Entradas

Hong Kong resists. Nieves C. Pérez Rodríguez

Traducción: Isabel Gacho Carmona

Washington.- The Hong Kong society has deep-rooted democratic principles that are proven by the struggle they have waged in recent days and their willingness to continue to fight to maintain the freedom they have enjoyed in recent years, which has allowed them to enjoy  welfare and development outside the control imposed by the Chinese Communist Party.

The United States’ relationship with Hong Kong has been preferential due to a law passed in 1992 that allowed the US government to treat Hong Kong as a different entity from mainland China regarding trade and immigration issues after it was delivered to China in 1997, which administers the territory under the principle of “one country, two systems”.

The commitment for the transfer was to maintain the legal system that Hong Kong had during the British period, so that Chinese socialism would not be imposed. In counterpart, Beijing remained in charge of foreign policy and defence of the region. Just twenty years after the transfer, and with another thirty years to go before the region will be integrated into China, Beijing accelerates its level of interference in Hong Kong and reveals its intentions.

At the height of protests in Hong Kong, the Executive Committee for China of the United States Congress on June 13th released a bill on democracy and human rights in Hong Kong.

The announcement was made with the purpose of reaffirming the commitment of the United States to democracy, human rights and the rule of law, at a moment when these freedoms and the autonomy of Hong Kong are being eroded by the interference of the Chinese government and the Communist Party, according to the press release.

The purpose of this law is to make clear that the US Congress is on the side of the Hong Kong people and their effort to preserve human rights. This law has the bicameral and bipartisan support of the congress. 4Asia had the opportunity to consult the opinion of one of the strongest proponents of this bill, the Republican Senator Marco Rubio, who told us: “As Beijing continues its attack against the autonomy of Hong Kong, the United States must support democracy and freedom of expression. The Hong Kong government should withdraw the proposed amendments to the extradition law and explore alternatives that protect the rule of law from the influence of the Chinese Communist Party. “

Domestic and international pressure have caused the Hong Kong government to postpone the debate on the law and lower the aggressive tone that was used at the beginning of the protests. As stated by Carrie Lam, the head of the government, “the priority is to restore peace and order”. She said that while claiming that the Hong Kong courts will have the last word on extraditions to China, as an attempt to soften the oppressive and arbitrary impression of the nature of the extradition law.

It is a key moment for the region, not only for Hong Kong. Taiwan and other democracies in the Pacific need the freedoms enjoyed by Hong Kong. It is in the interest and welfare of the region that China understands that the West is on the side of democracy and will react when these freedoms are in danger.

Last week, The Economist dedicated an article to a common practice in China, which is seen as strange by the rest of the world. The Chinese music services had banned a song from “Les Misérables” that was used as a hymn in the Hong Kong protests of 2014. Do you hear people sing? It is the tune that during the protests of the last days began to be heard again, just before the gases repressed the sound of the people.

The protesters recited the song to keep the enthusiasm alive. And the response of the Chinese government, in line with its common modus operandi, seeks to silence the cry of the people to maintain an independent and democratic legal system, in this case with the Extradition Law.

Xi visita Corea del Norte. Nieves C. Pérez Rodríguez

Washington.- A finales de la semana Xi Jinping visitó Corea del Norte, en medio de una de las peores crisis que atraviesa China en los años recientes. Con varios frentes abiertos, uno con Washington y una guerra comercial, que, a pesar de haber intentado manejarla con discreción está teniendo efectos negativos en su economía, con previsiones aún más perjudiciales; y el otro en Hong Kong, que se les ha complicado más de lo que previeron. Mientras los manifestantes siguen ocupando las calles, la suspensión de la ley de extradición prueba que, al menos de momento, la sociedad civil está ganándole el pulso a Beijing.

Hacía más de 14 años que un presidente chino no pisaba suelo norcoreano. Aunque entre las dos naciones hay lazos e intereses comunes, la persistencia de Pyongyang por desarrollar su carrera nuclear y las frecuentes pruebas tensaron la alianza y la cercanía comenzó a enfriarse. Hasta el punto de que China apoyó las sanciones a Corea del Norte en Naciones Unidas durante el momento en que Kim Jong-un insistía en mantenerse herméticamente aislado.

Pero la situación ha dado un vuelco. Desde que Trump ocupa la Casa Blanca el juego de poder es otro y las reglas han cambiado. Trump ha intentado lo que ningún otro líder estadounidense se hubiera atrevido tan siquiera pensar, y eso ha desequilibrado los centros de poder.

China, por su parte, ha sido acorralada en el plano económico, por sus prácticas irregulares y está padeciendo los efectos, por lo que se ha visto presionada a usar aliados históricos como Pyongyang para desviar la atención del mundo con su visita, que aprovecha en vender como parte de un proceso de negociación nuclear.

En tal sentido, la agencia china de noticias Xinhua publicaba el día de llegada de Xi a Pyongyang que “la esperanza sigue viva para resolver el estancamiento nuclear”. Queriendo poner en primer plano las discusiones del desarrollo nuclear norcoreano y darles protagonismo a estas conversaciones, intentando cambiar con esos nuevos titulares los que han ocupado las primeras páginas de los diarios en las últimas semanas.

No es nuevo que Beijing intente sacar partido a una situación de crisis. Por su parte, Corea del Norte está pasando una de las sequías más duras de su historia, de acuerdo con los medios oficiales, lo que agrava aún más la situación alimenticia en el país. Los norcoreanos saben lo que es pasar hambre, excepto Kim Jong-un que claramente está sobrealimentado. Ya en los años noventa miles de personas murieron en una terrible hambruna. Y actualmente Naciones Unidas está contemplando que un 40% de la población se enfrenta a una grave escasez de alimentos.

Para Kim Jong-un la visita de Xi Jinping es una buena noticia, pues revive su imagen de líder internacional, mientras que da esperanza a su gente de que están trabajando para mejorar la situación doméstica.

China sigue siendo el país que más asiste a Corea del Norte con todo tipo de ayuda. Los envíos de alimentos desde China superan considerablemente los envíos recibidos por ONGs. Rusia también es un donante importante para Beijing, la semana pasada anunciaba que estaba enviando cuatro mil toneladas de trigo y 4 millones de dólares, según la BBC. Seúl ha estado también enviando dinero y alimentos para tratar de contrarrestar los efectos de la crisis.

Mientras que Kim Jong-un ha hecho cuatro visitas oficiales a Beijing, Xi Jinping es la primera vez que recíprocamente le corresponde. Y lo hace en un momento en que tiene muchos líos en casa y le convenía salir y aparecer en Pyongyang en medio de la cobertura mediática casi exclusiva de los medios oficiales de ambos países, y en medio de un despliegue de caravanas, protocolos pomposos y honores a su persona que desvía la conversación hacia otro lugar.

Mientras todo ese derroche ocurre, la mitad del pueblo norcoreano es obligado a pasar hambre por los caprichos de su líder de mantenerse aislado y sancionado por no estar dispuesto a parar su carrera nuclear. Mientras, los hongkoneses mantienen su lucha al pie del cañón, dando un ejemplo al mundo de cómo se defiende un sistema democrático. (Foto: Gabriel Britto)

Hong Kong resiste. Nieves C. Pérez Rodríguez

Washington.- La sociedad hongkonesa tiene principios democráticos arraigados y lo prueba la lucha que han librado en los últimos días y su disposición a continuar dando la batalla por mantener esa libertad de la que han gozado en los últimos años, que les ha permitido saborear el bienestar y el desarrollo al margen de Beijing y las controles que impone el Partido Comunista Chino.

La relación de Estados Unidos con Hong Kong ha sido preferente debido a una ley aprobada en 1992 que permitió al gobierno estadounidense tratar a Hong Kong como una entidad diferente de la China continental en cuestiones de comercio e inmigración después de que fuera entregado a China en 1997, que administra el territorio bajo el principio de “un país, dos sistemas”.

El compromiso para el traspaso consistió en mantener el sistema legal que tuvo Hong Kong durante el periodo británico, por lo que no se impondría el socialismo chino. En contraparte, Beijing se quedaba a cargo de la política exterior y la defensa de la región. A tan sólo veinte años del traspaso, y quedando otros treinta años por delante, antes de que se integre la región en China, Beijing acelera su nivel de injerencia en Hong Kong y deja al descubierto sus intenciones.

En el momento más álgido de protestas en Hong Kong, la Comisión ejecutiva para China del Congreso de los Estados Unidos ha hecho público el pasado jueves un proyecto de ley sobre democracia y derechos humanos en Hong Kong.

El oportuno anuncio se hizo con el propósito de reafirmar el compromiso de Estados Unidos con la democracia, los derechos humanos y el Estado de derecho, en el momento en que estas libertades y la autonomía de Hong Kong están siendo erosionas por la interferencia del gobierno chino y el Partido Comunista, de acuerdo con la nota de prensa.

El propósito de esta ley es dejar claro que el Congreso estadounidense está del lado del pueblo hongkonés y su esfuerzo por preservar los derechos humanos. Esta ley cuenta con el apoyo bicameral y bipartidista del congreso. 4Asia tuvo la oportunidad de consultar la opinión a uno de los más fuertes propulsores de dicho proyecto de ley, el senador republicano Marco Rubio, quien nos dijo: “A medida que Pekín continua su ataque contra la autonomía de Hong Kong, los Estados Unidos debemos apoyar la democracia y la libertad de expresión. El gobierno de Hong Kong debería retirar las enmiendas propuestas a la ley de extradición y explorar alternativas que protejan el Estado de derecho de la influencia del Partido Comunista Chino”.

La presión doméstica e internacional han hecho que el Gobierno hongkonés posponga el debate de la ley y baje el tono agresivo que fue empleado a principios de las protestas. En palabras de Carrie Lam, la cabeza del gobierno “la prioridad es restaurar la paz y el orden”. Mientras que afirman que los tribunales hongkoneses tendrán la última palabra sobre las extradiciones a China, como un intento de suavizar la impresión opresiva y arbitraria de la naturaleza de la ley de extradición.

Es un momento clave para la región, no sólo para Hong Kong. Taiwán y otras democracias en el Pacífico necesitan de las libertades de las que goza Hong Kong. Es en el interés y bienestar de la región que China entienda que occidente está del lado de la democracia, y se hará oír cuando estas libertades estén en peligro.

La semana pasada The Economist dedicaba un artículo a un hecho habitual en China, que resulta curioso para el resto del mundo. Los servicios de música chino habían vetado una canción de “Les Misérables” que fue usada como himno en las protestas de Hong Kong del 2014. ¿Oyen a la gente cantar? Es la tonadilla que durante las protestas de los últimos días empezaba a oírse de nuevo, justo antes que los gases reprimieran el son del pueblo.

Los manifestantes recitaban la canción para mantener vivo el entusiasmo. Y la respuesta del Gobierno chino, a tono con su modus operandi, busca silenciar el grito del pueblo de mantener un sistema legal independiente y democrático, al igual que ocurre con la Ley de extradición.

El desafío de Hong Kong. Nieves C. Pérez Rodríguez

Washington.- La masiva protesta que tuvo lugar en Hong Kong el pasado domingo es la mejor demostración de civismo y deseo del pueblo hongkonés de mantener sus instituciones y libertades democráticas. Fue un grito de rechazo claro a la Ley de Extradición que Beijing quiere imponer para así poder tener más control de las personas que circulan, viven o tan siquiera pasan esporádicamente por ese territorio pseudoautónomo.

En esta misma columna se ha alertado del peligro de que esta ley sea aprobada y el peligro que supone como golpe a la autonomía del territorio en el modelo de “un país, dos sistemas”. La preocupación ha tenido eco hasta en Washington, donde testificaron un grupo de expertos hongkoneses ante el Congreso para aclarar las preguntas de los legisladores.

Además, el 23 de mayo la Comisión ejecutiva para China del Congreso de los Estados Unidos, que valga decir es bipartidista y cuenta con representantes de ambas cámaras, envió una misiva a Carrie Lam, la cabeza ejecutiva de Hong Kong, en el que expresaba su preocupación con las implicaciones y alcances de la propuesta de la ley de extradición, y en la que se le exhortaba a mantener la reputación de Hong Kong como un centro de comercio regido por el estado de derecho, por lo que solicitaban se considerara retirar el proyecto de ley de extradición. La carta fue explícita en lo importante que es para los Estados Unidos su relación con Hong Kong y cómo esta relación se ha hecho más estrecha y cercana en los últimos veinte años.

Mak Yin Ting, veterana periodista hongkonesa, con una trayectoria que supera las tres décadas, que además fue presidente de la Asociación de periodistas de Hong Kong durante 9 años y una luchadora de la libertad de prensa, dijo a 4Asia que, a pesar de la gran participación de la marcha del 9 de junio, el Gobierno se niega a hacer cambiar significativos y de hecho insiste en presentar el proyecto de ley el 12 de junio. Todo en pro de acabar con la creciente oposición, lo que significa que se votará la ley el día 20 de junio.

“La protesta del pasado 12 de junio es la mayor protesta desde la entrega de Hong Kong, por lo que fue realmente impresionante”, afirma Mak. Superó en número a la concentración del 2003, cuando más de medio millón de personas fueron a las calles para oponerse a la promulgación del proyecto de ley de Seguridad Nacional, que se consideró una violación de diferentes Derechos Humanos. En este caso es aún más significativo, pues se ha conseguido reunir todas esas personas por una única causa: la eliminación de una única ley, la Ley de Extradición.

“Lamentablemente, el Gobierno hongkonés desaprueba los gritos de un millón de ciudadanos e insiste en presentar el proyecto de ley a tiempo, es decir, el 12 de junio, con una enmienda previa prometida”, asevera Mak. Eso se traduce en aumentar la extradición de un año de prisión a siete años. El proyecto de ley permite que personas en Hong Kong sean enviadas a China continental donde no se garantiza un juicio justo. Mak afirma que “la ignorancia de la exigencia de la gente de retirar el proyecto de ley pondrá a Hong Kong en desasosiego y el desprestigio del Gobierno hará que la sociedad sea ingobernable”. Explicó a 4Asia que el estatus de Hong Kong, de centro de información y centro financiero internacional, se verá afectado negativamente si se aprueba este proyecto de ley. Sin embargo, está claro que China sacrificará a Hong Kong para mantener el control que desea.

Concluye que la batalla no ha terminado, la gente de Hong Kong está organizando más protestas, incluida la campaña “Sin trabajo, sin clases”, que insta a los empleados a no ir a trabajar mientras los estudiantes no van a los colegios.

“A lo largo de mi trayectoria como periodista, agrega Mak, he podido ver como la libertad de expresión ha ido mermando en Hong Kong. Particularmente desde que Xi Jinping tomó el poder”. (Foto: Siham Benali)

Repliegue chino en Venezuela. Nieves C. Pérez Rodríguez

Washington.- China ha apostado fuertemente por América Latina. La concesión de créditos públicos ha sido extraordinaria y su presencia ha ido aumentado progresivamente en los últimos años. Comenzaron en los 90 y no han hecho más que crecer, en parte gracias al abandono de Washington de su patio trasero, aunque también debido a la proliferación de gobiernos de izquierda en la región que han preferido las relaciones con China.

Huawei es un buen ejemplo de esa penetración china. La gigantesca corporación de telecomunicaciones china y la segunda que más móviles inteligentes vende, de acuerdo con Forbes, y que tiene acuerdos con 45 operadoras mundiales, tiene presencia desde México hasta Argentina, en mayor o menor media, y ha conseguido hacerse con cuotas de mercado que no hacen más que creer.

