INTERREGNUM: El mundo según Xi. Fernando Delage

Diplomático de carrera, exministro de Asuntos Exteriores y exprimer ministro de Australia, Kevin Rudd es uno de los mejores conocedores de la China de Xi Jinping, el actual presidente al que conoció cuando era vicealcalde de Xiamen a mediados de los años ochenta. En la actualidad presidente de la Asia Society en Nueva York, Rudd decidió al cumplir 60 años matricularse en el programa de doctorado de la universidad de Oxford para escribir precisamente una tesis sobre la visión del mundo de Xi, líder al que siguió tratando en distintas capacidades en las décadas siguientes.

En distintos artículos e intervenciones públicas, Rudd lleva un tiempo advirtiendo sobre el riesgo de un choque entre Estados Unidos y China y proponiendo algunas soluciones para evitarlo. A sus reflexiones ha dado forma en un libro de reciente publicación, probable anticipo de su tesis doctoral: The Avoidable War: The Dangers of a Catastrophic Conflict Between the US and Xi Jinping’s China (Public Affairs, 2022). El punto de partida para evitar una guerra, escribe Rudd, es el hacer un mayor esfuerzo por comprender el pensamiento estratégico de la otra parte. De conformidad con esa idea, la descripción de las premisas que guían la acción de los dirigentes chinos y su política hacia las distintas regiones del mundo constituye la mayor parte de su trabajo, aunque pocas novedades encontrará el especialista. Viene a ser un resumen tipo informe, muy denso y, curiosamente, sin ninguna nota al pie ni una sola referencia bibliográfica. Los datos se acumulan sin que apenas aparezcan detalles sobre la experiencia personal de Rudd en sus intercambios con los líderes chinos.

El análisis se vuelve más concreto en el último tercio del libro, sobre todo en relación con la cuestión de Taiwán. Según Rudd, Xi es “un hombre con prisas” con respecto a este asunto, vital para la legitimidad del Partido Comunista, al creer que el enfoque de sus antecesores ha fracasado. Xi podría recurrir al uso de medios militares para recuperar la isla, un objetivo que querría conseguir mientras sea presidente, pero sólo cuando esté convencido de que el equilibrio militar en Asia oriental se ha inclinado a favor de China y cuando ésta cuente con la fortaleza suficiente para resistir las posibles sanciones internacionales. Esto significa que esas condiciones no se darían hasta finales de esta década o principios de la siguiente.

Con el fin de preservar la paz en esta década incierta e inestable, en la que China está convencida de que el viento de la Historia sopla a su favor y está decidida a reconfigurar el orden internacional, Rudd sugiere unas mínimas normas de interacción entre los dos gigantes. La primera de ellas consistiría en dejar claro al otro sus respectivas líneas rojas para evitar malentendidos y sorpresas. La segunda, en canalizar su rivalidad hacia el desarrollo individual de sus capacidades militares, económicas y tecnológicas más que en intentar imponerse como resultado de un conflicto, siempre impredecible en sus consecuencias.

Una estructura de estas características crearía, en tercer lugar, el espacio político necesario para que ambas partes puedan mantener una relación de cooperación en aquellas áreas (como el cambio climático, la pandemia o la estabilidad financiera global) en las que coinciden sus intereses globales y nacionales. Finalmente, para que la gestión de este marco de interacción pueda funcionar con éxito sería necesario el nombramiento de un responsable por cada parte: el asesor de seguridad nacional o el secretario de Estado en el caso de Estados Unidos, y el director de la oficina de asuntos exteriores del Comité Central del Partido Comunista o el vicepresidente de la Comisión Central Militar por parte china.

El propio Rudd reconoce que ninguna estructura de este tipo por sí sola puede prevenir un conflicto. Pero sus elementos de claridad y transparencia pueden al menos reducir el riesgo. Si la rivalidad entre China y Estados Unidos es inevitable, se trata de conceptualizar cómo pueden coexistir de manera competitiva, reforzando los mecanismos mutuos de disuasión.

The following two tabs change content below.
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments