Entradas

Ucrania: un test para todos

La invasión rusa de Ucrania y la incertidumbre sobre cómo y cuándo se va a alcanzar un alto el fuego marcan, directa o indirectamente la realidad internacional. La guerra ha sorprendido a Europa en su relajada confianza ante la política exterior rusa (como lo está con respecto a China), aunque la guerra ha obligado a reaccionar y a comenzar una nueva etapa con una mentalidad nueva y ahí, por más que le pese a algunos, seguirá jugando un papel fundamental Estados Unidos, también cogido por sorpresa, y obligado a confirmar su liderazgo aunque tampoco esto entusiasme a algunos en aquel país.

En todo caso, la agresión de Putin ha demostrado que la política de defensa en Europa no ha sido suficientemente disuasoria, que una vez iniciada la agresión la acción ha tenido que limitarse a confiar en la única resistencia ucraniana con apoyo europeo aunque no demasiado para evitar una reacción rusa más extensa y que debe abandonarse  la ingenuidad hacia países cuya historia demuestra que nunca han dudado en asumir cualquier acción que exijan sus intereses nacionales.

Y esto también afecta a Estados Unidos, instalada desde hace décadas en la creencia de que el frente europeo estaba suficiente estabilizado y sin riesgos a medio plazo, lo que daba una oportunidad de volcarse en el Indo Pacífico y enfrentar el crecimiento de China en expansionismo, influencia y defensa y exportación de su modelo autoritario.

Ahora, sin rebajar un milímetro su estrategia asiática, Estados Unidos va a tener que volver a darle importancia a Europa, reforzar su presencia militar y política y aprovechar el susto y la alarma europea para reforzar alianzas y, sobre todo, impulsar la arquitectura estratégica y militar que tengan más capacidad de disuasión para nuevas aventuras de agresión de una Rusia resentida, necesitada de protagonismo y desconcertada ante las evidentes debilidades demostradas por su ejército en la campaña ucraniana.

INTERREGNUM: Ucrania divide Asia. Fernando Delage

Pese a la presión de Occidente sobre distintos países para condenar a Rusia y sumarse a las sanciones contra Putin y su régimen, buena parte de Asia ha preferido mantenerse al margen. La razón fundamental, una vez más, es el contexto de rivalidad entre Estados Unidos y China.

Sólo seis naciones (Japón, Corea del Sur, Australia, Nueva Zelanda, Singapur y Taiwán) se han alineado con europeos y norteamericanos en la política de sanciones. Las cuatro primeras participaron, además, en la última reunión de ministros de Asuntos Exteriores de la OTAN; una novedad que no sólo indicaba al Kremlin la estrecha solidaridad entre las democracias occidentales y las asiáticas: mostraba asimismo a Pekín cómo se está consolidando la percepción de un desafío común por parte de Rusia y China. Eurasia asoma como un escenario geopolítico único, y China aparecerá por primera vez en el concepto estratégico de la Alianza Atlántica, tras su actualización prevista en junio.

El resto de la región ha preferido abstenerse de momento. La posición de China y de India no es ningún secreto, pero ¿qué explica el comportamiento de los demás? Para muchos, adherirse a las sanciones de Occidente no compensa los posibles beneficios del distanciamiento. Vietnam es tan dependiente como India del armamento ruso para la modernización de sus fuerzas armadas. Indonesia puede hoy adquirir petróleo ruso a un precio mucho más bajo, y—como anfitrión de la próxima cumbre del G20—ha rechazado la presión para no invitar a Putin. Pero incluso aliados norteamericanos del sureste asiático como Filipinas y Tailandia han preferido no condenar a Moscú. Tampoco en Asia meridional ha apoyado ningún Estado las sanciones.

Al margen de posibles intereses bilaterales, para la mayor parte de estos países el enfrentamiento entre Occidente y Rusia puede contribuir a exacerbar la competición entre China y Estados Unidos en el Indo-Pacífico. El temor a las posibles represalias de Rusia pero también de China en el caso de una posición activa ante el conflicto explica su “neutralidad”. No deja de ser el tradicional mecanismo de supervivencia de las pequeñas y medianas naciones frente a las grandes potencias; una actitud que sólo cambiará de extenderse la guerra. Pero quedan claros, para Occidente, los límites que encontrará en Asia en su estrategia contra Moscú.

La gran cuestión de fondo es, no obstante, si podría estar formándose una nueva política de bloques. Japón y Corea del Sur no sólo han impuesto duras sanciones a Moscú y reconsideran su dependencia energética de Rusia, sino que contemplan un reforzamiento de sus capacidades militares y de su alianza con Washington ante una nueva era de incertidumbre geopolítica. El exprimer ministro japonés, Shinzo Abe, ha sugerido incluso la posibilidad de aceptar armamento nuclear norteamericano en su territorio. Por su parte, el nuevo presidente surcoreano, Yoon Suk-yeol, ha manifestado su preferencia por una política de línea dura hacia China, sin que pueda descartarse su incorporación a un QUAD ampliado.

Mediante su dura respuesta a la agresión rusa, también Singapur ha apostado por un firme alineamiento con Estados Unidos.

China no se ha quedado cruzada de brazos durante las últimas semanas. El presidente Xi Jinping ha buscado el apoyo de los presidentes de Camboya y de Indonesia (de este último para intentar que Ucrania no esté en la agenda de la cumbre del G20), mientras que el ministro de Asuntos Exteriores, Wang Yi, ha estado en contacto directo con sus homólogos de Asuntos Exteriores de Tailandia, Filipinas, Myanmar e Indonesia. Wang viajó también a India, en la primera visita de un alto cargo chino desde el choque fronterizo de hace dos años. La resistencia de Delhi a condenar la acción rusa ha conducido a Estados Unidos a ofrecerse para diversificar sus necesidades energéticas así como de armamento, esfuerzo que China intenta contrarrestar mediante el mensaje de que las diferencias territoriales con su vecino no deberían afectar al conjunto de sus relaciones.

India es una de las principales dudas en la ecuación. El ascenso de China acercó a Delhi a Occidente, mientras que el revisionismo de Rusia está provocando el efecto opuesto; una circunstancia que si, por un lado, obliga a reconsiderar el futuro de la pertenencia india al QUAD, por otro confirma cómo las diferentes respuestas a la guerra de Ucrania tiene notables ramificaciones para la dinámica geopolítica asiática.

Kazajistán aumenta su valor

La guerra en Ucrania y las sanciones occidentales contra Rusia que han situado a este país al borde del impago de sus deudas, ha hecho aumentar el valor de Kazajistán, al margen de la crisis institucional que ha vivido en los últimos meses y la vuelta de tuerca que Moscú ha dado para garantizar su control e influencia en la república centroasiática.

Por una parte se han redoblado los esfuerzos rusos y kazajos para aumentar las redes de conducción de gas y petróleo desde su territorio a China para contrarrestar las consecuencias de las sanciones occidentales y, por otra, Rusia, necesitada de ofrecer una imagen de capacidad para hacer frente a las consecuencias de su agresión a Ucrania y de reforzar a China que Rusia sigue siendo la potencia en la región, no deja de anunciar proyectos e inversiones, como si nada pasara, que muchos expertos consideran que actualmente son imposibles para Moscú.

Tanto para Rusia como para China, la gran república centroasiática se está convirtiendo en una pieza cada vez más importante  en el tablero estratégico regional. Para Moscú es la plataforma para demostrar y gestionar que sigue siendo el gran padrino de los países que fueron parte de la Unión Soviética y gran puerta para proyectas su influencia hacia el este y para China es esencial garantizar, no solo una estabilidad consolidada que permita el desarrollo y la profundización de la Ruta de la Seda por vía terrestre sino aprovechar con tacto la actual debilidad rusa para obtener influencia propia y, en este campo, las inversiones son una arma fundamental para ua China que, de momento, sigue teniendo capital ara estas operaciones.

INTERREGNUM: Ucrania y las relaciones UE-China. Fernando Delage  

La guerra de Ucrania ha colocado a China ante una difícil situación en distintos frentes. Uno de ellos, no menor, es el de sus relaciones con la Unión Europea. La agresión rusa ha incrementado el valor estratégico del Viejo Continente, a la vez que ha impulsado su conversión en actor geopolítico. Ante la transformación europea de las últimas semanas—la de Alemania en particular—, Pekín se encuentra frente a una dinámica muy distinta de la que existía antes del 24 de febrero.

Tanto la sólida unidad occidental como las sanciones sin precedente impuestas a Moscú han sorprendido a China, obligada a valorar si está dispuesta a arriesgar su relación con la UE—principal mercado para sus exportaciones—por ayudar a Putin. Sólo los intercambios con Alemania duplican el comercio chino con Rusia. Las implicaciones económicas del conflicto van, sin embargo, mucho más allá. Por una parte, el alcance y rápida ejecución del proceso de sanciones ha hecho evidente a China (además de a Rusia, claro está) los extraordinarios instrumentos de poder económico de que disponen las democracias occidentales; unas capacidades que—de extenderse a la República Popular—condicionarían en gran medida el margen de maniobra de Pekín.

Por otro lado, convencidos de la necesidad de corregir su dependencia estratégica del exterior—comenzando por el gas ruso—, los Estados miembros de la UE han extendido su reflexión con respecto a sus vulnerabilidades en relación con China. Ucrania puede convertirse así en el factor que acelere el desarrollo de una estrategia europea de diversificación, orientada al mismo tiempo a minimizar los riesgos de coerción económica por parte de Pekín.