En el caso de Venezuela sus operaciones comenzaron en el 2002, y para el 2012 tenía alianzas comerciales con todas las operadoras de telecomunicaciones existentes en el país, tanto de telefonía fija como móvil -CANTV, Movilnet, Movistar y Digitel-.

El plan de Huawei en Venezuela era ambicioso. Llegaron a contar con 3000 empleados de los que sólo quedan 5. Tuvieron oficinas comerciales que ocupaban más de 8 plantas en distintos edificios y ciudades del país. Su visión inicial era convertir a Venezuela en el Hub o el eje tecnológico de América Latina. Lo que no sorprende, pues Venezuela cuenta con una ubicación geográfica privilegiada para conectar a cualquier otro país de la región, además de que Chávez abrió la puerta a China sin restricciones, junto con la posibilidad de múltiples negocios, a cambio de inversiones y mucho efectivo para gastar.

Para Chávez y ahora para el régimen de Maduro, China era una chequera con profundos bolsillos de donde tirar. Las inversiones eran la cobertura perfecta para demostrar que estaban trabajando por el desarrollo del país y la generación de empleos. Lo cierto es que todas esas inversiones se realizaron con personal chino, están paradas, con graves problemas técnicos, y para lo que sirvieron fue para generar más corrupción y enriquecimiento del círculo cercano del régimen.  Y a pesar de que no aportaron realmente a la economía, la deuda está vigente, y Maduro está enviando petróleo para encarar el compromiso.

Huawei ha protagonizado un fuerte debate internacional debido a que representa peligro para la seguridad nacional de los países en los que opera. Con Estados Unidos a la cabeza, las democracias más sólidas del planeta se han cuestionado el uso de equipos Huawei y más preocupante aún, el permitir sus redes de transmisión de datos, por la sospecha que esos datos puedan ser usados por Beijing a su conveniencia. La semana pasada terminó en Washington con la prohibición veto de Huawei en su territorio. Lo que es otro paso adelante en la guerra comercial.

En medio de la mayor crisis que afronta el gigante asiático, Maduro anunció que invertirá en la compañía y llenará al país de antenas para que la nación sudamericana cuente con cobertura 4G. De acuerdo al observatorio de Internet NETBlocks.org, lo que buscan es crear una organización paraguas dirigida por CONATEL (Comisión Nacional de telecomunicaciones) que ha sido el verdugo de los canales de radio y televisión para erradicar la libertad de prensa en Venezuela. Curiosamente CANTV, que es la compañía de telecomunicaciones más antigua y grande de Venezuela, fue renacionalizada en 2007 por Hugo Chávez, controla contenidos y bloquea accesos a páginas webs, de acuerdo a su conveniencia. Cuando las protestas aumentan, tumban las señales de twitter para que los ciudadanos no puedan saber realmente lo que está pasando, pues los canales y radios que quedan responden a los intereses del régimen.

El anuncio del dictador Maduro puede tener dos lecturas. Por un lado, el régimen de Maduro no tiene dinero, Venezuela es un país quebrado gracias al despilfarro y la corrupción, y las sanciones que se han impuesto al régimen que ahora está dejando ver sus efectos. Un Estado fallido, con un país en ruinas en donde los ciudadanos no tienen ni alimentos para sobrevivir. Por otra parte, el momento del anuncio es oportuno para Maduro para intentar reconquistar a Beijing, después de que Huawei fuera vetada por Washington en la misma semana.

China, en su tónica habitual, ha intentado mantenerse al margen del conflicto, aunque tan sólo en el mes de mayo ha dicho en tres oportunidades que abogan por una salida pacífica de la crisis, alineando su posición con la UE.  Los intereses de China en Venezuela son profundos, y sus expectativas de cobrar sus préstamos pragmáticas. Mientras tanto, Maduro es consciente que cada día está más solo, y en un intento desesperado de coquetear con Beijing lanza esa propuesta que carece de lógica, en un país en el que el sistema eléctrico es irregular, hay apagones, y racionamientos, y para poder tener sistemas de internet funcionando, lo primero es tener electricidad.

Maduro necesita de China, pero China da señales de estar prescindiendo del tirano para garantizarse sus intereses en Venezuela. (Foto: Wilfredorrh)

Hong Kong bajo presión. Nieves C. Pérez Rodríguez

Washington.- Hong Kong, ese pequeño territorio de poco más de mil kilómetros cuadrados, es el Silicón Valley de Asía, donde se desarrolla tecnología de primera, y que hace de puente entre China y Occidente. Con una cultura asiática fuertemente influenciada por la británica, vive bajo la declaración de 1984 que se convirtió en una especie de constitución hongkonesa, en la que se establece “un país, dos sistemas”.

Un país y dos sistemas radica en que Hong Kong es parte de China, pero con su propia autonomía. Desde Beijing se definen y articulan las políticas que el partido comunista considera apropiadas y necesarias, mientras que Hong Kong tiene un sistema autónomo de Beijing, donde se garantizan los derechos humanos, tiene su propia economía, moneda y sistema político independiente, desde donde se legisla.

En los años recientes, según China ha crecido en poder económico, ha ido intentado hacerse con mayor control de Hong Kong. En 2015, cinco dueños de casas editoriales de libros desaparecieron, y uno de ellos, Lam Wingkee, pudo escapar y denunció que fue secuestrado y forzado a confesar en televisión. Posteriormente en el 2017, Xiao Jianhua -el multimillonario chino canadiense- fue secuestrado por agentes chinos en el Hotel Four Seasons de Hong Kong y no ha sido visto desde entonces; sólo se pudo saber que fue llevado a China continental.

En los últimos cinco años, Beijing ha incrementado su presión sobre los legisladores hongkoneses. Joshua Wong y Nathan Law, ambos prominentes políticos jóvenes, fueron privados de libertad por su participación en el Movimiento de los Paraguas de 2014, que es considerada la demostración democrática más larga en tierra china desde la masacre de la Plaza Tiananmen en 1989.

La estrategia de Beijing detrás de abrirles procedimientos judiciales a los legisladores, democráticamente electos, consiste en neutralizarlos a largo plazo. La razón por la que se centran en los más jóvenes es precisamente intentar erradicar el deseo de estos de militar en política, infundir miedo, y con eso asegurarse el control sin oposición de Hong Kong en unos años.

El caso de Nathan Law es llamativo por haber sido el legislador más joven electo al parlamento hongkonés, y sentenciado junto con otros cinco legisladores injustamente a salir del parlamento. Y tal y como el mismo Law dijo la semana pasada en Washington, en el testimonio que dio ante la Comisión Ejecutiva del Congreso sobre China, “esto es una respuesta del gobierno chino a la generación de los paraguas para reprimir nuestras demandas y deseos democráticos”.

En este momento, el centro de la discusión se centra en la Ley de Extradición de Hong Kong, que ha producido masivas protestas en las calles. Así como también ha despertado el temor entre los extranjeros y ejecutivos residentes en esta ciudad, pues la ley en cuestión abre la posibilidad de que cualquier individuo que se encuentra en Hong Kong pueda ser extraditada a la China continental. Si está ley fuera aprobada, según los juristas, sería el fin del status especial de Hong Kong, del “un país, dos sistemas”. Lo que en la práctica será el fin de la autonomía de dicha región.

En la sesión de la Comisión ejecutiva del Congreso de los Estados Unidos, en la que 4Asia estuvo presente, los testigos alertaban con urgencia a los miembros del Congreso sobre la gravedad de la situación, que va más allá de los ciudadanos hongkoneses, pues como ellos mismos explicaban, cualquier ejecutivo de una empresa europea, estadounidense o australiano entre muchas otras nacionalidades, podría ser extraditado a China continental, lo que automáticamente socava los principios democráticos, además de que desencadenaría el principio del fin de la economía hongkonesa.

El Partido Comunista Chino ha venido usando el sistema legal para sus fines políticos. Estos son sólo algunos ejemplos de sus prácticas habituales. En la China continental tiene mucho más controlada a la población a través de miles de cámaras instaladas por todo el país y a través de la inteligencia artificial y el reconocimiento facial, mantiene a la población absolutamente identificada y, por lo tanto, atemorizada.

Mientras, Hong Kong es el centro financiero y portuario más grande del mundo, y su población es consciente de que disfruta del gran beneficio de un sistema democrático donde las protestas libres son lo que distingue a Hong Kong de China. Y tomando las palabras de Law, el legislador que fue obligado a quedarse sin su escaño: “Una victoria al gobierno opresor de Beijing, es una victoria al autoritarismo en todas partes del mundo”. (Foto: Andri Yudatama)

Trump y su juego arancelario con China. Nieves C. Pérez Rodríguez

Washington.- Una vez más, el debate en Washington se centra en la guerra comercial entre Estados Unidos y China. Cuando parecía que había acuerdos más o menos aceptados por ambas partes, desde la cuenta de Twitter de Trump nos llegaban otras noticias. Y el viernes 3 de mayo amaneció con tarifas del 25%, y, como corresponde, los mercados sufrieron el impacto de la noticia respondiendo con volatilidad, y los ánimos se han caldeado nuevamente.

Parece que deberíamos habernos acostumbrado a que Trump cambie de opinión, o más bien a que haga uso del factor sorpresa debido a su convicción de que esa es la mejor manera de hacer negocios. Aunque eso quedó objetado en un artículo publicado por el New York Times -la semana pasada-, que sostiene que el inquilino de la Casa Blanca es un mal hombre de negocios, que su éxito ha sido la pérdida de millones de dólares de la fortuna que le dejó su padre y por ello ha podido evadir impuestos durante décadas. Seguramente esa es la razón por lo que se ha cuidado tanto de que sus declaraciones de la renta no se hicieran públicas ni durante la campaña electoral ni como presidente. Pues la razón que lo catapultó en las urnas fue precisamente su aparente éxito económico, y que esa experiencia fuera aplicada al Estado y pudiera ser copiada por los ciudadanos.

