China y la invasión de Ucrania. Nieves C. Pérez Rodríguez

La decisión de Putin de invadir Ucrania ha cambiado la historia del mundo. Lo inimaginable ha sucedido y Europa está en guerra, y esta guerra es la guerra entre el autoritarismo y la democracia. Y la prueba de la gravedad de la situación son las duras sanciones económicas que se han venido anunciados desde que los rusos entraron en territorio de soberanía ucraniana.

Putin, en contra de sus propios cálculos, ha conseguido unificar, en muy pocos días, al mundo libre, que condena sus criminales acciones que reviven momentos de la historia que creíamos pasados. Mientras tanto, China ha estado jugando al bajo perfil, aun cuando hasta la misma Suiza ha decidido que no se puede ser neutral en una catástrofe de este calibre que ha sido intencional y organizada por Moscú.

En las primeras horas China se abstenía de votar en el Consejo de Seguridad Nacional de Naciones Unidas, en un intento por mantenerse neutral pero también dejando ver que no apoyan del todo a Moscú,  muy probablemente también pensando en su futuro, en el caso de que decidieran seguir el mismo modelo en Taiwán.

Mientras tanto, en China, los medios oficiales han estado alimentando las mismas teorías de Putin y repitiendo que todo es culpa de occidente. Manteniendo un control exquisito del lenguaje, pues no han dejado usar los términos invasión o guerra durante los reportes. Lo mismo que ha sucedido en Rusia, donde los medios han sido amenazados con ser cerrados si usan algunos de esa terminología, por lo que se han visto obligados a recurrir a términos como “crisis” para evitar represalias.

Li Yuan, periodista del New York Times, publicaba una columna titulada ¿Por qué el internet chino está animando la invasión rusa? en la que explicaba cómo las plataformas chinas han sido el lugar donde millones de chinos buscan información y siguen minuto a minuto lo que está sucediendo.

Weibo ha sido un gran medidor de sentimientos chinos sobre la invasión rusa a Ucrania. Desde las primeras horas de la invasión, mientras el mundo occidental intentaba salir del asombro y se empezaba a condenar las bárbaras acciones rusas de pretender hacerse con un país soberano, el internet chino se llenaba de apoyos, hacia Rusia y Vladimir Putin quien ha sido descrito como “Putin el grande”, “el mejor legado de la antigua Unión soviética” y “el mayor estratega de este siglo”. Mientras tanto, los chinos incriminaban a los valientes manifestantes rusos que han protestado en las calles en contra de la guerra, diciendo que los Estados Unidos les han lavado el cerebro.

Los discursos de Putin han sido vistos 1.100 millones de veces en Weibo, que es la equivalente a Twitter en occidente. Así sucedió también con algunos catedráticos chinos que son “influencer” que cuentan con millones de seguidores en sus redes que afirmaron (previo al comienzo de la guerra) que la inteligencia estadounidense estaba equivocada anunciando la invasión, y que no tuvieron más remedio que retractarse admitiendo haberse equivocado, una vez que comenzó.

En contraposición, la comunidad china en Ucrania ha tomado las redes para explicar a sus conciudadanos quienes apoyan la invasión en que es una guerra ilógica. Simon McCarthy, corresponsal de CNN en Beijing, afirmaba que los ciudadanos chinos en Ucrania se encuentran en una dura situación desde el comienzo de los ataques rusos. De acuerdo con McCarthy, los chinos parecían no conocer los planes de Putin por lo que no tomaron medidas más drásticas como planificar la evacuación de sus ciudadanos en Ucrania. Los medios oficiales calculan que hay unos 6.000 chinos en territorio ucraniano y algunos de ellos han manifestado en redes sociales estar preocupados por su seguridad, mientras que un alto funcionario de la embajada china en Ucrania explicaba en un video el sábado por la noche a la comunidad china que los planes de evacuación se habían tenido que posponer debido a que no se puede tener un vuelo chárter saliendo de la capital mientras hay misiles volando y explosiones por todos lados y armas sobre el terreno.

Las relaciones chino rusas son profundas y complejas. Durante la era soviética, durante la etapa de Stalin, fueron muy cercanas por conveniencia mutua u luego se enfriaron y con la caída de la URSS sufrieron un mayor alejamiento. El Partido Comunista chino en su tónica pragmática entendió que debía abrirse para conseguir más de occidente, tal y como sucedió.

Más recientemente, las relaciones comerciales entre Rusia y China se profundizaron en 2014, momento en que se impusieron sanciones por la invasión de Crimea. Hoy, China es el país que compra más petróleo ruso. Por tanto, es el mayor socio comercial de los rusos tanto en exportaciones como importaciones, pues en 2020 no sólo compraron un tercio del total de crudo ruso, sino que China les vendió productos manufacturados, como teléfonos móviles, ordenadores, juguetes y prendas de vestir, según Reuters. Y aunque estos intercambios se hacen en parte con el yuan chino, que podría quedar excepto del sistema financiero internacional, al momento de hacer las transacciones los bancos chinos están conectados con el sistema global y es muy probable que la razón prevalezca y China decida seguir las vías ordinarias de pagos.

En el fondo, la inestabilidad que está provocando Rusia es un problema para China y sus planes económicos. En medio de una crisis económica producida por la pandemia, generar otra crisis incitada por pretensiones expansionistas rusas es un escenario nocivo para la economía mundial y perjudicial para los planes de crecimiento internacional chino.

Putin, sin querer, ha conseguido unificar el modelo económico de cooperación más avanzado nunca antes conseguido en el mundo, la Unión Europea, pues todos los países se han alineado en este momento y han cerrado filas en contra de Rusia. De la misma forma ha conseguido revivir la razón que inspiró la creación de la OTAN, que vuelve a ganar importancia frente al miedo de una guerra que destruya a Europa, y muy probablemente también conseguirá que el financiamiento de la organización se replantee y que los países miembros asuman más responsablemente sus cuotas. Igualmente ha acercado a occidente más que nunca en los últimos años, frente a la posibilidad de perder sus libertades y se han unido en denunciar y apoyar todo tipo de sanciones. Defender a Ucrania es defender al sistema internacional que tanto bienestar ha dado y que cambió el mundo en 1945.

 

The following two tabs change content below.
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments