chinese boy

THE ASIAN DOOR: Hablemos de turismo chino, pero de fertilidad. Águeda Parra

Mientras la población de China envejece rápidamente, la escasez de nuevos nacimientos pone en riesgo el crecimiento económico del país. El escenario es propicio para que el gigante asiático se vea amenazado por la trampa de ingresos medios, lo que le llevaría a tener una población envejecida y, por tanto, el colapso de su crecimiento económico, antes de conseguir superar los 22.000 dólares de ingreso per cápita que establece el Fondo Monetario Internacional como ingreso medio. Según las previsiones oficiales, alrededor del 25% de la población será mayor de 60 años en 2030, un aumento del 13% desde 2010.

Si el control de la población, o más concretamente de la superpoblación, fue una de las primeras medidas adoptadas por Deng Xiaoping en 1978 para abordar el período de reformas y apertura que ha llevado al país a convertirse en segunda potencia mundial, la problemática de la población, esta vez decreciente, vuelve a convertirse en el principal reto que debe afrontar China si quiere convertirse en potencia global en 2050. Considerada como urgencia nacional, los últimos datos oficiales de 15,23 millones de nuevos nacimientos en 2018 confirman un descenso de 2 millones de niños respecto a 2017. Teniendo en cuenta que se estima que hasta el 51% de los nuevos nacimientos serán el segundo hijo de las familias, se complica aún más la situación de la población china en el corto-medio plazo, al poner de manifiesto el menor deseo de las parejas jóvenes de tener su primer hijo.

Desde que en 2016 se pusiera fin a la política del hijo único, y con la propuesta de incorporar en el Código Civil en 2020 la eliminación de cualquier referencia al número de hijos que se pueden tener, se abre la oportunidad para que las parejas chinas hagan una planificación familiar según sus deseos. Incluso para aquéllas con problemas de fertilidad. Unos 200.000 niños nacen en China por procedimientos de fecundación in vitro (FIV), un tratamiento que las parejas normalmente realizan en el extranjero buscando una mayor calidad en la atención médica y el acceso a tratamientos médicos más avanzados.

Entre los destinos más populares, Malasia se ha establecido como un referente en la región al contar con una tasa media de éxito del 65%, por encima de la media mundial que se sitúa en el 50%, la misma que tiene China. La distancia es otro factor a considerar, aunque principalmente se valora la visa de 30 días habilitada por el gobierno malayo para facilitar la estancia de los turistas que solicitan estos tratamientos. Aunque el país está destinando unos 7,4 millones de dólares para promocionarse como hub de turismo médico en la región, la percepción entre los ciudadanos chinos de que Malasia tiene un menor nivel de desarrollo hace que muchas parejas opten por Tailandia, Corea del Sur, Taiwán, Estados Unidos o Canadá como destinos preferidos para llevar a cabo este tipo de tratamientos.

Mencio, uno de los discípulos más destacados de Confucio, destacó que不孝有三,无后为大, es decir, “Hay tres cosas contrarias a la piedad filial, y no tener descendencia es la peor de ellas”. Por ello, para evitar que las familias chinas que optan por tratamientos de fertilidad recurran al turismo médico, el gobierno ha impulsado desarrollar los servicios de FIV en China, un mercado que se estima alcance los 1.500 millones de dólares en 2022, doblando la cifra de 670 millones de dólares que registró en 2016, según BIS Research. La creciente clase media en China, con mayor disponibilidad de recursos económicos, está favoreciendo el desarrollo de este tipo de turismo en busca de una mejor asistencia médica y el acceso a los tratamientos más innovadores, dedicando en estos desplazamientos unos 7.300 dólares, según Ctrip.

De este modo, se abren múltiples posibilidades para aquellas empresas extranjeras que quieran ser parte del floreciente desarrollo del mercado de salud en China, uno de los más importantes a nivel mundial con un crecimiento anual del 11%, superior al 4% que registra Estados Unidos, según la Organización Mundial de Salud. Ante la previsión de que el turismo médico alcance los 900.000 desplazamientos en 2020, respecto a los actuales 500.000, generando un gasto por viaje de unos 10.000 millones de dólares al año, las oportunidades de negocio surgen en la captación desde Europa de este tipo de turismo. No solamente se trata de que nuestras empresas hagan atractiva la opción de España como destino de turismo médico, sino que se trata también de fomentar la internacionalización hacia China de las empresas españolas más pioneras en este tipo de tratamientos.