El año pasado alrededor de esta misma época estábamos analizando el impacto de las tarifas y los efectos de esa supuesta guerra comercial que tanto invoca Trump, pero en 2018 el centro estuvo en las tarifas arancelarias del aluminio, paneles solares y acero. Y, de acuerdo a los expertos, los estadounidenses ya están pagando impuestos por esos materiales en su día a día. Pero no es un desembolso obvio que tenga un impacto directo en sus presupuestos.

Un año más tarde la discusión se centra en productos elaborados en China, como teléfonos móviles, tabletas, dispositivos inteligentes o pulseras de deporte, ordenadores, televisores, juguetes, zapatillas deportivas de primera línea -como Nike-, prendas de ropa, entre muchos otros artículos que se consumen masivamente a diario. Y, de acuerdo con la CNN, si estos aranceles entran en vigor el impacto para una familia media de cuatro personas en los Estados Unidos podría representar cerca de 800 dólares más de gasto al año.

Los delegados de Beijing se despidieron con apretones de manos típicos de los representantes de Trump y se retiraron de Washington sin ningún acuerdo. 4Asia consultó la opinión de Eric Johnson, periodista especializado en intercambios comerciales, tecnología y logística, quien acumula muchos años de experiencia en el sector privado de intercambios internacionales. “La política comercial de Trump está causando estragos entre los importadores que gestionan las cadenas de suministro globales porque no pueden cambiar los centros de producción baratos. Cuando existen amenazas en imposición de tarifas, se obliga al sector a crear planes de contingencia, que incluyen transporte de carga, lugares de producción, adquisición de materias primas en esos sitios donde se produce”.

Johnson no cree que el presidente o la mayoría de los estadounidenses comprendan lo bien sintonizadas que están realmente estas cadenas de suministro en la práctica y cuán vulnerables son a los cambios, y más cuando se agregan tantos aranceles al producto final.

El experto afirma que los importadores están acostumbrado a cierto nivel de caos, ya sea una huelga en un puerto, un fenómeno natural, o la desaceleración de la demanda mundial de bienes. Pero, sostiene, la mayoría percibe estas tarifas como punitivas para ellos y sus consumidores, y, peor aún, no creen que lograrán el objetivo declarado por la Administración Trump de reconstruir la base de fabricación en los Estados Unidos.

En opinión de Jonhson, el aumento de los aranceles del viernes 3 es una señal de que las negociaciones fueron un pretexto para los aranceles, en lugar de que los aranceles sean una amenaza para obligar a China a sentarse en la mesa de negociación. Sin embargo, insiste, esto no debería absolver a China de su responsabilidad en este caos. Beijing ha actuado como una economía desarrollada durante una década, pero usando el disfraz de subdesarrollada, mientras ha subsidiado injustamente a sus propios sectores en detrimento de otros mercados.

Johnson afirma que Trump abandonó lo que habría sido un baluarte eficaz contra el desprecio de China por las prácticas de comercio justo cuando sacó a los Estados Unidos del TPP, a principios de su mandato. Desde entonces, ha alienado sistemáticamente a nuestros socios comerciales y aliados económicos.

Concluye: “Apostaría a que la mayoría de nuestros aliados están esperando los resultados de noviembre de 2020, para ver si tendrán que lidiar con Trump durante cuatro años más, o si por el contrario podrán tener una contraparte más razonable para negociar en la mesa”. (Foto: Stefan Schinning)

Japón, tradición y armonía. Nieves C. Pérez Rodriguez

Tokio.- El increíble archipiélago llamado Japón está repleto de tradiciones, como pocos lugares en el planeta. Tradiciones ancestrales que han configurado una rica cultura en donde se dedica largo tiempo a actividades ordinarias, la elaboración minuciosa de objetos, alimentos, o incluso la prestancia de sus ciudadanos, sin aparentes excesos, pero inmaculadamente cuidado.

En Japón nada es casual o circunstancial. Todo lleva una especie de protocolo previamente concebido, como el ritual del té, que se remonta a la llegada del budismo desde China en el siglo IX. Pero al que los japoneses le incorporaron sus delicadas artes y lo hicieron aún más ceremonioso, agregándole unos diminutos pastelitos exquisitamente elaborados y decorados que se sirven junto al té para balancear el amargor de la bebida. Siempre en busca de la armonía.

El ritual de la elaboración de las comidas. Los alimentos son servidos en porciones minúsculas, cortados artísticamente y colocados por separados en pequeños platitos. Por lo que se come una gran variedad de proteínas y vegetales acompañados de arroz. Se intenta aprovechar todo de los alimentos, en el caso del pescado, la piel y las espinas son molidas para poder ser consumidas, optimizando al máximo los productos, mientras se extraen todas las vitaminas y beneficios de éstos.

Así mismo sucede con el espacio. En una nación de 127 millones de habitantes y tan sólo 374.744 km2 de extensión territorial, compuestas además por islas, la optimización del espacio es crítica y los japoneses son maestros en la practicidad y aprovechamiento milimétrico sin perder la estética y el buen gusto.

La tercera economía más grande del mundo ha invertido enormes cantidades en su transporte público, que conecta el país de un extremo al otro, a través de una gran variedad de vías férreas. Japón tuvo su primera locomotora de vapor en 1872, y a partir de entonces no ha hecho más que sumar trenes a su colección.  En la década de los sesenta incorporó los trenes de alta velocidad que, a día de hoy, pasan con frecuencia de tres minutos. Son los trenes más seguros del mundo, pues no tienen registros de accidentes en su historia. Y porsi fuera poco, el margen de retraso, si lo hubiera, sería de unos 8 segundos. Lo que es otro ejemplo de la exactitud y absoluta precisión en la que se maneja la sociedad.

