Los cerezos de Washington D.C: una relación sentimental entre Estados Unidos y Japón. Nieves C. Pérez Rodríguez

La ciudad que acoge a uno de los hombres más poderosos del mundo, Washington D.C. (por sus siglas en inglés, Distrito de Columbia), es conocida por sus magníficas primaveras, que pintan la ciudad con una variedad de tonos rosas que empiezan en un tenue casi blanco hasta la expresión más intensa del rosado. Después del frío del invierno se puede ver como los capullos brotan y se reproducen con gran rapidez, y cómo el proceso de florecimiento se acelera con el paso de los días para engalanar la capital de los Estados Unidos, y para recibir a millones de visitantes, que viajan hasta aquí para disfrutar del Festival de los Cerezos. ¿Pero cómo llegaron hasta aquí estos singulares arbolitos nativos del otro lado del Pacífico?

De acuerdo a la página oficial del Festival, la conmemoración anual del evento se lleva a cabo para recordar los lazos que unen a Japón con Estados Unidos y la sólida amistad entre ambas naciones. Todo comenzó en 1912 con un regalo de 3.000 cerezos del alcalde de la ciudad de Tokio a la ciudad de Washington. La entonces primera dama estadounidense, Helen Herron Taft, esposa de William Howard Taft (presidente entre 1909 y 1913), junto con la esposa del embajador japonés de ese momento, fueron las encargadas en plantar los primeros cerezos en una ceremonia, que, sin sospecharlo, marcó un hito en la historia de ambos países.

Este modesto comienzo ha experimentado una gran evolución al pasar de los años. Los cerezos se han reproducidos. Hoy, caminar, conducir, hacer el recorrido desde el sur de la ciudad al centro de la misma en metro, o incluso tomar un taxi de agua por el río Potomac, nos permite disfrutar de un magnifico espectáculo de color que no deja a nadie indiferente.

En 2012 se celebraron los 100 años del gran regalo, y se estableció que en esa ocasión que el festival tendría una duración de cinco semanas en honor a la conmemoración. Sin embargo, cada año el festival tiene una duración de cuatro semanas y a finales del invierno ocupa muchos titulares de prensa, pues, de haber heladas en el momento en que los brotes han comenzado, se corre el riesgo de que la flor muera y no florezca.

La singular belleza de la flor del Sakura, por su nombre en japonés, o cerezo, es símbolo de la fragilidad de la vida humana y personifica la transformación de la cultura, de acuerdo con los japoneses.

Eliza Scidmore, una prominente escritora de finales del siglo XIX, que fue la primera mujer en escribir sobre Alaska y viajes por el mundo, y que además trabajó para National Geographic Society (la primera mujer en asumir una posición de ese tipo) visitó Japón en varias oportunidades y quedó cautivada con la belleza de los cerezos japoneses, por lo que luchó en traerlos como ornamento a la capital estadounidense. Fue gracias a una carta que le envió a la primera dama Helen Taft, en la que manifestaba su deseo por traer los árboles, y explicaba que estaba recaudando fondos para ello, que se inició el proceso. Coincidentemente, el Dr. Jokichi Takamine, el químico japonés que descubrió la adrenalina, se encontraba de visita en Washington junto con el cónsul japonés en Nueva York, y ofrecieron a la primera dama Taft hacer la donación de los árboles para ponerlos a lo largo de las avenidas. La primera dama acogió la idea con agrado y comenzó a usar su influencia en las organizaciones involucradas para materializar la idea.

Los primeros cerezos llegaron con enfermedades, y tuvieron que ser quemados para evitar la propagación a la flora local, pero los intentos siguieron, Japón donó más árboles, y fueron plantados. Desde ese momento comenzaron formar parte de la belleza de la capital estadounidense.

Con el paso de los años fueron tomando más importancia, tanto que en 1938 un grupo de mujeres se encadenaron a unos cerezos en forma de protesta contra el presidente Franklin Roosevelt, intentando detener a los trabajadores que se estaban preparando para desforestar el terreno para la construcción del “Memorial Thomas Jefferson”.  Consiguieron llegar a un acuerdo en el que se plantarían más árboles para enmarcar el monumento conmemorativo. Esta fue la primera rebelión de los cerezos, pero no la única.

En diciembre de 1941 fueron cortados 4 cerezos como protesta por el ataque japonés contra la Flota del Pacífico en Pearl Harbor, en Hawai. La razón exacta del vandalismo nunca fue comprobada. Con la esperanza de prevenir futuros daños durante la Segunda Guerra Mundial, los árboles se conocían como los “cerezos orientales en flor”.

Durante la Segunda Guerra Mundial, los cerezos al largo de del río Arakawa, cerca de Tokio, la reserva de donde salieron los primeros que se sembraron en D.C., estaban en declive, y Japón solicitó ayuda a Estados Unidos, y el Servicio de Parques Nacionales envió brotes de los descendientes de esos mismos árboles en un esfuerzo por restaurar el sitio original.

