Entradas

INTERREGNUM: Los dilemas chinos de Bruselas. Fernando Delage

Es probable que la cumbre bilateral Unión Europa – China, retrasada por la crisis del coronavirus, se celebre mediante videoconferencia la primera semana de junio.  Será el primer encuentro diplomático de alto nivel para Pekín desde el estallido de la pandemia, y se producirá justo después de la reunión anual de la Asamblea Popular Nacional china, pospuesta dos meses por las circunstancias sanitarias. En un contexto marcado por las tensiones en la relación con Estados Unidos, China tiene especial interés en reforzar los vínculos con Bruselas. Una razón añadida es la pronunciada caída de las inversiones de la República Popular en el Viejo Continente desde 2016 (en 2019 la disminución fue del 33%: 12.000 millones de euros), como consecuencia de los criterios más restrictivos impuestos por las autoridades comunitarias.

Las circunstancias no son las más propicias, sin embargo, para atender los deseos chinos. La UE se ha sumado a la petición de una investigación por parte de la OMS sobre el origen del virus, mientras que la censura por parte de un medio oficial chino a un artículo firmado por el embajador de la Unión y sus colegas europeos en Pekín, y su aceptación por el primero de ellos (se solicitó eliminar la referencia a China como lugar donde arrancó el contagio), ha provocado nuevas diferencias internas en Bruselas.  El Alto Representante, Josep Borrell, ha declarado que la Unión nunca volverá a ceder a los intentos de censura por parte de Pekín.

Estas turbulencias podrían provocar la suspensión de la primera cumbre entre China y la UE con todos los jefes de Estado y de gobierno presentes—además de los presidentes de la Comisión y del Consejo—, prevista en Leipzig en septiembre como uno de los hitos de la presidencia semestral alemana. De momento no aparece en la agenda de prioridades anunciada por Berlín. Y, de celebrarse finalmente, es probable que sea también a través de videoconferencia.

Pese a las circunstancias, ambas partes insisten en que se ha avanzado de manera notable en las negociaciones sobre un acuerdo bilateral de inversiones, sujeto a discusión desde 2013. Si el pacto se concluye antes de finales de año, como cree probable la Comisión, implicará que Pekín acepta las exigencias de reciprocidad de la Unión, lo que facilitará el acceso de las empresas europeas al mercado chino, una de las claves para salir de la depresión provocada por la pandemia. 

Durante los próximos meses, Angela Merkel continuará esforzándose por articular una posición común europea que trate a China como socio y competidor al mismo tiempo, y permita afrontar las divergencias bilaterales con Pekín desde una perspectiva de cooperación. La canciller alemana quiere distanciarse de la estrategia de confrontación norteamericana con China, en su opinión contraria a los intereses europeos. Evita asimismo declaraciones como las del presidente francés, Emmanuel Macron, sobre las “intenciones hegemónicas” chinas. Alemania supone por sí sola la mitad de los intercambios entre la República Popular y la UE, y es reacia a todo enfrentamiento geopolítico. Al final de su carrera política, el desafío que representa China para el futuro de Europa se ha convertido en uno de sus mayores quebraderos de cabeza.

INTERREGNUM: Ante la revolución digital. Fernando Delage

La redistribución de poder económico y político es la principal causa de la dinámica de rivalidad en curso entre las grandes potencias. Estas intentan defender sus intereses y maximizar su influencia mediante el desarrollo de sus capacidades defensivas y la construcción de alianzas estratégicas en el terreno militar, y mediante acuerdos de libre comercio o la imposición de sanciones en la esfera económica. Estos instrumentos tradicionales del poder estatal se están viendo desplazados, sin embargo, en el nuevo tablero de juego global. En el siglo XXI, el espacio más disputado será el ámbito digital y de la información, en el que Estados Unidos y China ya libran una intensa competición.

La cuestión de qué país dominará la tecnología 5G es probable que sea solo la primera batalla en una guerra tecnológica de mucho mayor alcance, con implicaciones para la economía y la gobernanza global, el acceso a la información e, incluso, el conflicto militar. Hasta la fecha, Estados Unidos ha optado por actuar unilateralmente, presionando a sus socios y amigos para que asuman sin más su posición y sus estándares tecnológicos. Para sus más cercanos aliados, Europa y Japón, lo que está en juego, no obstante, es el futuro de su soberanía económica e industrial.

