy pronto, con lo cual se contiene la epidemia, pero la percepción pública podría ser negativa ante los inconvenientes y la sensación de que fue una medida exagerada. O, por el contrario, se declara tarde -como parece haber sucedido en Wuhan- por lo que los casos de contagios se multiplican rápidamente.

Otro problema es el sistema sanitario chino, que en plena crisis ha dejado ver su debilidad y precariedad. El número de personal sanitario parece no ser insuficiente para dar abasto a la crisis, así como los estándares usados no parecen estar al nivel de los estándares de occidente. Y la prueba es que a finales de la semana se incorporaron a las estadísticas un gran número de contagiados y decesos, que inicialmente no fueron contabilizados ni diagnosticados como contagiados del coronavirus. Algo que parece haber previsto la comunidad internacional, debido a las tempranas medidas extremas que se tomaron de evacuación de la zona afectada, seguido por la paralización de vuelos a muchos destinos chinos.

Lo que deriva en otro gran problema que es la falta de confianza que genera China en la comunidad Internacional. Thomas Bossert (ex asesor de seguridad nacional de Trump y de Bush) afirmó la semana en un evento sobre la crisis del coronavirus en el Atlantic Council en Washington, que “el problema en el que nos encontramos ahora es de confianza pública que a su vez circunscribe la seguridad sanitaria pública, lo que es también un asunto de Seguridad Nacional. Esto parece haberse fracturado en China y empieza a haber una tensión que no habíamos visto antes en la sociedad civil china ni en el liderazgo chino”.

Así mismo, Bossert apuntó que cuando tuvo lugar la crisis del SARS la economía china representaba tan sólo el 5% del Producto Interior Bruto mundial, y esa crisis generó el pánico de las empresas y cadenas de distribución en su momento. Por lo que fue muy irresponsable que occidente dejará en las manos de China la mayor producción de suministros y productos de uso diario después de haber tenido esa experiencia. Hoy la economía china representa el 16% de la economía mundial y las manufacturas de gran parte de esos productos sigue estando en el continente chino.

Rebecca Gustafson (portavoz de la ONG Project Hope, cuyo foco es la atención sanitaria y que opera en China hace más de veinte años) afirmó que ellos han formado personal médico en la región afectada, y ni siguiera por eso tienen acceso a cifras claras. Saben que los síntomas que presentan los pacientes pueden variar de unos a otros, por lo que no hay un patrón que sigue la enfermedad, lo que es mucho más difícil para su diagnóstico.

Gustafson afirma también que la información es confusa, la gente cree más lo que dice un vecino o un familiar que lo que se dice oficialmente. Se han borrado las plataformas de WeChat con la idea de acabar con rumores. Los precios de suministros médicos se han disparado a un 20% por encima de su valor. Y ahora hasta se está cuestionando si la transmisión pudiera ocurrir por los sistemas de conductos de aire y calefacción de viviendas de edificios enormes en los que habitan cientos de familias.

Es prematuro poder hacer cálculos del impacto del coronavirus, en cuanto al número de víctimas mortales en China, es muy poco probable que nunca lleguemos a conocer las cifras reales, si consideramos que hay varios periodistas desaparecidos que se dedicaron a subir información de hospitales, publicar fotos, y alertar de la gravedad de la situación en las redes sociales chinas. Claramente han sido neutralizados por el gobierno chino, en consonancia con sus métodos. En cuanto al impacto económico, Beijín parece estar intentando un plan de restablecimiento de los empleos para evitar más freno económico. Sin embargo, al final del primer trimestre veremos una parada importante en el crecimiento económico chino. Incluso en el sector de turismo global, The Economist calculaba que el impacto del virus será de unos 80.000 millones de dólares, debido a que la salida de viajeros chinos no se recupera hasta el próximo año.

La aparición de Xi Jinping en público la semana pasada, visitando enfermos en un hospital, demuestra que la propaganda del partido comunista chino está activa en acercar el líder al pueblo, y difuminar la negativa imagen que el manejo de ésta crisis ha dejado.

Y sin mucho temor a equivocación se puede afirmar que los casos de transmisiones no sintomáticas seguirán siendo un problema para China y por lo tanto para el mundo, hasta que Beijing finalmente ponga en marcha un plan de acción o un método de diagnostico más eficaz. Quizá siendo más abiertos y permitiendo la entrada de personal especializado internacional la situación se podría serenar.