En 1954 el embajador japonés le regaló a la ciudad de Washington una especie de lámpara de piedra, de 300 años de antigüedad, como regalo conmemorativo de los 100 años del primer tratado de amistad entre las dos naciones, que se ilumina el primer día del festival, simbólicamente.  Y otra donación de 3.800 cerezos fue hecha en 1965 a la primera dama Bird Johnson, esposa del presidente Lyndon Baines Johnson, quien tenía especial debilidad por la belleza de estos arbolitos.

Y en otra ceremonia similar a la de 1912 la primera dama junto con la esposa del embajador japonés del momento, sembraron los nuevos cerezos.

Los cerezos, a lo largo de los últimos 106 años, han mantenido a Estados Unidos y Japón bajo una relación única de cordialidad reciproca. Japón, por su parte, siente orgullo de que sus regalos sean extensamente admirados en otra parte del planeta, e internamente en Estados Unidos. Los cerezos se han convertido en una marca de su capital y una gran razón del turismo que visita la ciudad cada año para disfrutar de la fusión de los cerezos con los monumentos históricos más genuinos de la cultura de los Estados Unidos.

INTERREGNUM: Mercados y submarinos chinos. Fernando Delage

No hay mejor reflejo del poder chino que el hecho de que no haya una semana en la que su presidente no ocupe la primera página de los grandes medios internacionales. Y, en coherencia con las ambiciones de Pekín, las noticias no son sólo de cuestiones empresariales. Es ya imposible hablar del futuro de la economía global, pero también del equilibrio militar de poder, sin tener en cuenta a la República Popular.

El martes 10 de abril, en una intervención ante el Boao Forum—reunión que se celebra anualmente en la isla de Hainan, y es conocida como el “Davos asiático”—Xi Jinping asumió una vez más su ya conocido papel de principal defensor del libre comercio y la globalización. Xi recurrió a los mismos mensajes en los que ha hecho hincapié en el Foro Económico Mundial en enero de 2017, o en distintas ocasiones multilaterales, como las cumbres de APEC (la última de ellas en Vietnam el pasado noviembre). Pekín ha sabido ocupar el vacío creado por el nacionalismo económico de Trump, con una retórica que calma a los mercados internacionales sin abandonar al mismo tiempo la defensa de sus intereses nacionales.

Ambos objetivos coinciden en el anuncio realizado por Xi en el mismo discurso: prometió reducir las barreras a la inversión extranjera en la industria del automóvil y el sector financiero, disminuir los aranceles a las importaciones de vehículos de motor, y mejorar la protección de los derechos de propiedad intelectual. Su compromiso sobre estos asuntos centrales en las actuales disputas comerciales con Washington, y el tono conciliador empleado por Xi, han mitigado la preocupación por una inminente guerra comercial. La administración Trump se ha atribuido con celeridad la victoria, al interpretar la declaración del presidente chino como una concesión a sus presiones. Pero China aún tendrá que concretar su retórica en hechos. De momento, se ha garantizado la estabilidad que necesita su crecimiento—objetivo interno prioritario—, mientras—de cara al exterior—es la República Popular quien refuerza su imagen como país respetuoso de las normas multilaterales.

China, por resumir, ha vuelto a dar otro ejemplo de habilidad en su diplomacia económica. A lo que hay que sumar la demostración militar realizada sólo dos días más tarde. El despliegue de más de 10.000 soldados, 48 buques y submarinos de la armada y 76 cazas de la fuerza aérea carece de precedente. A bordo del destructor Changsha, el presidente chino pasó revista a siete grupos de batalla, y por primera vez hicieron aparición pública los submarinos nucleares 094A, dotados cada uno de ellos con 12 misiles intercontinentales (de un alcance estimado de 7.400 kilómetros). Las comparaciones históricas, siempre presentes en el imaginario nacional, llevó a algunos medios a describir la ocasión como la mayor concentración de buques chinos en 600 años, es decir, desde las famosas expediciones del almirante Zheng He. Como mínimo, sí revela la extraordinaria y acelerada modernización de las capacidades navales chinas desde la llegada de Xi Jinping al poder a finales de 2012; un poderío que puede poner fin—así lo reconoce el propio Pentágono—a la supremacía de Estados Unidos en las aguas del Pacífico occidental.