El temor a convertirse en una “colonia digital” es tan real que la nueva Comisión Europea apenas ha tardado dos meses en dar forma a un Libro Blanco sobre inteligencia artificial y la economía de datos, hecho público el pasado 19 de febrero. Estados Unidos y China suman entre los dos la práctica totalidad de las inversiones mundiales—y el 85 por cien de las patentes—en inteligencia artificial, sólo seguidos por Reino Unido—ya fuera de la UE—e Israel. Bruselas, que prefirió durante estos años dar prioridad a la protección de datos personales, se ha visto superada por estos dos gigantes, cuyas empresas custodian más del 90 por cien de los datos europeos.

Situarse en primera línea de la próxima revolución no será fácil: ni por recursos ni por aproximación. Antes que desarrollar una tecnología propia, la tentación europea es convertirse ante todo en regulador, pero las reglas se han visto superadas por los algoritmos. Y crear una nube europea tampoco servirá para competir en todos los ámbitos. El Libro Blanco, por ejemplo, no hace referencia alguna a la aplicación de la inteligencia artificial al mundo militar, asunto sobre el que China y Estados Unidos—también Rusia—ya cuentan con sus respectivas estrategias.

La UE ha comenzado en cualquier caso a comprender las profundas implicaciones de la era digital; en particular el peso de los datos en la actividad económica del futuro. La rivalidad entre Estados Unidos y China al respecto no hace sino extender el desafío, ante el riesgo de un proceso de desglobalización que conduzca a dos ecosistemas tecnológicos separados—como lo estarían también en cuanto a sus infraestructuras y comercio—liderados, respectivamente, por Washington y Pekín. Evitar ese resultado debe ser un objetivo estratégico prioritario del Viejo Continente, como también de Japón. Ambos extremos de Eurasia cuentan así con un motivo más para acelerar su colaboración en el marco de la asociación de conectividad que acordaron el pasado otoño.

La Conferencia de Munich y el debate de fondo

La 56 edición de la Conferencia de Seguridad de Munich acogió la semana pasada a de 500 altos cargos, entre ellos 40 jefes de Estado o de Gobierno y más cien ministros de Exteriores y de Defensa en la citada ciudad alemana. Bajo el lema tácito de que el mundo es hoy más peligroso, los mandatarios analizaron la situación de los conflictos en marcha y los potencialmente emergentes que, en la práctica envuelven a prácticamente todo el planeta con distinta intensidad y distintos perfiles e intereses.

Pero más allá de Afganistán, Irán, Siria, Libia y el impacto del cambio climático en la estabilidad institucional y los retos de Defensa, la nueva guerra fría fue la protagonista en forma de la pugna entre EEUU y China por el dominio de la tecnología informática, la ausencia de un papel europeo y el debate sobre las consecuencias que para las sociedades democráticas y sus intereses nacionales tendría optar por los modelos y aplicaciones informáticas de un país China, que representa una opción autoritaria, de invasión estatal y de escasa transparencia en la gestión política.

Desde Europa, crece la tendencia a presentar la pugna como una disputa comercial entre Estados Unidos y China presentada casi de manera neutral como algo ajeno. Pero, al margen de este aspecto comercial indudable, como lo hay tras casi cada problema entre naciones, no es lo mismo un lado que otro ni lo que representa una sociedad y otra. No es lo mismo un desarrollo tecnológico hipercontrolado por un sistema autoritario que otro acogido a la tutela judicial y política de una sociedad abierta, con las imperfecciones que haya.

No se trata de la capacidad de penetración de China en la inteligencia occidental, en los sistemas estratégicos, de Defensa y de toma de decisiones, que también. Se trata más bien de reflexionar sobre qué pasaría en un escenario de conflicto, general o regional, si la tecnología está en situación de ser bloqueada, condicionada o manejada por los que tienen las libertades y los derechos individuales como la última de sus prioridades.