La limpieza y el orden son probablemente los valores más arraigados en la población. Un gran culto por la pulcritud invade las calles de las metrópolis, estaciones gigantes de trenes por las que transitan millones de viajeros diarios, con suelos blancos. Ausencia de cestos de basura en las calles. Lavabos públicos en cada esquina inmaculadamente limpios, casi surrealista. Junto con un comportamiento social profundamente civilizados, restaurantes llenos de gente en los que nadie levanta el tono de voz, para no molestar al vecino. Cubículos en las calles para los fumadores, que limitan el espacio del humo a una habitación para no incomodar al transeúnte no fumador.

La sociedad japonesa parte del respeto y la consideración al próximo, siendo estos principios los que rigen las normas de comportamiento social. Así como mostrar agradecimiento es otro valor profundamente afincado en los ciudadanos, para expresarlo acompañan las palabras con una reverencia en señal de respeto y apego a esas tradiciones que comenzamos explicando al principio del texto.

El Wabi-sabi (侘・寂) es un término filosófico que describe el concepto de la belleza de la imperfección. Los japoneses aprecian la complejidad de la vida real a través de la imperfección. Y tienen muy internalizado la estética minimalista conjugada con la naturaleza, tal y como es. Yo me permito agregar además que, aceptan la belleza de la imperfección, mientras que trabajan con riguroso cuidado para aportar perfección a esa imperfección, siempre en busca del equilibrio y la armonía.

Transición Imperial en Tokio, fin de la era Heisei. Nieves C. Pérez Rodríguez

Tokio.- La monarquía hereditaria más antigua del planeta es la japonesa. Los emperadores han sido parte fundamental del Estado y del mantenimiento de las tradiciones. Y hasta la modernización del Estado japonés a mediados del siglo XX, se le consideraba como una especie de sumo sacerdote, por ser mediador entre los hombres y la divinidad. Cuenta la leyenda que el carácter divino tiene su origen en el primer emperador, que era hijo de un dios.

En la constitución de 1947 se refunda el Imperio japonés, después de la derrota que sufrió en la Segunda Guerra Mundial, y se estableció que el ocupante del trono del Crisantemo tiene una figura más simbólica y tradicional, que mantiene y ratifica la esencia de la sociedad nipona, sin otorgar poderes o responsabilidades políticas.

El artículo 1 reza literalmente: “El emperador es el símbolo del Estado y de la unidad del pueblo, derivando su posición de la voluntad del pueblo en quien reside el poder soberano”.

El poder político reposa en la “Dieta nacional” o parlamento que es elegido por el pueblo y que a su vez elige el gabinete de gobierno, compuesto por el Primer ministro y los ministros que son ratificados simbólicamente por el Emperador.

El 30 de abril oficialmente tendrá lugar la toma de posesión del nuevo emperador, el actual príncipe Naruhito, hijo del emperador Akihito. Una sucesión de poder inusual, pues según la tradición japonesa los emperadores dejan de serlo al momento de su fallecimiento, cuando se nombre el nuevo en suceder el trono, junto con el nombre de la nueva era que comienza en la nación nipona.

La abdicación del emperador Akihito -emperador número 125 de Japón- se hizo pública en el 2016, cuando él mismo manifestó su deseo de retirarse debido a su delicado estado de salud y avanzada edad. El último emperador japonés en abdicar fue el Emperador Kokaku en 1817, hace un poco más de doscientos años.

Dado la peculiaridad de la transición se elaboró una ley minuciosamente estudiada que determinó cómo se haría, y se acordó que al emperador Akihito y su mujer la emperatriz Michiko se les concediera el título de Emperadores Eméritos mientras vivan. De esta manera La Era Heisei o lo que es lo mismo “la era de la creación de la paz” llega a su fin, después de 31 años.

 Del nuevo emperador, de 59 años, casado con una común -tal y como lo hizo su padre- se espera que mantenga la continuidad y la estabilidad que brindó su padre después de los estragos de la Segunda Guerra Mundial, por lo que la era que comienza con Naruhito es la Reiwa que significa “hermosa armonía”, lo que denota el profundo deseo japonés de mantenerse alejado de actos bélicos -tal y como lo contempla su Constitución-y seguir el camino próspero y altamente civilizado que les ha permitido llegar a ser una potencia económica.

Los cambios de era en Japón son parte de su historia. De hecho, ha habido más eras que emperadores, y eso se debe a que han cambiado eras después de tragedias naturales o sucesos traumáticos. Para la cultura es una manera de resetear su actitud social y emprender un nuevo camino renovado. Por esa razón, la decisión del nombre de la nueva sucede en estricta confidencialidad. No depende de la Casa Imperial, sino del gobierno. Se siguen tradiciones para poder tomar la decisión, se sabe que las discusiones toman meses y que se consultan expertos en literatura japonesa y china, y que el nuevo nombre busca reflejar los ideales de la sociedad nipona del momento. Además, debe ser una palabra corta que pueda ser utilizada en la papelería oficial, transacciones comerciales, en la moneda, y en los calendarios que comenzarán en este caso, el 1 de mayo en que oficialmente comienza la Era Reiwa.