El gasto medio asociado a este tipo de desplazamientos para tratamientos, junto a una renta creciente de las familias chinas y la eliminación de la política del hijo único son los factores que pronostican un buen desarrollo del mercado de emisión de turistas de salud chinos. Por otra parte, Beijing permite operar a clínicas de capital 100% extranjero en el país desde 2010. Una opción a la que hay que sumar la facilidad incorporada en la nueva ley de inversión extranjera, aprobada recientemente por la Asamblea Nacional Popular y cuya entrada en vigor será el próximo 1 de enero de 2020, por la que se establece para las inversiones extranjeras “un trato no menos favorable que el que se le da a los inversores locales”. Un nuevo escenario que debería fomentar el número de empresas extranjeras interesadas en realizar una internacionalización de su negocio en el mercado chino. Entre ellas, aquéllas dedicadas al mercado de la salud en general y, en particular, las que ofrecen servicios de fertilidad. (Foto: Duda Castro)

turista china

RESEÑA: El mercado de los 150 millones de turistas. Carla Flores.

Según las últimas cifras oficiales publicadas por el Ministerio de Cultura y Turismo de la República Popular de China, 149,72 millones de turistas chinos[1] (un 14,7% más que el año anterior) viajaron al extranjero durante el año 2018; una cifra, desde luego, nada despreciable.

La tendencia ascendente de los últimos años se ve respaldada por políticas gubernamentales estratégicas, que tienen como fin último el fortalecimiento y la subsiguiente consolidación del mercado turístico, tanto emisor como receptor, de China. En palabras del director de la Academia de Turismo de China, Dai Bin, durante la inauguración de la segunda sesión anual de la XIII Asamblea Popular Nacional, celebrada el pasado 5 de marzo en Pekín[2]: “Desde la Reforma Económica China, acaecida hace ya 40 años, y especialmente desde el pasado XVIII Congreso Nacional del Partido Comunista, el país no ha dejado de promocionar y mejorar el posicionamiento estratégico de la industria del turismo. Desde el ‘turismo de masas’ del año 2016, pasando por el “turismo de todas las regiones” del 2017 y el ‘turismo emisor’ del 2018, llegamos a un 2019 de ‘expansión y desarrollo de la industria turística’”. Y es que sus palabras ciertamente tienen un largo recorrido; a pesar de las impactantes cifras, solo el 10-12% de los ciudadanos chinos disponen de pasaporte.

La pregunta del millón: ¿qué posición ocupa España – líder mundial en turismo occidental – en relación a este mercado específico? La respuesta: estamos trabajando en ello. De la cifra total de turistas chinos que viajaron al extranjero el año pasado, se estima que sólo alrededor de 700.000 visitaron nuestro país. Deducimos, por tanto, que aún queda bastante por hacer, si realmente queremos recoger los frutos de este turismo de calidad; por todo ello, cada vez son más los profesionales del sector turístico que se muestran por la labor de adquirir nuevos conocimientos, con el objetivo de ofrecer un servicio más personalizado a esta nueva tipología turística.

Esta ha sido, precisamente, la motivación coyuntural que propició la creación del primer Centro de Estudios de Turismo Chino (CESTUR) en España. Esta institución, fundada y liderada por Víctor Cortizo, cuenta con un Consejo Asesor y Académico compuesto por expertos internacionales en materia de turismo chino. Su objetivo consiste en proporcionar las herramientas adecuadas para poder comprender la cultura, la historia y las tradiciones chinas, así como los hábitos de consumo de este turista, antes, durante y después del viaje. Mediante cursos de formación, asesoría, jornadas, conferencias, encuentros, etc. CESTUR pretende generar una mayor sensibilización en el sector y formar a profesionales cualificados para atraer a un mayor número de viajeros chinos.

¿150 millones? Que sean 200. (Foto: Allan Reyes)

[1] http://zwgk.mct.gov.cn/auto255/201902/t20190212_837271.html?keywords=

[2] https://www.mct.gov.cn/whzx/whyw/201903/t20190306_837556.htm

pasaporte

THE ASIAN DOOR: El carnaval del turismo durante el Año Nuevo Chino. Águeda Parra

Con la celebración del Año Nuevo Chino, que tuvo lugar el pasado 5 de febrero, comienza el primer gran carnaval de los viajes. Por algo se conoce a esta fecha como la mayor migración humana del planeta, impulsada por las visitas que realizan los ciudadanos chinos a sus ciudades natales para pasar junto a sus familiares este período festivo. A diferencia de otras épocas, cada vez es mayor el número de ciudadanos chinos que opta por gastarse el dinero del desplazamiento, más el que introducen en los hongbao como regalo a los familiares, donde según una encuesta el 41% puede llegar a gastarse hasta el sueldo neto de un mes, en viajes de placer al extranjero aprovechando que disponen de una semana de vacaciones.