INTERREGNUM: Macron en Pekín, Merkel en Delhi. Fernando Delage

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, visita esta semana China por segunda vez desde su llegada al Elíseo. Con posterioridad a su viaje anterior, en 2018, la Unión Europea adoptó una posición más firme con respecto a la República Popular, calificada en un documento estratégico del pasado mes de marzo como “rival sistémico”. Macron ha sido uno de los líderes europeos que de manera más explícita ha defendido esta aproximación, convencido de que, en el contexto de enfrentamiento entre Washington y Pekín, Europa se juega en buena medida su futuro como actor internacional. La cercanía de un acuerdo entre ambos gigantes—aunque de momento en el aire por la cancelación en Chile de la cumbre de APEC—puede hacer de la UE la próxima diana de la agresividad comercial de Trump.

El problema, una vez más, es cómo la exigencia de cohesión reclamada por Bruselas es olvidada en la práctica. Aunque ésta hubiera sido la ocasión para dar un impulso a las interminables negociaciones de un acuerdo bilateral de inversiones entre la Unión y China, Macron ha viajado en nombre de los intereses franceses más que de los europeos. Una visita conjunta de Macron y de la canciller alemana, Angela Merkel—que juntos, y acompañados por el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, ya recibieron al presidente chino, Xi Jinping, en París en marzo—hubiera obligado a Pekín a prestar mayor atención a la posición europea. Por el contrario, Macron ha ido a China sólo dos meses después de haberlo hecho Merkel, acompañada—como el presidente francés—por los grandes empresarios de su país.

Resulta llamativo que Macron llegara a la República Popular 48 horas después de que Merkel terminara una visita oficial a India. La guerra comercial entre China y Estados Unidos empuja a Alemania a abrirse un mayor espacio en esta enorme economía, tercera del planeta en términos de paridad de poder adquisitivo, que representa sin embargo menos del uno por cien de sus exportaciones. Durante demasiado tiempo, la política asiática de Alemania se ha centrado en China, sin apenas dirigir su mirada al gigante indio. El conocido laberinto regulatorio del país, y el abandono por Delhi de un acuerdo de protección de inversiones en 2016, no han contribuido a atraer a los inversores alemanes. De ahí que Merkel, quien ha firmado una veintena de acuerdos de cooperación durante su visita, haya hecho hincapié en la necesidad de retomar la negociación del acuerdo de libre comercio entre India y la UE, prácticamente en suspenso desde 2013.

El problema con India es quizá que Alemania se ha enfocado demasiado en las cuestiones comerciales, a costa de la dimensión diplomática y estratégica, que no obstante incluye hoy asuntos como las inversiones en infraestructuras o la telefonía móvil de quinta generación. Ahora bien, ¿qué margen de maniobra tiene Berlín por sí solo para dar forma a una relación equilibrada entre los dos gigantes asiáticos, ambos con una compleja relación entre sí? En septiembre de 2020, Merkel será la anfitriona en Leipzig de la cumbre UE-China, que se celebrará bajo un nuevo formato: asistirán los 27 jefes de gobierno europeos. Será una oportunidad sólo útil si Alemania y Francia coinciden en apoyar una política común hacia la República Popular y si, por otra parte, esa política responde a un contexto geopolítico que también incluye a India y Japón, así como a esa incierta variable que es hoy la relación transatlántica.

La diplomacia variable de China

La actitud de China respecto al aumento de la tensión entre Irán y Estados Unidos es una demostración práctica del pragmatismo chino, sus esfuerzos por ganar protagonismo internacional y, a la vez, no caer en posturas que puedan incluirse formalmente el bloques cerrados e irreversibles.

China ha criticado que Irán esté aumentando las cantidades de uranio enriquecido hasta el punto de que darían pie a la sospecha de que el proyecto de rearme nuclear es más real y está mar cercano que lo que nunca se admitió. Al mismo tiempo, Pekín ha situado en Estados Unidos el origen de la crisis actual, como era de esperar.
China se abastece, en parte, de petróleo iraní y un conflicto que cerrara los estrechos a la salida de petróleo o aumente el bloqueo a las exportaciones iraníes sería un torpedo en la línea de flotación china. A la vez, el gigante asiático no puede ir mucho más allá defendiendo a Teherán porque quiere reducir la tensión con Estados Unidos y y no estropear los pasos, lentos pero sostenidos, de acercarse a Israel, al menos en el terreno económico. Aunque Rusia pase por ser un país cercano a China, Pekín no se siente cómodo con el reforzamiento de la influencia de Moscú en la región que la guerra de Siria y las dudas de Estados Unidos han proporcionado a Putin.
Así, Pekín, con pasos cortos, critica a Irán aunque sitúa la culpa en Estados Unidos, se ofrece para mediar entre ambas partes y mantiene la posición, lo que también es un mensaje a la Unión Europea, aparentemente paralizada ante la escalada como lo está ante el choque chino-estadounidense al respecto de los derechos tecnológicos. Toda una señal.