Como no habrá escapado a la atención de los observadores, los ejercicios también se han desarrollado en la isla de Hainan, plataforma central de proyección en el mar de China Meridional—la totalidad de cuyas islas Pekín reclama—, y punto de partida de la Ruta de la Seda Marítima. El mismo día que Xi se dirigió a sus tropas, también se anunció la realización de maniobras navales en el estrecho de Taiwán el 18 de abril. (Foto: Gerry Pink, Flickr)

Impotencia y propaganda

Una vez más y por debajo del ruido mediático, China conserva la calma, mueve sus peones y avanza posiciones en la defensa de sus intereses nacionales con su conocido discurso sobre el libre comercio desde su plataforma autoritaria mientras exhibe músculo militar, como describe en este espacio Fernando Delage. En esta lección china de pragmatismo, propaganda y control hay una lección sobre la impotencia y la ausencia real de planes estratégicos del occidente democrático, lo que equivale a decir EEUU y la Unión Europea.

Otra demostración palmaria de esta ausencia estratégica ha sido el ataque de EEUU, Francia y Gran Bretaña contra objetivos sirios. Cuando el absentismo y la actitud errática de Estados Unidos ha dejado el espacio estratégico en manos de Rusia para mayor gloria de Al Assad, que ha consolidado su poder, un ataque de represalia sin voluntad de recuperar la iniciativa y sin desplegar un plan propio frente a Putin es un grave error. La fuerza, o es un instrumento al servicio de un objetivo claro y posible o es una confesión de parálisis.

Occidente no tiene aliados fiables sobre el terreno; los kurdos (aquellos que pueden ser fiables) han empujado a los turcos a acercarse a Rusia, aunque no quieren al gobierno sirio y aliados regionales como Arabia Saudí y Jordania se ven cada vez más obligados a desarrollar iniciativas propias para no perder pie en el aumento de la esfera de influencia de Irán, la mano que mueve la cuna. Y, sobre el lomo de la ballena, Israel en alerta.

Y así, unas sociedades cada vez más temerosas y confundidas asisten a la calculada exposición de hechos y análisis alimentados, sobre una prejuicios ideológicos que Occidente no combate eficazmente, desde las engrasadas maquinarias rusas. (Foto: Keegan McGuire, Flickr)

¿Son suficientes 60 centímetros de papel higiénico para una visita al baño? Miguel Ors Villarejo

Una tira de papel higiénico de 60 centímetros parece más que suficiente para una visita al cuarto de baño. Así lo consideran las máquinas dispensadoras que han instalado las autoridades de Pekín en los servicios públicos del Templo del Cielo. Un escáner identifica el rostro del usuario y, si vuelve a por más antes de nueve minutos, se lo niega: “Inténtelo más adelante, por favor”.

Asia es la región del planeta donde la tecnología de reconocimiento facial está más extendida. “Ni se le ocurra cruzar una calle fuera de un paso de cebra en Jinan”, advierte Rene Chun en The Atlantic. Decenas de cámaras escrutan a los peatones y, en cuanto detectan a un infractor, proyectan su imagen en una gran pantalla para escarnio público. Además, cotejan sus rasgos con los archivos biométricos oficiales y, al cabo de un rato, contactan con él para brindarle tres opciones: una multa de unos cuatro euros, un breve curso de refresco sobre seguridad vial o 20 minutos con un agente municipal, ayudándole a dirigir la circulación.

“El sistema parece que funciona”, escribe Chun. “Desde mayo [de 2017] las violaciones en una de las principales intersecciones de Jinan han pasado de 200 a 20 al día”. La policía está tan satisfecha, que el Ministerio de Seguridad Pública ha propuesto la creación de una red de videovigilancia “omnipresente, completamente interconectada, permanentemente encendida y totalmente controlable”. La consultora IHS Markit calcula que hacia 2020 China tendrá instaladas 626 millones de cámaras. “En algunas ciudades ya se puede lograr una cobertura del 100%”.

Naturalmente, semejante despliegue no busca únicamente mejorar el tráfico. “El Gobierno cree que un mayor grado de control no solo es deseable, sino posible”, escribe Adam Greenfield. En junio de 2014, el Consejo de Estado de la República Popular hizo público un documento titulado “Esquema de planificación para la construcción de un sistema de crédito social” cuyo objetivo es generalizar “una cultura de la sinceridad” que “permita a la gente honesta moverse por donde quiera y dificulte a la deshonesta dar un paso”.

El mecanismo está inspirado en el scoring de la banca, una puntuación elaborada a partir del historial laboral y de pagos de cada cliente que determina si se le concede o no una hipoteca y en qué condiciones. La idea de los chinos es aprovechar la avalancha de información que hemos volcado ingenuamente en el ciberespacio para extender el scoring a todos los órdenes. Cada persona dispondrá de un “crédito cívico” que subirá o bajará en función de su comportamiento. Si coge “el transporte público para ir al trabajo en vez del vehículo particular, si recicla regularmente o incluso si denuncia la actuación indebida de algún vecino, su crédito se ampliará y disfrutará de privilegios como el alquiler de apartamentos sin fianza o el acceso a plazas en colegios exclusivos”, escriben Anna Mitchell y Larry Diamond. Pero quienes asistan a “un mitin subversivo o a un servicio religioso, o frecuenten antros de perdición”, algo que hoy no es difícil de establecer gracias a los móviles geolocalizados y a la videovigilancia, pueden ver muy limitados sus movimientos. La ONG Human Rights Watch denunció en diciembre que al abogado Li Xiaolin se le prohibió abordar un vuelo nacional porque un tribunal juzgó “insincera” su autocrítica tras una falta no divulgada. Y el disidente Liu Hu no puede ni contratar préstamos ni viajar en la red de alta velocidad a pesar de que teóricamente ya ha saldado todas sus cuentas con la justicia.