Como ha señalado la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, la invasión rusa de Ucrania “no es sólo un momento de definición para nuestro continente; lo es también sobre nuestra relación con el resto del mundo”. Y, en efecto, aunque las prioridades chinas sean económicas, Pekín observa también cómo Europa ha despertado de su inocencia geopolítica para dar una mayor prioridad a la cuestiones de defensa, revitalizando la OTAN de manera simultánea al fortalecimiento de las alianzas de Estados Unidos en el Indo-Pacífico; otro resultado en nada beneficioso para los intereses chinos.

Este conjunto de circunstancias obligaba a rebajar las expectativas con respecto a la cumbre UE-China celebrada  el 1 de abril, casi dos años después de la anterior. En septiembre de 2020, la prioridad de los europeos fue la de cerrar un acuerdo de inversiones que permitiera abrir en mayor grado el mercado chino. Desde entonces, una suma de hechos—entre los que cabe destacar, además de la pandemia, las represalias por la violación de derechos humanos en Xinjiang y las sanciones chinas de respuesta a parlamentarios y académicos europeos, así como la presión sobre Lituania por su posición con respecto a Taiwán—hicieron descarrilar dicho acuerdo, además de endurecer la percepción europea de la República Popular. La posición china sobre la invasión rusa de Ucrania ha sido una nueva advertencia para Europa y marcó la cumbre de la semana pasada.

Lo que está en juego en torno a la guerra es, en último término, el equilibrio de poder global. Bruselas y los Estados miembros han entendido la naturaleza de la amenaza que representa el autoritarismo revisionista para sus intereses y valores. También Pekín es consciente del dilema, pero no puede romper con Rusia al carecer de otro socio estratégico equiparable. De este modo, la irresponsabilidad de Putin no sólo transformará la manera en que la UE y China ven el mundo exterior; afectará igualmente al futuro de sus relaciones bilaterales.

Marco Rubio: “Rusia es un problema a cinco años, pero China a cien”. Nieves C. Pérez Rodríguez

Washington.- El resurgimiento de Rusia como la gran amenaza para el mundo ha cambiado no solo la estabilidad y la realidad europea, sino que ha generado un despertar en la mayoría de las naciones democráticas del planeta quienes han entendido, a través de las cruentas imágenes de Ucrania, que Putin es capaz de todo por conseguir sus objetivos, así como del riesgo que corren los sistemas democráticos y soberanos frente a los autoritarios.

Si se analizan las contundentes respuestas de los Estados Unidos, así como de la Unión Europea junto con otras grandes economías del mundo vemos un cambio de dirección. La UE, por su parte, ha respondido como un bloque indivisible y bajo el genuino temor y riesgo de tener un vecino invadido por Rusia.

Estados Unidos ha respondido con la mayor severidad liderando con sanciones económicas que no tienen precedentes y que han sido apoyadas por el resto de las grandes economías. Washington ha mantenido en los últimos veinte años una política exterior cuyo centro fue la lucha contra el terrorismo, pero en los años más recientes China se ha convertido en el dolor de cabeza y la necesidad neutralizar los abusos de Beijing en el mundo. Asimismo, el sureste asiático ha estado entre las prioridades para el mantenimiento de su seguridad nacional.

El senador por el Estado de Florida Marco Rubio le decía a Joshua Goodman periodista de AP: “Rusia es un problema agudo y es un desafío actual. Pero es un problema a cinco o 10 años. China, en cambio, es un problema de 100 años, tanto en la región como a nivel internacional”. Mientras, instaba a la Administración Biden a prestar más atención a la creciente influencia china en América Latina y el Caribe, en tanto que Rusia recuerda su poder en la región en medio de las crecientes tensiones geopolíticas sobre Ucrania.

Para descifrar las claves de un posible cambio de rumbo de la política exterior estadounidense consultamos la opinión del senador Rubio, quien es miembro del Comité de Relaciones Exteriores y de Inteligencia del Senado. Sostiene en que la invasión rusa a Ucrania ha cambiado la situación internacional y ha expuesto la vulnerabilidad de Europa frente a un tirano como Putin. ¿Van por tanto los Estados Unidos a equilibrar sus prioridades en política exterior?

“La invasión de Ucrania ha expuesto las mayores vulnerabilidades de Europa que consiste en la gran dependencia que tienen del petróleo y gas natural de Rusia, junto con que no han gastado lo suficiente en su propia defensa. Prepararse para contrarrestar la agresión de Putin resultará costoso para muchos aliados europeos, pero no es nada comparado con el costo que todos pagaríamos si el Partido Comunista Chino recurriera a medidas militares para afirmar su dominio.

La invasión de Ucrania es una dolorosa y trágica lección de la que el mundo debe aprender: la dependencia y la debilidad invitan a los regímenes hostiles a impulsar sus ridículas demandas”.

¿Va usted o su partido a introducir y/o apoyar legislación o iniciativas para intentar responder al desafío ruso?

“El 2 de marzo presenté un proyecto de ley de asignaciones suplementarias de emergencias para brindar seguridad, asistencia humanitaria y económica a Ucrania junto con los aliados de la OTAN que están ayudando a Ucrania. Es un proyecto urgente de 6.4 mil millones de dólares en fondos para el Departamento de Defensa de los Estados Unidos y el Departamento de Estado para responder a la crisis.

La desafortunada guerra de Ucrania ha generado una cosa positiva y que, después de muchos años, la mayoría de los países del mundo han cerrado filas en pro de las libertades democráticas”.

¿Ve usted y/o el partido republicano la necesidad de que Los Estados Unidos aprovechen el momento para ganar o retomar protagonismo internacional y asumir un rol más activo, como el que tuvo Washington después de la II Guerra Mundial y durante la Guerra Fría? ¿Europa vuelve a convertirse en estratégica para la seguridad nacional de los Estados Unidos?

“Nuestros aliados europeos tienen un papel esencial que desempeñar en la defensa contra el autoritarismo en el siglo XXI. Primero, asumiendo un papel de liderazgo para contrarrestar la agresión de Putin y también manteniéndose firmes contra Beijing en los años venideros. Para hacer esto deberán tomarse muy en serio la confrontación de las propuestas económicas de Beijing y condenar sus flagrantes violaciones de derechos humanos, tal y como lo hicimos en los Estados Unido cuando el presidente promulgó la ley de prevención de trabajo forzoso de los uigures por citar un ejemplo. Frente a un Partido Comunista chino cada vez más hostil, Estados Unidos debe continuar empoderando a nuestros aliados para garantizar su seguridad nacional y la seguridad del mundo.

La invasión de Ucrania ha abierto heridas que parecían haberse curado pero que claramente siguen estado presente, como fue en su momento la amenaza soviética. Sin embargo, los Estados Unidos entienden que la amenaza a los sistemas libres es mucho más global. Y que en efecto la mayor amenaza la representa China por su fuerza y poderío. Razón por la que el presidente Biden ha sido claro desde el comienzo de la crisis con Beijing y en la cumbre hace una semana entre Xi y Biden le recordó enfáticamente las duras consecuencias a que conduciría si China apoyaba a Putin en la demencial guerra”.

INTERREGNUM: Japón y Rusia: paso atrás. Fernando Delage

Siempre atento a no perder la oportunidad de hacer ruido en un momento de tensión internacional, Kim Jong-un ensayó hace unos días un nuevo misil, y advirtió que sus fuerzas nucleares “están plenamente dispuestas para afrontar y contener cualquier intento militar por parte de los imperialistas norteamericanos”. Según algunos analistas, la invasión de Ucrania—que Pyongyang ha apoyado—habría reforzado la determinación del líder norcoreano de desarrollar su arsenal nuclear. De hecho, ningún misil anterior había alcanzado la altitud del de la semana pasada (más de 6.000 kilómetros): un proyectil de alcance intercontinental, aunque cayó en la zona económica exclusiva de Japón, a menos de 200 kilómetros de la prefectura de Aomori, al norte del archipiélago.

El primer ministro, Fumio Kishida, calificó el lanzamiento como “un acto de violencia inaceptable”, y una nueva amenaza para la seguridad de Japón, de la región y de la comunidad internacional. Pero no ha sido la única sorpresa con que se ha encontrado el gobierno japonés durante los últimos días. El pasado lunes, en respuesta a las sanciones impuestas por Tokio a Rusia por la guerra de Ucrania, Moscú anunció la suspensión de las negociaciones con vistas a la firma de un tratado de paz (pendiente desde el fin de la segunda guerra mundial). En el comunicado hecho público, el ministerio ruso de Asuntos Exteriores indicó que es imposible “discutir sobre asuntos de esta importancia con un país que ha adoptado una actitud tan claramente inamistosa”. La responsabilidad, añadía, “recae únicamente sobre Japón, por su posición antirrusa”.

El gobierno japonés declaró la decisión como “completamente inaceptable”, pero naturalmente no se trata de un mero parón diplomático: supone el fracaso de la estrategia de acercamiento a Rusia mantenida durante una década. Entre 2012 y 2020, en efecto, el primer ministro Shinzo Abe trató de romper el bloqueo diplomático con Moscú mediante el establecimiento de una relación personal con Vladimir Putin—con quien se reunió en innumerables ocasiones—, y la promesa de inversiones en las despobladas provincias del Extremo Oriente ruso. Dichos esfuerzos resultaron infructuosos: en julio de 2020, Rusia modificó incluso su Constitución para prohibir toda concesión territorial (la demanda japonesa de recuperar las islas Kuriles es la cuestión en el centro del contencioso bilateral).  Pero, al mismo tiempo, Japón debe abandonar igualmente la idea de que una asociación con Moscú podría servir de elemento de contraequilibrio frente a China.

Aunque a miles de kilómetros de distancia del frente bélico, la guerra de Ucrania puede marcar así un nuevo punto de inflexión en la política rusa de Japón, confirmando una vez más la estrecha interacción entre el escenario estratégico europeo y el asiático. Japón tiene ahora que hacer frente a Rusia y China simultáneamente. Mantener sus duras sanciones contra Moscú es una exigencia por tanto para presionar también—indirectamente—a Pekín como aviso por si se le ocurriera emprender una agresión similar contra Taiwán.

Las lecciones van incluso más allá. Al igual que los líderes europeos, los dirigentes japoneses son conscientes de que su seguridad en la nueva etapa internacional que se abre pasa por reforzar sus capacidades militares y la alianza con Estados Unidos. Las relaciones Japón-Rusia serán una de las más tensas en el noreste asiático en el futuro previsible, sin que—al contrario de lo que pueda pensarse—sea un resultado favorable para China. Estados Unidos tendrá que prestar al Viejo Continente una atención con la que no contaba, pero—lejos de distraerle del Indo-Pacífico como querría China—, cuenta hoy con una firme coalición de democracias europeas y asiáticas, unidas contra el revisionismo de las potencias autoritarias. Pekín se ha equivocado en la elección de sus socios.

THE ASIAN DOOR: Geopolítica y renovables, el giro inesperado de la invasión de Ucrania. Águeda Parra

Considerada la cumbre del Cambio Climático COP26 como una de las menos ambiciosas en los últimos años, la invasión rusa de Ucrania ha dado en apenas un mes un giro inesperado sobre los objetivos mundiales de acción climática. La recuperación de la economía tras los confinamientos y las restricciones de la pandemia planteaban apenas hace cuatro meses una trayectoria de emisiones que conducían a un calentamiento de 2,4ºC al final de este siglo, considerando el escenario más desfavorable. La situación geopolítica actual plantea, sin embargo, un cambio de escenario de orden global que puede resultar beneficioso para los objetivos climáticos.

La guerra en Ucrania plantea el mayor desafío geopolítico desde la Segunda Guerra Mundial, no solamente para Europa, sino que supone una reordenación en la balanza de poder geopolítica a nivel mundial. La firme determinación de la Unión Europea de reducir su dependencia energética del gas de Rusia, que alcanza el 40%, y asciende al 60% en el caso de Alemania, supone situar el cambio de la estrategia europea sobre seguridad energética como uno de los principales game-changer en el juego de rebalanceo de fuerzas de poder que va a dejar la etapa post-guerra.

La cuenta atrás para alcanzar cero emisiones netas en 2050 comenzó para la Unión Europea en 2021. Por delante, unas tres décadas para alcanzar la descarbonización convirtiendo a las renovables en la pieza central del modelo de seguridad energética de los países europeos. El mismo tiempo que resta para que potencias energéticas como Rusia pierdan su influencia, al ser fuente de una quinta parte de las reservas de gas natural del mundo. De hecho, la reflexión sobre esta paulatina pérdida de influencia geopolítica podría haber acelerado la incursión militar sobre Ucrania.

Mientras un giro inesperado de la geopolítica global impulsa que la Unión Europea intensifique la política de fomento de las renovables, China mantiene su esquema y redobla la atención sobre las energías limpias con la publicación de un plan para desarrollar un sistema energético moderno para 2021-2025 como parte del itinerario marcado por el 14º Plan Quinquenal (2021-2025). De cumplirse los objetivos recientemente publicados, el plan estratégico definido por China podría adelantar hasta en cinco años el pico de emisiones de carbono comprometido para 2030.

El liderazgo de los gobiernos regionales marca la pauta de adecuación a los compromisos climáticos anunciados por China y, a falta de que 12 de los 34 gobiernos regionales comuniquen sus planes de desarrollo, la acción conjunta de los 22 restantes ya contempla el objetivo de agregar más de 600 gigavatios (GW) de capacidad de renovables de forma combinada entre 2021 y 2025. Una cifra que supone más del doble de la capacidad eólica y solar instalada a finales de 2020.

La ambiciosa hoja de ruta que plantea este nuevo plan supondría incrementar la generación de energía a partir de fuentes no fósiles a un 39%, desde el 33,9% registrado en 2020 y el 34,6% en 2021, según el plan energético presentado de forma conjunta por la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma, y la Administración Nacional de Energía.

La bajada de los costes de producción son parte esencial que favorece la cifra récord de generación de energía eólica y solar año tras año, mientras la inversión en investigación y desarrollo energético, que crecerá un 7% entre 2021 y 2025, según el plan, complementa el impulso por acelerar la transición hacia un mix energético donde el carbón va teniendo cada vez un menor peso.