Japón es una nación de profundas tradiciones y arraigos. El emperador representa una de esas tradiciones y, por lo tanto, es importante para sus ciudadanos, aunque sea básicamente un símbolo. La sociedad japonesa es increíblemente avanzada, hasta el punto de que es capaz de cambiar para avanzar. Sucedió después de la Segunda Guerra Mundial, a pesar de haber librado múltiples batallas, muchas de ellas ganadas, entendieron que era necesario renunciar a ello y persistir en la paz. La toma de posesión del nuevo emperador y su Era Reiwa dejan por sentado a priori que ese es el camino que desean seguir, el mantenimiento de la armonía y el bienestar de la sociedad, siempre de la mano de la mesura exquisita, que tan bien representa a los japoneses.

Japón, un estado de antigua data. Nieves C. Pérez Rodríguez

Con este artículo, iniciamos una serie sobre Japón en vísperas de la ceremonia de traspaso del trono del emperador Akihito al príncipe heredero Naruhito, ceremonia en la que 4Asia estará presente.

Japón -日本- que significa literalmente el país del sol naciente, es una de las naciones más pobladas de Asia, con 127 millones de habitantes y con una geografía realmente compleja. Su territorio se compone básicamente de islas. El 97 por ciento de la superficie del país lo conforman cuatro islas principales: Honshū, Hokkaidō, Kyūshū y Shikoku, y el resto, otras pequeñas 6848 islas adyacentes. Se tienen registros que las islas japonesas fueron habitadas desde la Edad de Piedra.

Cuenta la leyenda japonesa que Japón se fundó en el siglo VII a.C. por el Emperador Jinmu. Los emperadores han sido siempre una figura central en la cultura del país nipón y han ejercido como los gobernadores oficiales, aunque el poder real estuvo en manos de cortesanos, nobles o shogunes hasta la época más contemporánea. Los shogunes eran señores feudales que tenían sus propios ejércitos y sus títulos eran concedidos por el mismo Emperador quien, al otorgarlos, daba con ellos el poder de las decisiones de la nación.

En 1549 llegó a Japón a través de las rutas comerciales portuguesas el español jesuita Francisco Javier para predicar el cristianismo. Lo que con el paso de los años, despertó inquietud en el Shogunato, pues creían que eran parte de una invasión o conquista militar, por lo que decidieron cerrar las fronteras japonesas al exterior. Ese hermetismo se mantuvo más de 250 años, cuando finalmente el oficial de la Armada de Estados Unidos, Matthew Perry, a través del tratado de Kanagawa de 1854 consiguió romper el aislamiento.

Inicialmente, Perry se negó a negociar con los shogunes pues entendía que debía hacerlo con la cabeza del país, o sea el Emperador. Y después de intentarlo fallidamente comprendió que la figura del soberano estaba en una posición superior, un tanto mitificada, y que no lo lograría. El Shogunato no concebía que un extranjero y además un común se reuniera con el Emperador.  Lo que si consiguió Perry  fue que Japón abriera sus puertos al comercio con Estados Unidos a partir de ese momento.

Esa apertura a occidente incorporó cambios sociales en Japón que incomodaron a la sociedad nipona y que acabó en conflicto entre las facciones del Shogunato, desencadenado una corta rebelión civil conocida como la “guerra de Boshin”, entre 1868 a 1869, que resultó en el fin del Shogunato o corte y el retorno de todos los poderes a las manos del Emperador.

El Emperador aprovechó el momento para modernizar el Estado japonés, eliminando el sistema feudal existente hasta entonces e incorporando instituciones de corte más occidental y reformas sociales, económicas y hasta legales. Todos esos cambios impulsaron el desarrollo de Japón hacia una potencia mundial mediana de la época.

Tras el éxito de la guerra de Japón con China (1894) básicamente por controlar más territorio en el Pacífico, incluida Corea, el dominio de Asia pasó de manos chinas a japonesas por primera vez. Japón se hizo con la isla de Taiwán y el control de Corea. Y posteriormente la guerra ruso-japonesa (1904-1905), que tuvo lugar por el desacuerdo sobre quién contralaría la península coreana ya que mientras que el Imperio japonés reclamaba el control de la península, el Imperio ruso estaba en busca de un puerto que no sufriera congelamiento durante el invierno.

La victoria de Japón sobre Rusia fue un hito histórico, pues era fue la primera vez que un pueblo no caucásico ganaba a un pueblo europeo. Japón se consagró como potencia mundial en el siglo XX.

Un elemento constante en la historia japonesa desde la antigüedad hasta la primera mitad siglo XX es la existencia de emperadores, así como del componente militar. La civilización nipona ha mantenido sus costumbres y tradiciones a través de los siglos precisamente por haber sido una sociedad cerrada, a pesar de que su territorio está compuesto por islas, lo que naturalmente les obliga a salir en busca de recursos o del comercio. La lucha y las batallas se entendían como necesarias y entrenaban para estar listos cuando fuera necesario. Tal y como dice un antiguo proverbio japonés: “Ningún mar en calma hizo un experto marinero”.