Las tensiones por la guerra comercial y la desaceleración de la economía están impactando en el presupuesto disponible de los 7 millones de turistas que se espera viajen en estas fechas. La preferencia en esta ocasión serán los destinos de corta distancia, siendo los más populares Tailandia, Japón, Indonesia y Singapur, que recibirán un mayor número de visitantes, en perjuicio de otros destinos más lejanos como Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda, que registrarán una caída de las visitas, según apunta Ctrip.

La elección del destino no solamente está sujeta a la distancia, sino que durante el Año del Cerdo el poder adquisitivo por la conversión del yuan está siendo un factor adicional a tener en cuenta. La guerra comercial ha reducido significativamente el valor de la moneda china en estos últimos meses, generando un encarecimiento de determinados destinos y favoreciendo la elección de aquéllos donde se dispone de visado gratuito de entrada, lo que normalmente sucede con los países vecinos. De hecho, Estados Unidos cuenta con el visado más caro, que alcanza los 160 dólares, y a pesar de que durante años este gasto adicional del viaje no ha desanimado a los ciudadanos chinos a viajar al país, la situación de confrontación entre ambas potencias por la hegemonía mundial sí está mermando las cifras de turismo hacia Estados Unidos. Teniendo en cuenta que el gobierno chino no ha dado indicación directa para desincentivar este destino, como sí sucedió en el caso de la prohibición de viajar a Corea del Sur en 2017, el turismo chino hacia Estados Unidos se ha reducido considerablemente, registrándose apenas un 2% de incremento durante 2018 por efecto de la lucha entre ambos titanes, cuando el turismo internacional con llegada en Estados Unidos se incrementó un 5,7% en 2018 respecto al año anterior.

Esta situación de inestabilidad internacional no está suponiendo viajar menos, más bien todo lo contrario, ya que han crecido las reservas al extranjero un 30% respecto a 2018, mientras el gasto de viaje ha experimentado un incremento anual del 10%, según datos de Ctrip. Unos datos que confirman la buena salud del turismo chino hacia el extranjero en medio de la tensión que está provocando la guerra comercial con Estados Unidos. De hecho, en 2018 los ciudadanos chinos realizaron 140 millones de viajes al extranjero, registrándose un incremento del 13,5% respecto al 2017, y realizando un gasto en 2018 de 120.000 millones de dólares, superior a los 100.000 millones de dólares que se alcanzaron el año anterior, según datos de China Tourism Academy (CTA).

Sin embargo, a diferencia de 2018, la estimación en 2019 sí muestra un nivel de gasto más moderado durante los viajes, con una reducción en el importe dedicado a las compras que pasaría de los 1.186 dólares dedicados en 2016, a los 855 dólares que se estima alcance el gasto en este período vacacional, según la consultora Oliver Wyman. En esta cuestión influye la nueva regulación impuesta por el gobierno chino para fomentar la compra de artículos de lujo reduciendo los aranceles de importación, una medida que pretende incentivar el consumo desde la propia China y que hace menos rentable realizar este tipo de compras en los viajes al extranjero.

Pero a río revuelto, Europa sigue sin conseguir captar ese volumen de ciudadanos chinos que por efecto de la desaceleración de la economía china, y de la caída de Estados Unidos de entre los posibles destinos, han elegido otros países para este período de vacaciones. El Año del Turismo China-UE 2018 ha resultado ser una gran iniciativa para impulsar la llegada de un número mayor de visitantes chinos hacia Europa, pero todavía queda por reformar la cuestión de los visados, con lo que se conseguiría incrementar el turismo chino entre un 7%-18% entre 2018-2023, según un informe de la European Travel Commission (ETC). Entre los países europeos, España ya ha comenzado a dar los primeros pasos para abordar una medida muy necesaria para facilitar la llegada del turista chino que representa el mercado de turismo con mayor nivel de gasto. La iniciativa abordaría mejorar la agilidad de los visados a turistas chinos y la apertura de una nueva línea aérea desde Madrid a alguna ciudad china. Una medida muy demandada desde hace tiempo, ¡bienvenida sea!

FITUR

Evento. FITUR: Turismo Chino 2019 ¿Estamos en el buen camino? Isabel Gacho Carmona

¿Qué clase de turistas chinos vienen a España? ¿Estamos entre sus destinos favoritos? ¿Estamos haciendo todo lo posible para atraerlos? ¿Cuál es la mejor estrategia que puede seguir España para ser un destino atractivo? Estas son algunas de las cuestiones que se trataron en el taller “Fitur: Turismo Chino 2019 ¿Estamos en el buen camino?” organizado por ATEC y celebrado en el marco de Fitur el pasado 24 de enero.

Rafael Cascales, presidente de la Asociación de Turismo España China (ATEC) moderó la jornada en la que participaron diferentes representantes de la industria del turismo. Cascales presentó un estudio cualitativo sobre el turista chino en España en el que expuso el estado de la cuestión. En España seguimos a la cola europea respecto a la recepción de estos turistas “seguimos captando poco porcentaje del total, aunque se ha avanzado en la percepción de China como mercado imprescindible para la industria turística de nuestro país”. Señaló también la importancia de entender el perfil del turista “Es un turista que presenta cambios de preferencias tendiendo a una mayor sofisticación en su viaje” y que está homogeneizando su comportamiento cada vez más con el turista occidental. El presidente de ATEC también dio importancia a la necesidad de incrementar los recursos para la promoción de España en China, así como una mayor colaboración público-privada para canalizar y optimizar la estrategia de atracción del turista chino. Para Cascales, el sector público español aún no tiene como prioridad a china. Hemos tenido buena relación en los últimos 50 años, pero no se traduce en buena relación económica y turística.

Un problema básico para la atracción de los turistas en el que incidieron la mayoría de los ponentes es el tema de los visados, una cuestión que lleva en la mesa unos años. “La tramitación de un visado para un ciudadano de Pekín tarda 4 días, pero en Chengdú o Xian hasta 14” apuntaba Andrés Pereda, Director de Desarrollo Corporativo en la Cámara de Comercio de España. “Esto sin duda es un desincentivo, un cuello de botella”. Otros países, como Francia, los tramita mucho más rápido, aunque a veces de manera alegal. España actualmente cuenta con cuatro consulados en el país asiático y la gestoría BLS que agiliza los trámites, pero de momento es insuficiente.

La importancia del impulso del turismo de calidad y el shopping de lujo como punta de lanza para la atracción del turista chino fue un tema tratado durante la jornada. “Se estima que para 2025 el 50% del gasto del lujo va a ser por parte de los chinos”, señalaba Álvaro Macarro, Director Asia Pacífico Marketing Internacional & Lujo El Corte Inglés, quien considera que España ni ha puesto el foco en China ni tiene una estrategia clara de atracción como si tienen Francia o Italia. Por su parte, Jorge Esteban, Country Manager de Planet, señalaba que debemos contar con el compromiso de todos los agentes del sector para colaborar y esforzarnos de forma conjunta para captar a un perfil de visitante, cada vez más independiente, exigente y con una mayor capacidad de gasto, lo cual revierte de forma directa en el crecimiento y prosperidad de nuestra economía.

La transformación digital como una oportunidad única para atraer al turista chino y mejorar su experiencia en nuestro país fue también objeto de debate. Lorenzo Palomares, CEO de ChineSpain, una empresa que pone en contacto turistas chinos con proveedores locales a través de una aplicación, considera que no hay que hacer grandes adaptaciones para atraer al turista chino, las únicas dos barrearas que hay que solventar son la comunicación y el idioma. Para ello su empresa está integrada 100% en las plataformas digitales chinas como Baidu o Wechat, además de ofrecer sus servicios completamente traducidos. Para Palomares el problema en España con el entendimiento de la tecnología china es que no concebimos a la velocidad a la que cambian las cosas “Las empresas españolas están abriendo cuentas oficiales de wechat ahora… Cuando lo que se está usando ya son los microprograms”.

Pese a la exposición de puntos débiles y áreas de posible mejora en la atracción del turista chino, se cerraba la jornada en tono optimista y resaltando los puntos fuertes que nuestro país ofrece como destino turístico “el turista chino aprecia nuestro estilo de vida, cultura, gastronomía (…) no debemos dejar pasar esta gran oportunidad de poner en valor todo lo que España puede ofrecerles como destino preferente en Europa” apuntaba el Presidente de ATEC. Antes quienes señalan la falta de grandes monumentos en nuestro país frente a otros destinos europeos, el CEO de ChineSpain respondía “España sí que tiene su Torre Eiffel: son el Madrid y el Barça”.