La geopolítica provoca movimientos inesperados y, entre los múltiples efectos que tendrá la invasión de Ucrania, la aceleración de la transición hacia las renovables figura entre los cambios más significativos. La dimensión de la seguridad energética marcará en el corto y medio plazo gran parte de los cambios geopolíticos globales.

Lecciones ucranianas

La invasión rusa de Ucrania, su evolución y sus posibles consecuencias están siendo cuidadosamente observadas en las repúblicas centroasiáticas, situadas entre Rusia y China y que, desde el desmembramiento de la Unión Soviética, se han mantenido bajo influencia política y militar rusa aunque con crecientes inversiones chinas ahora orientadas a cimentar la recuperación de la Ruta de la Seda por vía terrestre.

Hasta ahora, todo indicaba que los esfuerzos chinos se admitían pero con el mensaje de que para su progreso tenían que contar con la aprobación y hasta el apoyo ruso en la región. Moscú no parece dispuesto a admitir la menor injerencia en lo que considera su zona de influencia, ni el menor desafío a los equilibrios políticos regionales como demostró en enero la actuación rusa en la crisis de Kazajistán.

Pero los acontecimientos militares en Ucrania están mostrando a esos países de influencia y tutela rusa las limitaciones militares de sus padrinos, a pesar de sus poderos medios, y cómo la agresión militar ha conducido a una sólida respuesta occidental que está situando a Rusia en una gravísima cris económica que puede acabar repercutiendo gravemente en sus territorios y eso mejora las posiciones chinas en la zona, debilita la necesidad de contar con Rusia para actuar y ofrece una oportunidad de multiplicar la influencia política y financiera de Pekín que intentará llenar el vacío que puede dejar la desastrosa aventura rusa en la Europa central.ç

Por otra parte, China tiene que moverse con cautela pues, aunque mantiene cifras de crecimiento económico, éste se ha venido frenando los últimos años. Y En ese marco no puede poner en peligro sus intereses y sus importantes negocios en Europa.

Como resaltan los expertos “la UE confía en conseguir el compromiso de Pekín para garantizar el bloqueo a Rusia. China, por su parte, necesita afianzar sus relaciones comerciales con Occidente, pues no atraviesa su mejor momento económico. Durante mucho tiempo, Pekín hizo geopolítica con su fortaleza económica, pero ahora tiene que pensar en cómo sostener su crecimiento”.

¿La nueva URSS? Ángel Enríquez de Salamanca Ortíz

La Rus de Kiev fue un imperio que alcanzo una extensión desde el mar Báltico hasta el mar Negro, pero llegó a su fin en el S-XIII. Desde entonces, la región, incluyendo la actual Ucrania, ha estado gobernada por polacos, eslavos, austriacos u otomanos, pero no fue hasta la primera mitad del S-XX cuando el territorio de Ucrania fue anexionado a la recién nacida URSS. Durante el periodo de la URSS, el presidente Nikita Jrushchov decidió que el territorio de Crimea pasara a manos ucranianas, un territorio ruso desde el S-XVIII. La perestroika o el desastre de Chernóbil aceleraron el fin de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, en 1991, dando lugar a diferentes repúblicas, entre ellas, la actual Ucrania.

Tras la independencia de Ucrania, el país quedó dividido entre los prorusos y los proucranianos, al este quedo Rusia y al oeste la Unión Europea.

En el año 2010 llegó Yanukovych al poder, una nueva etapa marcada por la corrupción y el encarcelamiento de opositores. Una época de crecimiento que permitió al país acordar su anexión a la Union Europea, un mercado único que daría un impulso a la economía de la exrepública, pero en 2013, el acuerdo llegó a su fin y Ucrania no pudo anexionarse a la UE, a pesar de los cambios electorales o constitucionales, Europa no podía permitir que un país fuera al mismo tiempo miembro de la Unión Europea y estar en una área de libre Comercio con Bielorrusia, Kazajistán y Rusia, la llamada “Unión Aduanera Euroasiática”, por lo que el acuerdo de anexión no llegó a su fin. El Kremlin no podía permitir que la exrepública, llena de gaseoductos procedentes de Oriente Medio o Rusia, estuviera en manos de Europa.

Debido a esto, multitud de personas salieron a las calles de Kiev para exigir la anexión a Europa, el Euromaidán, y el fin de Yanukovich. Las manifestaciones provocaron decenas de muertos y en enero de 2014, el presidente Yanukovich huyó del país. Las elecciones presidenciales las ganó el partido de centro-derecha, con Poroshenko a la cabeza, pero poco después se desató la guerra de Crimea; la región prorusa se alzó y, tras unas elecciones dudosas, el Kremlin se anexiono la península de Crimea con el rechazo de la comunidad internacional. Sebastopol junto con Kaliningrado son puertos clave para el dominio ruso de Europa del Este, por no hablar de las reservas que se estiman de petroleo y gas en el Mar Negro.