“Si no combatimos y derrotamos esta tendencia”, alerta Greenfield, “lo que está emergiendo en China podría convertirse en el anticipo de cómo se mantendrá el orden en las ciudades del siglo XXI”.

Y en ese caso, igual los 60 centímetros de papel higiénico no son ya suficientes. (Foto: Billy Curtis, Flickr)

Los efectos de sus medidas que Trump ignora. Nieves C. Pérez Rodríguez

La vida cotidiana de los ciudadanos transcurre bastante parecida en casi cualquier país del mundo. Salvo diferencias culturales y determinadas prácticas, las preocupaciones que ocupan los pensamientos son parecidas: trabajo, dinero, familia, vivienda, educación, etc. La calidad de vida de los ciudadanos está determinada por factores más complejos, como el nivel de desarrollo del país, el acceso a tecnología punta, un sistema sanitario que funcione, y la libertad es sin duda un factor que ocupa un lugar importante. La globalización ha sido el elemento acelerador del deseo de desarrollo, mientras que ha permitido que se agilicen las transacciones de intercambios y el acceso a productos de casi cualquier punto, por distante que sea del planeta.

Esto es lo que ha ocurrido entre China y Estados Unidos, a pesar de ser países con sistemas económicos y políticos opuestos. El deseo de acceder a un mayor mercado, o producir a menor costo o a mayor escala ha unido a ambas economías, las ha hecho crecer e incluso las está llevando ahora a un enfrentamiento por mantener el liderazgo. Pero ¿es posible que la guerra comercial de la que tanto se está hablando quede ajena al ciudadano de a pie?

Conversamos con Eric Johnson, periodista especializado en intercambios comerciales, tecnologías y logística, que acumula una gran experiencia práctica en intercambios comerciales, y sostiene que Trump tiene razones reales en culpar a China de no estar jugando de manera justa, pues subsidian industrias a través de entidades estatales e inundan mercados con exceso de capacidad de productos para reducir los precios mundiales.  Y, apunta, la discusión debería estar centrada en cómo la entrada en vigor de estas tarifas impactará las economías en dos aspectos, para los consumidores y para el empleo.

Lo más importante, apunta Johnson, son los impactos de la gestión de la cadena de suministro. Un fabricante estadounidense que importa del extranjero partes o componentes para poder producir una maquinaria, por ejemplo, al encontrarse que estos aranceles aumentan el precio de esa parte, acabará aumentando considerablemente su producto final. Puede hacer tres cosas: una, ir a un país diferente donde las tarifas no se aplican, dos, ir a un proveedor nacional (si lo hubiera), o tres, dejar de producir esa maquinaria por completo. Ninguna de estas opciones es ideal, especialmente porque la mayoría de las empresas se encuentran en mercados globales altamente competitivos. Las compras en el exterior les dan a los fabricantes estadounidenses una ventaja competitiva y libertad de buscar sus suministros donde le sean económicamente más atractivos, lo que se traduce en un producto terminado a un mejor precio.

Para los exportadores de EE. UU., Los impactos podrían ser más directos: aranceles en bienes completamente ajenos a los sectores a los que se dirige la Administración Trump. En otras palabras, los productores de soja de Iowa y los productores de vino de California (dos sectores extraordinariamente fuertes en la exportación estadounidense a China) podrían ser penalizados porque la industria del acero ha ejercido presión sobre la Administración Trump, sostiene Johnson. Los sectores económicos por diferentes que sean forman parte de una gran rueda que mueve el sistema en su totalidad, y si una parte de ese sistema es alterado -favorable o perjudicialmente-, habrá un efecto dominó sobre la cadena, bien sea de elaboración, distribución, almacenaje y/o en el consumidor final, que pagará más por el mismo producto.

Una vez que entren en vigor las tarifas, los mercados de productos básicos de exportación se descontrolarán, el costo de algunos bienes de consumo de importación se verá afectado y la gente comenzará a perder empleos en industrias que dependen de la importación y la exportación. Johnson enfatiza que a él le preocupa especialmente los trabajadores menos cualificados (los obreros de almacenes de distribución, embalaje o los mismos conductores de camiones) puesto que no reciben tanta atención, por parte de la Administración Trump, como los que trabajan en las minas de carbón o las siderúrgicas. Pero ambos son trabajos manuales o del mismo nivel. Luego están todos los empleos asociados con el comercio, como los directores de logística, gerentes de cadena de suministro, responsables de venta a minorista y construcción que dependen de las importaciones. Todos ellos se verían afectados de imponer dichas tarifas, y esto pasaría tanto en Estados Unidos como en China.  Tal y como hemos afirmado repetidamente en esta columna, las formas de Trump son muchas veces el mayor problema. Johnson asevera que avergonzar a China en la arena pública solo obligará a Beijing a tomar represalias, lo que ya han anunciado (con las contramedidas).

Pudiendo negociar ferozmente, pero a puertas cerradas, con China y ser cordiales en público, con una mayor dosis de diplomacia y menos confrontación, Washington podría seguir luchando por mantener sus intereses económicos e incluso penalizar a China, neutralizando sus maniobras oportunistas, más que haciendo un show mediático que al final no beneficia a ninguna de las partes.

THE ASIAN DOOR: Alibaba y Tencent se disputan la distribución de alimentos en China. Águeda Parra.

La creación de nuevas alianzas en el transporte y en la distribución de alimentación parece ser el escenario elegido por los gigantes tecnológicos de Internet en China para desarrollar la siguiente guerra territorial en la industria. Conocido es el interés de la mayor empresa de e-commerce del mundo, Alibaba, y la mayor red social mundial, Tencent, propietaria de WeChat, por ampliar sus líneas de negocio tradicionales hacia otros sectores donde todavía existen grandes perspectivas de desarrollo. En el radar, la distribución de alimentos y la economía compartida, para lo cual están realizando importantes inversiones y adquisiciones entre las empresas más conocidas y mejor posicionadas en estos sectores.

Durante estos últimos años, la capacidad innovadora de Alibaba se ha orientado a hacer un uso extensivo del Big Data, que utiliza como herramienta para analizar las preferencias de sus clientes y mejorar las interfaces de usuario ajustándose a los gustos del comprador. Pero los avances en inteligencia artificial también permiten mejorar la cadena de suministro y las rutas de entrega. Trasladado este punto a su estrategia omnicanal, conocida como Hema Supermarket, la innovación tecnológica supone conseguir unos tiempos de distribución del pedido en un plazo de 30 minutos.

La apuesta de Alibaba por la omnicanalidad está resultando exitosa, de ahí que de los 13 Hema Supermarket que disponía el gigante del e-commerce en 2015 se haya pasado a 25 tiendas a finales de 2017. Las grandes urbes como Shanghai, con 14 centros, y Beijing, con cinco, cuentan con el mayor despliegue de tiendas, y la estrategia para 2018 es ampliar la red de la capital china con hasta 30 nuevos centros físicos. Estrategia que se complementa con Autonavi, proveedor de servicios de mapas, y la plataforma de bicicletas compartidas, Ofo, para realizar la distribución, empresa que cuenta con el respaldo financiero de Didi Chuxing, el sistema de transporte compartido que compró las operaciones en China de Uber en 2016.

Con los últimos movimientos en inversiones y adquisiciones, Alibaba conseguía situar su valoración de mercado en 500.800 millones de dólares a mediados de enero, según datos de CNBC. Entre las más recientes, la noticia de la adquisición de la startup de alimentación Ele.me, que significa “¿con hambre todavía?”, empresa participada actualmente en un 23% por Alibaba y con una participación minoritaria por parte de Tencent, que ya posee su propio servicio de distribución denominado Meituan-Dianping.

Según la información publicada por Bloomberg, con la adquisición de Ele.me, valorada entre 5.500 y 6.000 millones de dólares, Alibaba se haría también con la división de distribución de Baidu, comprada por la startup en agosto de 2017 por 500 millones de dólares. Con Alibaba adquiriendo Ele.me, que posee una cuota de mercado del 49,8%, frente al 43,5% de Meituan, propiedad de Tencent, el gigante del e-commerce estaría tomando posiciones para liderar el mercado de la distribución de comida que, según la empresa Analysys, se estima supuso unos 10.700 millones de dólares durante el último trimestre de 2017.

A esta estrategia, se suma también la alianza establecida en noviembre de 2017 entre Alibaba y Sun Art Group Limited, propietario de 446 tiendas que operan las cadenas de supermercados Auchan y RT-Mart a nivel nacional, con una participación en el 36% del capital por 2.900 millones de dólares. Este movimiento de Alibaba, que cuenta con 488 millones de consumidores activos, podría llevar a Tencent, con 1.000 millones de usuarios activos, a invertir en Carrefour con el propósito de desafiar la estrategia omnicanal de Alibaba, según anunciaba Bloomberg a principios de año. Todo ello, como respuesta a las demandas generadas por los nativos digitales, usuarios que están modelando la adaptación del mundo offline a la versión online según sus hábitos y comportamientos, con una componente de eficiencia tecnológica elevada.

Con la puesta en marcha del servicio de distribución de comida de Didi Chuxing desde marzo de 2018, y el anuncio el pasado 4 de abril de Meituan, participada de Tencent, de la adquisición de la mayor compañía de bicicletas compartidas Mobike, competidora de Ofo, los dos grandes gigantes tecnológicos, Alibaba y Tencent, entran en máxima rivalidad por el competitivo mercado de la distribución de alimentos, que ha visto en la incorporación de la economía compartida a su mayor aliado en China. (Foto: Barracuda Photo, Flickr)

Un debate necesario


En cuanto aparece el asunto del modelo chino de crecimiento en medios académicos o de formadores de opinión, surge la necesidad occidental de etiquetar, establecer categorías y obtener denominaciones conceptuales precisas antes de abordar el fondo de la cuestión, o, mejor, para abordar desde esos conceptos el fondo de la cuestión.
La combinación china de comunismo oficial, autoritarismo centralista y centralizador, medidas económicas liberales sin las garantías judiciales y sociales asociadas al capitalismo tradicional y un nacionalismo rampante trae a muchos occidentales de cabeza, y esto crea un humo tan espeso que dificulta a los políticos obtener diagnósticos claros para tomar decisiones más allá de los intereses económicos de los meses siguientes.
China crece, formalmente está dirigida por el Partido Comunista y tiene un presidente que puede ser vitalicio; compra deuda de los principales países del mundo, hace sentir su presencia discreta y creciente en cada vez más amplios espacios y se va a haciendo imprescindible como sujeto de la gran política internacional.
La realidad es que China, partiendo de modelos autoritarios y dirigistas en lo político está introduciendo dinamismo en sus mercados y eso está produciendo crecimiento, fortalecimiento internacional y presencia. Cómo se ha llegado a esta situación abre un espacio de debate en el que 4Asia aspira a estar. Pero encarar la realidad china con fórmulas rígidas, académicas y anticuadas no parece un buen método para encontrar respuestas, crear negocio y hacer frente a una realidad nueva que cambia cada vez con mayor rapidez. (Foto: Monty Montgomery, Flickr)

INTERREGNUM: Tambores de guerra (comercial). Fernando Delage

El pasado 3 de abril, Washington anunció la imposición de tarifas a las importaciones de distintos productos chinos por un total de 50.000 millones de dólares. Un día más tarde, China desveló su propia lista de importaciones procedentes de Estados Unidos a las que impondrá aranceles por una misma cuantía. Al día siguiente, el presidente Trump dio instrucciones a su administración para preparar un plan adicional de sanciones por otros 100.000 millones de dólares. Tras condenar las amenazas norteamericanas, Pekín declaró que no dudará en darles una rápida respuesta: “China no quiere una guerra comercial—indicó el viceministro de Comercio—, pero no la tememos si hay que declararla”.

Aunque las medidas acordadas hasta la fecha ascienden a una misma cifra, su impacto es muy diferente. Las compras norteamericanas a China sumaron 505.000 millones de dólares en 2017, lo que significa que las tarifas impuestas por Washington sólo afectarán al 10 por cien de las mismas. Las importaciones chinas de Estados Unidos fueron de 130.000 millones de dólares, por lo que los aranceles de Pekín alcanzarán a más de un tercio de las ventas norteamericanas. Pero la asimetría no es sólo económica: también lo son las consecuencias políticas.

Trump dice actuar contra un supuesto “robo” chino de la propiedad intelectual de su país, y—sin decirlo—pretende obstaculizar la estrategia de innovación tecnológica de Pekín, formulada bajo la etiqueta de “Made in China 2025”. El gobierno chino se ha concentrado, por su parte en las exportaciones agrícolas de Estados Unidos—soja, maíz y tabaco, en particular—que representan casi el 20 por cien del total de las exportaciones norteamericanas a China. El mensaje político es claro: Pekín se ha dirigido al corazón de las áreas de influencia republicana; a los votantes de Trump en las zonas rurales. El presidente se encontrará así con la oposición de sus propios electores a las medidas que ha adoptado contra China, al resultarles perjudiciales para sus intereses económicos. La República Popular depende en mayor medida del comercio exterior que Estados Unidos; sin embargo, dado el control por el Estado de la economía, su margen de maniobra para adaptarse al impacto de las sanciones es mucho mayor que el de Washington. Los líderes chinos no tienen que preocuparse, como Trump, por las elecciones al Congreso de noviembre, o por su reelección en 2020.

Más relevante quizá que la dinámica interna de ambos países, es lo que el enfrentamiento revela sobre el cambio en su respectiva posición internacional. Las medidas de Trump no deben sorprender a nadie, dadas sus preferencias proteccionistas. Pero la convicción de que sus amenazas obligarán a China a ceder y a ofrecer concesiones significativas puede resultar errónea. El problema de la estrategia de Trump—si se le puede denominar como tal—es que su objetivo no es en último término China (o Corea del Sur, o México, entre otros países a los que también ha leído la cartilla) sino el sistema multilateral, cuyas reglas está violando con sus medidas. Sin duda China juega con cartas marcadas, como revelan las crecientes dificultades de  las empresas extranjeras para acceder a su mercado. Sin embargo, cuando es un Estado comunista quien demanda a Estados Unidos ante la Organización Mundial de Comercio—uno de los pilares del orden internacional creado por Washington tras la segunda posguerra mundial y que ahora Trump quiere deshacer—, los términos del envite van mucho más lejos.

La salsa secreta era más kétchup. Miguel Ors Villarejo

“Poco después de la sorprendente victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales”, cuenta Sue Halpern en The New York Review of Books, “un artículo de la revista suiza Das Magazine […] empezó a circular por internet. Mientras los expertos diseccionaban el colapso de la campaña de Hillary Clinton, los redactores de Das Magazine […] apuntaban una explicación totalmente distinta: el trabajo de Cambridge Analytica”. Esta compañía elaboraba perfiles con la información captada en Facebook y bombardeaba luego a cada votante con “mensajes políticos diseñados para apelar a sus emociones”. Por ejemplo, para defender la libertad de poseer y portar armas, a alguien “caracterizado como neurótico” no se le hablaba de la segunda enmienda, sino que se le enviaba un vídeo “en el que aparecían unos ladrones allanando un piso”. Y la gente proclive a los ataques de ansiedad recibía “anuncios alertando sobre los peligros que planteaba el Estado Islámico”.

Christopher Wylie, un antiguo empleado de Cambridge Analytica arrepentido de sus pecados, corroboraba en marzo las sospechas de la revista suiza ante un grupo de periodistas europeos. “El brexit no habría sucedido sin Cambridge Analytica”, titulaba El País tras aquel encuentro. “Los datos son nuestra nueva electricidad”, razonaba Wylie. “No puedes encontrar trabajo si no tienes Linkedin. No puedes licenciarte si no usas Google. No puedes avanzar en la vida sin ellas”. En principio, estas plataformas son gratis y maravillosas, pero nuestros correos, nuestro historial de navegación, nuestros me gusta quedan minuciosamente registrados en sus servidores y suponen un formidable botín. Dylan Curran esbozó hace poco en The Guardian una aproximación de su auténtica magnitud. “Tienen cada imagen que he consultado y guardado, cada lugar en el que he clicado, cada artículo que he leído y cada búsqueda que he realizado desde 2009”, escribía. Y facilitaba la URL desde la que cualquiera puede descargarse esa información. En su caso, ocupa 5,5 gigas, el equivalente a unos 17.000 libros, según calculan en esta web.

De entrada, resulta artificial afectar sorpresa. Rasgarse las vestiduras recuerda la reacción del capitán Renault cuando Rick le pregunta en Casablanca por qué le cierra el café. “¡Estoy escandalizado”, responde, “acabo de enterarme de que en este local se juega!” Acto seguido, uno de los camareros le vuelca en la mano un puñado de fichas: “Sus ganancias, señor”.

También ahora los diarios que condenan la intolerable falta de consideración de Facebook por la intimidad de sus usuarios comercian con ella con el mismo entusiasmo con que Renault apostaba en la ruleta. Detrás de la columna del New York Times que denunciaba “la máquina de vigilancia de Facebook”, el software antipublicidad del bloguero Doc Searls bloqueó 13 rastreadores de información. “Sus ganancias, señor”.

Es cierto que “esta vez es diferente”, porque, como observan Nicholas Thomson y Fred Vogelstein en Wired, “los datos no han servido para que Unilever venda mayonesa”, sino para que un desaprensivo llegue a la Casa Blanca y Reino Unido salga de la UE.

¿O tampoco ha sido para tanto?

William Davies distingue en la London Review of Books dos aspectos en este escándalo. Por un lado, el trasiego no autorizado de información personal, que tiene que investigarse y castigarse, y por otro, la idea improbable (en el sentido literal de que no puede probarse) de que Cambridge Analytica cambió el curso de las presidenciales y el referéndum sobre el brexit gracias a “la salsa secreta” de sus algoritmos. La principal evidencia que tenemos al respecto son unas imágenes captadas con cámara oculta para Channel 4 en las que Alexander Nix, su ya cesado CEO, presume ante un posible cliente de haberse encontrado “varias veces” con Trump y de haberlo dirigido “como si fuera una marioneta”.

Convendrán conmigo en que la solidez de lo que un CEO afirma durante una entrevista comercial con un posible cliente es cuestionable. ¿Qué otras pruebas hay de que Cambridge Analytica haya desarrollado un software capaz de manipularnos como títeres? No digo que no sea posible, pero mi impresión es que esta tecnología se halla en una fase bastante rudimentaria. Mi mujer recibió durante una temporada correos que la invitaban a alargarse el pene. Recuerdo que una vez íbamos en el coche. “A este paso, los robots no van a dominar el mundo”, comentó con hartazgo.