Amistades peligrosas

Las relaciones Unión Europea-China están marcadas en este momento por la necesidad de entenderse como socios estratégicos, pero también por las tensiones que han emergido del interés chino por invertir en infraestructuras clave europeas y por las reticencias que suscita la compañía tecnológica Huawei en ciberseguridad. Este es el aspecto más subrayado por los expertos.

La transferencia forzada de tecnología a China, los subsidios industriales que ese país mantiene o las dificultades para que reconozca la protección de indicaciones geográficas europeas son algunos de los asuntos que complican, insistes desde Bruselas.

No es fácil para la UE hacer frente al reto que supone esta situación. China tiene en sus manos parte de la deuda de países europeos y, a la vez, países europeos tienen intereses económicos importantes en el mercado chino. Hay empresas multinacionales, alguna española, por cierto, que quitan importancia al peligro tecnológico resaltando la teórica rentabilidad de los productos chinos y hacen presión a los gobiernos para que no tome decisiones drásticas.

Hoy el concepto de soberanía ha cambiado, aunque no ha sido abolido. Los intereses nacionales existen y ganan importancia con nuevos instrumentos a su servicio, pero, paralelamente, en algunos países europeos se hacen oídos sordos a esta esencial cuestión de fondo y solo resolviéndola y estableciendo doctrina al respecto pueden tomarse las grandes decisiones, establecer prioridades, elegir aliados, aunque sea solo en algunas cosas y evaluar riesgos. Eso sigue pendiente.

INTERREGNUM: China: demografía e innovación. Fernando Delage

Entre esos datos estadísticos que no suelen aparecer en los titulares de los medios de comunicación, la semana pasada se dio a conocer la cifra de nuevos nacimientos en China en 2018: 15,2 millones. Es decir, dos millones menos que el año anterior, y segundo año consecutivo, por tanto, de caída de la natalidad desde que, en 2015, se aboliera formalmente la política del hijo único. En términos porcentuales, la población china creció un 0,38 por cien, un incremento comparable al de los países de Europa occidental. Lo significativo es que se trata del crecimiento más bajo desde 1961, año en que la República Popular afrontaba la pérdida de hasta 40 millones de personas como consecuencia de las hambrunas causadas por el Gran Salto Adelante maoísta.

La demografía, como vienen advirtiendo numerosos economistas desde hace años, es uno de los principales obstáculos al crecimiento sostenido de China. El tamaño de la población activa—y la ventaja competitiva de unos bajos salarios—fue uno de los factores decisivos del despegue económico desde la década de los ochenta. La política del hijo único—impuesta por la presión que suponía una población de esas dimensiones sobre un Estado con limitados recursos—ha tenido, sin embargo, un impacto difícil de corregir. El censo de 2010 ya reveló un crecimiento anual de la población del 0,57 por cien en la primera década del siglo XXI frente al 1,07 de los años noventa, un dato muy por debajo de lo que se esperaba.

La consecuencia es que el número de chinos en edad de trabajar ha comenzado a contraerse: si entre 1990 y 2010 seis millones de trabajadores se incorporaban anualmente al mercado laboral, durante las próximas dos décadas la población activa se reducirá en unos 6,7 millones de trabajadores cada año. De 940 millones en 2012, se pasará así a 700 millones en 2050, fecha en la que uno de cada tres chinos tendrá más de 65 años. (La población total comenzará a disminuir tras alcanzar un máximo de 1.440 millones en 2029).