Las protestas se replicaron en la región del Donbás, en las ciudades de Donetsk y Lugansk entre otras. Ante estas protestas y alzamientos militares, el gobierno de Kiev no podía controlar la región y, se proclamó independiente, dando lugar así, a la guerra del Donbás y a las manifestaciones de Odesa, donde grupos prorusos, con la ayuda y financiación de Rusia, y proucranianos se enfrentaron dejando decenas de muertes. La financiación y ayuda de Rusia con material militar e inteligencia o apoyo logístico ha permitido que durante estos años la región haya conseguido mantenerse viva.

Europa, tanto en la crisis del 2014 como en la actual, no ha llegado a involucrase, simplemente ha sido un mero observador, y ha mostrado su debilidad política en el conflicto, un conflicto que repercute directamente a Europa y en suelo europeo, pero, ¿Qué ocurrirá si China invade Taiwán? ¿Saldrá, en este caso, Estados Unidos en defensa la isla? Una isla que, al igual que Ucrania, no pertenece a la OTAN.

Durante años, Alemania ha estado cerrando sus centrales nucleares para depender del gas de Rusia, un claro error, pero quizás sea esta la oportunidad del viejo continente para reforzar al máximo su inversión en energías renovables, descarbonizar su economía y no depender del exterior en el futuro.

China ha manifestado su neutralidad ante el conflicto, pero en la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU para condenar la ofensiva militar en Ucrania, se abstuvo, junto con India o EUA; Rusia, obviamente, veto la condena, y el resto de países votaron a favor. Ante las sanciones impuestas por la comunidad internacional, Rusia tendrá que exportar sus recursos, para financiarse, al gigante asiático, convirtiéndose así en un aliado más junto con Bielorrusia, que cedió el paso de tropas del Kremlin para llegar a Chenobil y a Kiev. Países como Kazajistán, Kirguistán o Tayikistán, son aliados históricos de Rusia y zona de paso de unos de los proyectos más ambiciosos de China, la Ruta de la Seda, por lo que su enemistad en el conflicto con el Kremlin podría frenar el ambicioso proyecto de Pekín.

La OTAN, un tratado de defensa colectiva entre los países miembros y financiada en un 70% por Estados Unidos y, que se creó durante la guerra fría por las potencias occidentales para hacer frente a la URSS y a China, se ha desplazado cada vez más hacia el este desde su inauguración en 1949, incluyendo algunas exrepúblicas socialistas como Polonia o Los Países Bálticos. Putin teme esa expansión y proximidad del capitalismo hacia sus fronteras, unas nuevas fronteras donde podrían establecerse bases militares para amenazar a Rusia, pero, ¿No es Kaliningrado un enclave ruso en suelo europeo? No hay que olvidar que Rusia tiene bases militares en el Ártico y el Estrecho de Bering, que podría conectar Rusia y Estados Unidos, un claro ejemplo de que la Guerra Fría, 30 años después, aún no se ha olvidado.

La invasión de Rusia ha colapsado las bolsas europeas, y los precios de la energía o alimentos se han disparado. Por eso se han establecido sanciones para intentar ahogar la economía rusa. En primer lugar sacar a la banca rusa del sistema SWIFT y en segundo lugar congelar las reservas exteriores del banco de Rusia.

Eliminar a Rusia del sistema SWIFT, un sistema que establece un lenguaje común para todas las transacciones entre los bancos, un procesamiento de datos que permite la comunicación fiable y segura a la hora de hacer pagos o transacciones por parte de todos los bancos del mundo. Excluir a Rusia de este sistema impide a los bancos rusos comunicarse con otros bancos, lo que impide que se lleven a cabo las transferencias. Pero para este ataque de occidente, Rusia cuenta con el sistema CIPS de China, un sistema que podría alcanzar suficiente importancia como para eludir el sistema occidental.

La congelación de los activos externos del Banco Central de Rusia como el oro, dólares, yuanes o euros, provenientes de la venta de petroleo y gas, unos activos que Rusia no podrá utilizar, lo que ha provocado que el rublo haya caído casi un 30%, lo que hace mas difícil las importaciones rusas y generará inflación en el país.

Vladimir Putin, que se ha perpetuado en el poder tras la reforma constitucional del año 2020 y exmiembro de la KGB, ha declarado que dejar la URSS por parte de las repúblicas fue un error, y que esa disolución solo trajo miseria para el país. ¿Estará intentando reunificar la URSS a la vista de las estatuas de Vladimir Lenin que aún se mantienen erguidas en las calles de Moscú? Países como Ucrania, Finlandia, Suecia, Bosnia Herzegovina o Serbia no están en la OTAN, lo que da carta blanca al Kremlin para la invasión de estos países. Por el contrario, Polonia, Estonia, Letonia, Lituania o Bulgaria si están en la OTAN, y un atraque a estos países podría desencadenar la tercera guerra mundial, de nuevo, en suelo europeo.