Estoy de acuerdo. Para empezar, ¿existe capacidad para procesar la barbaridad de terabytes que cada día volcamos en el ciberespacio? Ya hemos visto que los 5,5 gigas que Google tiene de un humilde redactor de The Guardian equivalen a 17.000 libros. Incluso un voraz lector como Bill Gates, que se liquida cuatro o cinco al mes, tardaría 250 años en digerir semejante barbaridad.

“¡Pero eso no lo hacen personas!”, me objetarán. “¡Lo hacen algoritmos!”

Sin duda, pero, una vez más, ¿qué evidencia tenemos? Matthew Hindman, un profesor de la Universidad George Washington que estudia aprendizaje de máquinas, cuenta en su blog que envió un correo a Aleksandr Kogan, el científico responsable del modelo que Cambridge Analytica usaba para elaborar los perfiles de los votantes, para interesarse por su funcionamiento. “En una notable muestra de cortesía académica”, escribe, “Kogan respondió”. Y aunque por desgracia no fue demasiado explícito, sí que permitió a Hindman alcanzar un par de conclusiones.

La primera es que “su método trabajaba de forma muy parecida al que Netflix emplea para hacer sus recomendaciones”. Muy simplificadamente, consiste en crear una serie de categorías (comedia, terror, acción, etcétera), organizar las películas en función de esas categorías (de más cómicas a menos cómicas, de más terroríficas a menos terroríficas) y cruzarlas a continuación con las calificaciones de los usuarios.

El resultado es manifiestamente mejorable, como sabe cualquier suscriptor del servicio de streaming, y esta es la segunda conclusión de Hindman: “El modelo de Cambridge Analytica dista mucho de ser la bola de cristal que algunos afirman”.

Christopher Wylie asegura en su entrevista que “si miras los últimos cinco años de investigación científica […] no hay duda de que puedes perfilar a la gente [usando datos de las redes sociales]”, pero la realidad es algo menos estimulante. El artículo de referencia en este terreno, “Private traits and attributes are predictable from digital records of human behavior”, de Michal Kosinski, David Stillwell y Thore Graepe, usa los me gusta de Facebook para deducir determinadas características. Por ejemplo, adivina con bastante precisión (más del 88%) si alguien es blanco o negro, hombre o mujer, gay o heterosexual. Incluso acierta en una proporción del 60% si los padres están divorciados, porque estos individuos presentan “una mayor propensión a que les gusten manifestaciones de preocupación por la relación, como ‘Si estoy contigo, estoy contigo y no quiero a nadie más”.

Pero cuando se trata de conjeturar aspectos de la personalidad como inteligencia, extroversión, estabilidad emocional o amabilidad, el grado de precisión cae muy por debajo del 50%, lo que significa que sería más efectivo lanzar una moneda al aire o dejar que un chimpancé sacase bolas blancas o negras de una urna.

Como la matemática Cathy O’Neil declaró a Bloomberg, la “salsa secreta” de la que Nix presume es “más kétchup”. Personalizar la publicidad electoral para asustar a los ciudadanos neuróticos o ansiosos con imágenes de ladrones y terroristas no es un invento de Cambridge Analytica. Quizás sorprenda a unos periodistas suizos, pero los partidos estadounidenses llevan décadas haciéndolo. “No hay duda de que Trump […] se basó ampliamente en el manual […] de Barack Obama de 2012”, escribe Halpern. A partir de fuentes públicas y de sondeos propios, los demócratas ordenaron a los votantes en tres grandes categorías: quiénes los apoyaban, quiénes no y quiénes eran susceptibles de ser persuadidos. Luego elaboraban subcategorías (por ejemplo, mileniales agobiados por deudas de estudios o madres preocupadas por la violencia) y, finalmente, redactaban mensajes a la medida de cada grupo.

La única novedad es que esta técnica se ha enriquecido ahora con datos sacados de Facebook, “de forma perfectamente legal”, según Halpern. El director de la campaña digital republicana, Brad Parscale, “volcó a todos los partidarios conocidos [de Trump] en la plataforma de anuncios de Facebook” y, con las herramientas que la propia firma facilita, “los ordenó por raza, género, localización y otras afinidades” para cocinar “eslóganes basados en esos rasgos”.

“Donald Trump es nuestro primer presidente de Facebook”, dice Halpern, pero no le debe nada a una misteriosa y tóxica salsa, como sospecha Das Magazine, sino a la habilidad con que su equipo ha sabido explotar las enormes posibilidades de marketing que brindan las redes sociales. “Este es claramente el futuro de las campañas”, concluye, “tanto republicanas como demócratas”.