El envejecimiento de la población —en un país con una reducida red de seguridad social—, y la reducción de la población activa se traducirán en una disminución gradual del ahorro (y por tanto de la inversión), y empujarán al alza de manera significativa los costes salariales, afectando a la competitividad y al empuje de la economía. Es un desafío que explica la prioridad de los dirigentes chinos por promover un aumento de la productividad apoyado en la innovación y la tecnología. Lo que, a su vez, está en el origen de las actuales tensiones económicas con Estados Unidos y, en parte también, con la Unión Europea.

La aceleración del envejecimiento de una sociedad con una renta per cápita aún baja—al contrario de lo que ocurre en Japón o Corea del Sur, países que también atraviesan un complejo declive demográfico—puede complicar en gran medida las ambiciones chinas y alterar la dinámica política interna. Pero también pone de relieve—justamente cuando la Comisión Europea acaba de adoptar unas nuevas orientaciones estratégicas hacia China que el Consejo Europeo discutirá en su reunión de esta semana—, que la competencia internacional no es tan sólo geopolítica o comercial. La variable demográfica es una de las razones que explica por qué es en relación con la política industrial, y con el sector tecnológico en particular, donde se juega la pertenencia a la primera división mundial del futuro.

Estados Unidos lo tiene claro, aunque quizá no haya formulado una estrategia hacia China coherente y sostenible a largo plazo. Es ahora el turno de los líderes europeos de ser consecuentes con el mundo que se avecina. La demografía condiciona la superación por China de la trampa de los ingresos medios, pero formular una política sobre la base de un escenario de no sostenibilidad de su crecimiento a largo plazo significa desconocer la determinación de Pekín de ocupar una posición de liderazgo en la economía global del siglo XXI. (Foto: Eric Hevesy)

Bruselas descubre China

La Unión Europea recibirá el próximo 9 de abril a la delegación china para una reunión en la cumbre en Bruselas con la advertencia de que toma nota de que el país asiático es un competidor en todos los terrenos a tener en cuenta.

Como señalan los expertos, Bruselas ha comprendido con cierto retraso en relación con los Estados Unidos, el reto que supone China en el terreno económico, en el tecnológico y en el estratégico, apoyada en un poder interno total, adaptado sin filtros a sus intereses nacionales y su gobierno autoritario y con un pragmatismo sin muchos escrúpulos.

Pero ahora falta que, de ese descubrimiento estratégico se deriven decisiones políticas, lo más coordinadas posibles, para hacer frente a ese reto. Hay que recordar que en Europa hay países con intereses y perspectivas comerciales distintas en relación con China y que, a la vez, este país posee una importante cantidad de títulos de deuda de países europeos que aumentó en los años de la crisis. Para definir su política, la Unión Europea debe tener en cuenta estos elementos con los que China ha jugado, juega y jugará como elementos de presión y de división.

 El desafío chino pondrá también sobre la mesa las vulnerabilidades europeas. Los críticos al erróneo y anticuado proteccionismo de la Administración Trump tendrán que reconocer que la UE es ya proteccionista en numerosas áreas económicas en teórica defensa de sus intereses y que algunas de las peticiones de medidas contra China discurren por la vía de impulsar un nacionalismo europeo poco definido y mas populista que efectivo.

Y también quedarán al descubierto las dificultades para adaptar una barrera cohesionada frente a la tecnología china capaz de competir en precios, penetrar las redes de las sociedades abiertas como mecanismos para competir, controlar y  obtener ventajas comerciales y de seguridad estratégicas, y seguir poniendo piezas en el tablero mundial en detrimento de las sociedades de mayos bienestar.

The EU fearing a closed agreement between China and the United States

The European Union fears that China and the United States, who are about to begin to negotiate how to manage the threat of trade war between protectionist systems, will reach an agreement for the distribution of quotas that leaves European companies out. It is not that the EU is less protectionist, but that it fears to be left without its portion of cake.

“We are in favour of fair global trade based on rules, but the rules should be the same for everyone,” added the Vice President of the European Commission and Commissioner for Employment, Growth, Investment and Competitiveness, Jyrki Katainen when asked about the effect that a potential agreement between China and the US could have for the EU. It was a month ago, after the first meeting held between the EU and China since Xi Jinping and Donald Trump greed to a truce of 90 days.

The EU can play an important role if it considers that China needs it as a counterweight to the United States and plays with its economic power which, although in crisis, is not as unimportant as it is sometimes said.

But Europe has a vulnerability. It still lacks a foreign policy agreed upon among its members, it continues without gaining political prominence, much less military, and continues to put at the same level, (Trump aside) its criticism to the United States and China. Although we must remember that the position of the European Commission and the concrete opinion of the countries that set the course of the Union, France and Germany are different things.

But the fact of an absence of common criteria (because the absence of an agreed strategy stems from a lack of unity of criteria, since, in the end, there is no identification of national interests) makes European protagonism more difficult; and the initiatives of France, Germany and others (Spain among them) to achieve investments and business areas reveal the weakness of the community project.

So, it is probably time to stop regretting the lack of such unitary strategy and to try to locate and assume the lowest common denominator among the national interests of the Member States to take some measures that should be more oriented towards free trade than towards raising protectionist barriers of the European market. It is not easy, but that is the challenge. (Traducción: Isabel Gacho Carmona)

INTERREGNUM: Abe en Madrid y Bruselas. Fernando Delage

La semana pasada visitó Madrid el primer ministro japonés, Shinzo Abe. Lo breve de su estancia no resta significación al hecho de que España fuera el primer destino de su gira europea, motivada por la cumbre Europa-Asia en Bruselas. Es muy poco frecuente que un jefe de gobierno japonés visite oficialmente España. Pero se conmemora este año el 150 aniversario de la firma del tratado de Amistad, Comercio y Navegación que supuso el establecimiento de relaciones diplomáticas entre ambos países. Al mismo tiempo, había que dar continuidad a la “asociación para la Paz, el Crecimiento y la Innovación” que—con una vigencia de cinco años—fue acordada por los dos gobiernos con ocasión de la visita de Rajoy a Tokio en 2013.

Aquel documento proporcionó un contenido de alto nivel a la relación bilateral, ampliando la agenda a la discusión de distintos problemas internacionales, e identificando diversas áreas de cooperación conjunta, de la promoción del comercio y las inversiones al turismo, de los intercambios educativos a las energías renovables, o de la robótica a la nanomedicina. Ejemplos concretos de esa colaboración serían los acuerdos firmados el pasado año durante la visita a Japón del Rey Felipe VI. La renovación de la asociación España-Japón representa por ello un importante reconocimiento por parte del gobierno japonés de la creciente proyección internacional de España, y es una muestra de su interés por nuestras prácticas y experiencias en determinadas políticas públicas.

Fue la incorporación de España a la Comunidad Europea en 1986 lo que transformó cualitativamente la percepción japonesa de nuestro país. Y es nuestra pertenencia a la Unión Europea lo que maximiza nuestras oportunidades en la economía global, incluyendo la relación con los gigantes asiáticos. La visita de Abe tiene por tanto una relevancia que va mucho más allá de lo bilateral. La firma, el pasado año, de los acuerdos de asociación económica (EPA) y de asociación estratégica (SPA) entre Bruselas y Tokio, cuya entrada en vigor está prevista para principios de 2019, marca el comienzo de una nueva etapa entre dos actores que suman el 30 por cien del PIB y el 40 por cien del comercio global. La eliminación de aranceles y otras barreras al comercio y las inversiones facilitarán un aumento significativo de sus intercambios, del que se beneficiarán en gran medida las empresas españolas para acceder a un mercado de tan alto nivel adquisitivo como el japonés.

Su impacto sobre las perspectivas de negocio no es, sin embargo, la única de sus motivaciones. Buscar nuevos motores de crecimiento para unas sociedades que envejecen con rapidez; defender altos estándares de protección laboral, medioambiental y de los consumidores; y consolidar su posición en los mercados de altas tecnologías con un régimen exigente de protección de datos, son imperativos compartidos por Japón y los países de Europa occidental. También coinciden, en la era del Brexit y del nacionalismo económico de la administración Trump, en la necesidad de asegurar un orden multilateral basado en reglas. Este es el verdadero significado político y estratégico de la nueva relación entre la Unión—y por tanto España—y Japón; dos socios naturales que buscan ofrecer un ejemplo a terceros países en el actual contexto de incertidumbre y desorden mundial. (Foto: Michaël Ducloux, Flickr.com)