 

Ángel Enríquez de Salamanca Ortíz es Doctor en Economía por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Relaciones Internacionales en la Universidad San Pablo CEU de Madrid

www.linkedin.com/in/angelenriquezdesalamancaortiz

@angelenriquezs

 

Perdiendo también se gana. Nieves C. Pérez Rodríguez

El pasado viernes se reunieron virtualmente Xi Jinping y Biden durante casi dos horas en busca de encontrar una salida a la crisis de Ucrania. Partiendo de dos perspectivas distintas se llevaba a cabo el encuentro. Previo a la cumbre, Washington advertía a China de consecuencias si decidieran apoyar a Rusia, mientras que Beijing sigue sin tan siquiera condenar la invasión rusa.

Ni la fuerte presión internacional que esta crisis ha conseguido, ni el gran repudio a los hechos que se ha traducido en una gran condena a la situación, sumando a la presión que la propia Administración Biden está ejerciendo sobre China, ha tenido algún resultado.

Es más, hay quienes piensan que el efecto de la cumbre fue opuesto. Phelim Kine escribía en Político (un medio impreso y virtual de Washington con mucho peso en el mundo político y en las esferas de poder de los Estados Unidos)  que Biden no logró que Xi se comprometiera a hacer un uso de la influencia que China tiene sobre Rusia para poner fin a la agresión a Ucrania; es más, afirmaba que no pudo ni siquiera conseguir que Xi empleara el término “invasión”. Por el contrario, explica Kine, “Biden lograba el efecto opuesto y Xi criticaba implícitamente a Washington por su papel en la intromisión de Estados Unidos en la crisis.

China siempre ha abogado públicamente por la no intromisión en asuntos internos de las naciones y en esta ocasión está usando la misma técnica para justificar su supuesta neutralidad. De hecho, cada vez que el mundo ha intentado cuestionar su comportamiento, bien sea por los derechos humanos de los uigures o los tibetanos o por la restricción de la libertad de opinión en China, su argumento es que esos son asuntos internos y el resto del mundo debe mantenerse al margen mientras lo desmiente.

En medio de esta crisis internacional, los chinos han buscado diferentes vías para hacer llegar su mensaje. Por un lado, han recordado que las relaciones entre Washington y Beijing siguen estando fracturadas desde la era Trump, y el ministro chino de Exteriores, el portavoz de Exteriores o algún otro alto funcionario, desde el comienzo de la invasión hace afirmaciones casi diarias en las que mandan mensajes directos de su incomodidad con la Administración Biden, de que las sanciones son excesivas, de que los rusos y los ucranianos deben resolver solos su crisis, etc.

La semana pasada, otra prominente figura política china decía a un medio que “las sanciones occidentales impuestas por occidente son escandalosas”. Beijing no solo no ha condenado la invasión per se sino que no ha condenado aún ninguna acción, ni de bombardeo a hospitales, o refugios de civiles atacados; ni siquiera los ataques a las plantas nucleares, aún cuando un mal cálculo o un pequeño accidente originado en alguna planta podría tener repercusiones globales.

Además, este año es importante para el Partido Comunista chino pues tendrá lugar su decimo segundo congreso, lugar para investir a Xi para un tercer mandato de 5 años más, aun cuando ya en el 2018 fueron eliminados el máximo de los términos presidenciales a través de una reforma constitucional que le permite mantenerse en el poder por tiempo indefinido. Sin embargo, la inestabilidad es algo de lo que huyen los líderes chinos, porque saben que se traduce en problemas de orden público. Y ya la situación es compleja debido a que estamos comenzando el tercer año de pandemia, su crecimiento económico se ha visto afectado por el Covid y gracias en parte a las desmesuradas medidas de control que imponen en China. Que valga decir están generando un gran rechazo social en los últimos días por la ferocidad con la que siguen imponiendo cuarentenas y encierran a ciudades enteras de cientos de miles de ciudadanos.

La guerra rusa en Ucrania no le conviene a China, naturalmente, sobre todo porque su objetivo principal es seguir creciendo su economía y su plan de expansión de la nueva Ruta de la Seda junto con el rejuvenecimiento de China se puede dilatar considerablemente. Sin embargo, ya le ha dado beneficios a corto plazo al menos. Le ha puesto en el centro de las conversaciones diplomáticas, le ha subido el estatus a mediador, puede además tener cierto control sobre Putin y por tanto ser el único capaz de potencialmente conseguir un alto al fuego de parte de Rusia. Además de que tiene a la Administración Biden detrás intentando conseguir más de su parte, lo que le da más poder de negociación incluso en otros ámbitos.

Por lo tanto, Xi, aunque perdiendo en crecimiento económico doméstico por las implicaciones indirectas de la guerra en Ucrania y las sanciones a Rusia, está ganando a nivel global. Perdiendo también se gana.